Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La Bolsa de Cereales publicó el primer registro sobre este aspecto, estableciéndolo en 1,9 millones de hectáreas; es decir 100.000 hectáreas más que en la campaña anterior, o un 5,5% de incremento.

La Bolsa de Cereales registró un incremento en la intención de siembra del 5,5% respecto de la campaña anterior, unas 100.000 hectáreas más. Mientras tanto, el avance de la siembra es de apenas el 4,8%, concentrándose en el NEA. En los mercados internacionales, el precio de nuestro aceite no puede abstraerse de la masiva caída en los valores de los commodities, según indica un informe elaborador por Jorge Ingaramo, asesor económico de la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR).

Luego de tres años de muy buenos rindes en prácticamente todas las zonas girasoleras del país, la intención de siembra de la oleaginosa comienza a tomar vuelo. El 8 de agosto, la Bolsa de Cereales publicó el primer registro sobre este aspecto, estableciéndolo en 1,9 millones de hectáreas; es decir 100.000 hectáreas más que en la campaña anterior, o un 5,5% de incremento.

Hasta el momento, el progreso nacional de la siembra es del 4,8% y se registra un retraso de apenas el 1,5%, debido a las bajas temperaturas de las últimas semanas y a la falta de humedad en superficie en aquellas zonas de siembra más temprana.

En la provincia de Chaco, la buena humedad disponible permitió implantaciones en Sáenz Peña, La Clotilda y San Bernardo. También lotes bajo labranza convencional, en Charata, Las Breñas y Corzuela. Se registran siembras en el margen este de Santiago del Estero, en Sacháyoj y en General Obligado, en el norte santafesino. Más hacia el centro de esa provincia, hay escasa implantación en San Cristóbal y Las Colonias. En todo el NEA, se esperan lluvias para acelerar las labores, ya que se cuenta todavía con más de un mes de ventana de siembra óptima.

El Informe del USDA de agosto

Los datos del último informe del USDA, en comparación con los consignados en el de julio, permiten concluir, en primer lugar, que ya está avanzado el “mercado climático” norteamericano para soja. El Departamento consigna una caída en la producción mundial estimada del 1,5% (es decir, 4,2 millones de toneladas). También hay bajas del 1,3% en la producción de algodón. Pero las mismas no conducen a una merma en el total de la producción de las siete principales semillas oleaginosas, que se mantiene virtualmente estable, en torno a las 493 millones de toneladas. Las compensaciones vienen por una mayor oferta de canola, principalmente en la Unión Europea, que induce un aumento mundial del 2,5%. También por una suba del 7,6% en la producción de maní y del 1,3% en la oferta esperada de girasol.

Como no hay un aumento intermensual sustantivo en la producción de “las 7”, tampoco se espera un cambio importante en la molienda, que se mantiene a nivel mundial en torno a los 410 millones de toneladas.

Puntualmente para el caso del girasol, hay un aumento de 530.000 toneladas en la producción, manteniéndose constante el comercio, aumentando 0,9% el crushing y 23% los stocks finales de grano.

A una molienda similar le corresponde una producción global de aceites que no se modifica en lo sustantivo. Particularmente, en apenas 0,3% sube la producción del nuestro, sin que se altere el comercio mundial. Se registra una suba en los stocks finales de aceite de girasol del 2%.

Por otro lado, al comparar el informe de agosto con la campaña 2012/13, se puede concluir lo siguiente:

-      La producción de las siete principales oleaginosas crece el 4,4%, mientras que el crushing lo hace al 3,5%. Las importaciones suben un 9,7% y los stocks totales al 15%. Es decir, que estamos en presencia de un empuje bajista, tanto por los volúmenes, como por las señales que afectan en general –desde el punto de vista macroeconómico– a las principales commodities, a nivel mundial.

-      La producción mundial de semilla de girasol crecerá 11%, mientras que el crushing lo hará al 7%, acumulándose stocks por un 32% adicional.

-      El mercado mundial de los nueve principales aceites tiene el siguiente comportamiento: la producción y el consumo crecen 4,1 y 3,6%, respectivamente; las exportaciones lo hacen al 3,2% y se acumulan stocks por el 11,3%.

-      Particularmente, para nuestro aceite, la producción y el consumo suben 7,2 y 3,8%, respectivamente. Se exportará un 9,4% más y se acumularán stocks por 8,6%. Nuevamente, se detecta una tendencia bajista, aunque atenuada por el menor crecimiento relativo de la molienda.

-      La producción mundial de girasol crecerá 11%, con una suba del 14% en la oferta de nuestros tres principales competidores del Hemisferio Norte: Ucrania, la Unión Europea y Rusia crecerán 16; 15 y 12%,  respectivamente, generando en conjunto 3,4 millones de toneladas adicionales; es decir, el 84% de la suba mundial.

-      Para el USDA, Argentina producirá 3,4 millones de toneladas de semilla de girasol, aumentará el 2,8% el consumo interno y generará 180.000 toneladas adicionales de exportaciones de aceite; es decir, un 27% de suba. La participación de nuestro país en las exportaciones del aceite pasará del 10,9 al 12,7%, ya que se parte de una base muy baja, como serían las ventas del corriente año, apenas unas 660.000 toneladas, según esta fuente.   .

Se nota, de parte del USDA, una mezquina estimación de lo que podría ser la producción argentina: si efectivamente la intención fuera la planteada por la Bolsa y se cosechara el 95% de lo sembrado, a los rindes de las tres últimas campañas, estaríamos en presencia de una cosecha local de 3,6 millones de toneladas, que representarían unas 200.000 más que las pronosticadas por el Departamento.

Precios y mercados

En los precios de los contratos de Rotterdam, ha impactado seriamente la baja generalizada de los precios de las commodities agroindustriales:

-      La comparación de promedios mensuales, para el mes de julio, entre 2012 y 2013, arroja caídas del 23; 20; 16,5 y 6%, para los aceites de palma, soja, canola y girasol, respectivamente. En los últimos veinte días hay una fuerte caída en el valor de nuestro producto.

-      Al cierre del 12 de agosto, el aceite de girasol cotiza en Rotterdam, para todas las posiciones –incluso hasta junio de 2014–, a 935 dólares por tonelada, con una caída interanual del 28%. Es evidente que ha sido impactado, adicionalmente, por la muy buena producción de canola que obtuvo la Unión Europea, que se traduce en stocks adicionales de esta materia prima –en lugar de formarlos en girasol–.

-      Para el mencionado día de cierre, nuestro aceite registra descuentos del 3,4 y 5,1%, con respecto a los de soja y canola, respectivamente; una situación diametralmente opuesta a la que se venía registrando hasta julio.

-      El Ministerio de Agricultura publicó valores FOB de 995 y 867 de dólares por tonelada para los aceites de girasol y soja, respectivamente; con bajas del 13,5% para el de girasol y 28% en el de soja, que proporcionalmente no se corresponden con las registradas en Rotterdam.

-      La industria muestra excesiva calma y ofrece menos pesos por tonelada de aceite comercializada. Paga 1510 pesos por tonelada en Rosario; y 1430 y 1425 pesos por tonelada en Bahía Blanca y Necochea, respectivamente (unos 275 dólares por tonelada).

Fuente: Infocampo

Documento sin título
 
Capacitación ASAGA
Próximos eventos
inocuidad alimentaria

Publicaciones