Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

“Lluvias ocurridas durante la última semana aportaron humedad a los perfiles de amplios sectores de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Entre Ríos, sur de Santa Fe y el NOA”, afirmó la BCBA.

“Lluvias ocurridas durante la última semana aportaron humedad a los perfiles de amplios sectores de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Entre Ríos, sur de Santa Fe y el NOA. Este fenómeno mejora la oferta hídrica y la proporción de cuadros que aún presentan déficit hídrico es menor al 5 %. Esta mejora en las condiciones de desarrollo llega con un 65 % de la soja de primera transitando la fase crítica de llenado de grano (R5) y la soja de segunda que se encuentra entre floración (R1-2) y diferenciación de vainas (R3-4). Bajo este escenario mantenemos nuestra proyección de producción en 58.000.000 de toneladas para el cierre de la campaña en curso”, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Estas mismas precipitaciones “generan anegamientos temporales en ambientes bajos en las provincias de Córdoba, Santa Fe, norte y sudoeste de Buenos Aires, los cuales deberán ser observados en las próximas semanas para analizar su evolución. Por otro lado, la elevada humedad ambiente predispuso a la aparición de enfermedades de fin de ciclo. Entre estas se destacan focos de mancha marrón y mancha ojo de rana, los cuales están siendo controlados según la indicación de los técnicos zonales. Por otro lado, también se registran ataques de chinche e isoca medidora que en muchos casos debieron ser controlados”, afirmó la BCBA.

“En el NEA la soja de primera alcanza estadíos que van desde floración (R2) hasta llenado de grano (R5) según la fecha de siembra y el grupo de madurez. Al mismo tiempo, la soja de segunda se encuentra entre diferenciación de hojas e inicio de floración (R1). La ausencia de precipitaciones abundantes durante el transcurso de la última semana genera condiciones de desarrollo dispares en los lotes. Debido a esto, los sectores donde la capacidad de almacenar agua de los suelos es menor, o ha llovido menos durante el último mes, presentan una condición de cultivo regular y se encuentran a la espera de nuevas lluvias para palear estas dificultades. Por otro lado, hacia el NOA las lluvias ocurridas durante esta semana vuelven a reponer humedad en los perfiles y de esta forma sostienen las condiciones favorables para el desarrollo del cultivo. El estadío logrado va desde floración (R2) hasta formación de vainas (R4), y se están realizando controles de picudo negro de la soja”, analizó en el Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa.

Hacia las regiones Núcleo Norte y Sur la soja de primera “se encuentra en el estadío de llenado avanzado de grano (R5-R6) bajo condiciones ambientales favorables. En ambos casos la expectativa de rendimiento se ubica levemente por encima de los promedios históricos, aunque para la región Núcleo Norte las expectativas son aún mayores. En el Núcleo Sur, las expectativas son buenas pero se considera que el déficit hídrico del mes de enero puede haber generado una merma parcial del rendimiento potencial. Por otro lado, la soja de segunda alcanzó estadíos que van desde floración (R1-R2) hasta diferenciación de vainas (R3-R4) en ambas zonas, y se encuentran bajo condiciones de desarrollo favorables para la gran mayoría de los cuadros”, explicó la Bolsa.

Finalmente, “sobre el sur del área agrícola las regiones Sudeste y Sudoeste de Bs. As.-Sur de La Pampa, se encuentran transitando estadíos que van desde diferenciación de vainas (R3) hasta llenado de grano (R5) para sojas de primera; y floración (R1-2) para sojas de segunda, sembradas sobre trigo o cebada durante el fin de diciembre y el mes de enero. Las condiciones de desarrollo en ambas regiones son favorables y las expectativas de rendimiento son superiores a los promedios zonales, principalmente hacia el sector oeste”, concluyó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Fuente: Infocampo

 

04. El uso de biocombustibles está en crecimiento

Hay una gran capacidad instalada tanto en el caso de biodiésel como en el de bioetanol.

Dentro del universo de las energías renovables se podría decir que en la Argentina los biocombustibles están parados en una mejor situación que el resto. Productor de aceite de soja por excelencia, el país tiene en el biodiésel una vía rápida hacia una alternativa al petróleo y hacia un mayor cuidado del ambiente. Un paso atrás, el bioetanol también juega su partido.

Según explica Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, el gobierno anterior propuso, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, una meta incondicional para que en la Argentina se usen cortes de combustibles líquidos con biocombustibles. La norma marca que en la mezcla debe haber un 15% de estos últimos. Además, de modo condicional (concretamente, sujeto entre otras cuestiones a las posibilidades de financiamiento y al desarrollo de la industria), se dispuso un corte de 30%. Ambos parámetros son metas para 2030.

¿Qué existe hoy?

En biodiésel hay una capacidad instalada de 4,6 millones de toneladas por año. Esto es como decir que se puede transformar alrededor del 40% de la producción potencial de aceite de soja en la Argentina. En el caso del bioetanol, la capacidad instalada es de 1.250.000 metros cúbicos. La totalidad del biodiésel se produce con aceite de soja, mientras que en el caso del bioetanol, 59% se produce con maíz y 41%, con derivados de caña de azúcar (estas relaciones en un futuro cercano van a cambiar porque van a aumentar en términos relativos la producción de etanol de caña en el país).

Energías renovables: tema pendiente en un país en emergencia

¿Qué porcentaje de la capacidad instalada se utiliza hoy?

En el caso del biodiésel, en 2015 su empleo fue muy bajo. La producción fue de 1.800.000 toneladas (un 40% de la capacidad instalada), con exportaciones por 700.000 toneladas con destino a corte con gasoil por 1.100.000 toneladas. “Hoy se exporta menos porque hay en Europa un arancel antidumping que afecta al país. Por el momento el principal mercado para la Argentina es Estados Unidos”, dice Molina.

En tanto se colocaron en el mercado interno 800.000 metros cúbicos de etanol (la capacidad instalada es de 1.250.000, pero creció en los últimos meses). El contenido de bioetanol en las naftas subió recientemente de 10% a 12,5% y se estima que dentro de un año esa cuota suba a 15%.

¿Cuáles son las perspectivas hacia el futuro?

En biodiésel, desde el punto de vista del mercado interno, elevar el corte progresivamente hasta un 20%, que es una medida que supera el 15% propuesto por la Argentina a 2030 de manera incondicional. “Para eso es imprescindible una decisión política que lleve a un uso intensivo de biodiésel en el segmento de transporte automotor de carga, pasajeros, agro y generación eléctrica. Además hace falta adecuar la logística”, comenta Molina.

En el frente externo es fundamental que antes de fin de año la Argentina gane el diferendo con Europa y se abra nuevamente el mercado comunitario.

Por otra parte se podría ir hacia la sustitución de importaciones de gasoil. El país importa mucho de ese combustible que se destina fundamentalmente a la generación eléctrica, por lo tanto, la mayor utilización de biodiésel podría sustituir al menos en parte esas importaciones favoreciendo el tema ambiental, el agregado de valor local y un ahorro de divisas.

En etanol, el objetivo es homologar el uso de los vehículos con motores flex fuel que permiten el uso de bioetanol en cualquier porcentaje, y como en Brasil pasará a coexistir el expendio de nafta cortada con bioetanol hasta un 25/27%, con la venta de bioetanol puro para abastecer a los vehículos aptos para ese combustible.

La Argentina exporta estos vehículos, pero aún no se usan localmente (falta adecuar un instrumento electrónico que permite reconocer el tipo de combustible que contiene el tanque y ajustar en su función los parámetros del funcionamiento del motor). “Así, cuando un automovilista vaya al surtidor, en función del precio que exista para la nafta cortada con bioetanol, por un lado, y el bioetanol puro, por el otro, tomará la decisión de cargar uno u otro”, concluye Molina.

Fuente: La Nación

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones