Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

En una economía global, los países van a depender de la capacidad que tenga la infraestructura de transporte y de la modernización del sistema.

Carreteras sin pavimentar y proyectos de ferrocarril siguen poniendo en jaque a la industria de producción de granos y por ende a la avícola.

La competitividad de la producción de alimentos balanceados, y por ende de la avicultura, depende en gran medida de un eficiente transporte de materias primas y productos terminados. Con anterioridad se ha dicho que Brasil enfrenta graves problemas logísticos que afectan enormemente a la producción de maíz, soya y avícola. En un foro del SIAVS en Brasil de 2013, el Sr. James Young, Vicepresidente de Tyson Foods en aquella época para Brasil, dijo que “la logística estrangula lo que Brasil tiene de recursos maravillosos”, al referirse al enorme retraso en carreteras, puertos y ferrocarriles.

En aquella ocasión, el Sr. Francisco Turra, presidente ejecutivo de la Asociación Brasileña de Proteína Animal dijo que, “nuestro sector está consciente de los importantes problemas de logística, pero tenemos una absoluta convicción de que se van a resolver”.

El ferrocarril de los granos

Lo cierto, es que pasan los años y la situación es otra. Según se informa en el periódico Estadão, el gobierno no ha logrado entregar la carretera BR-163 con pavimentación, “que prometía revolucionar el flujo de granos del país”. No obstante esto, el gobierno decidió ahora asumir un compromiso mucho más complicado: la construcción de un ferrocarril de 1,140 kilómetros de largo, con un costo estimado de R$10,000 millones (US$2,520 millones), justo a lo largo del trazo de la carretera no terminada.

Según la información, en el plan se prevé el inicio de la colocación de los rieles justo en el centro de la producción de soya en el Mato Grosso. De ahí, la línea correría hacia el norte del país, hasta llegar a Pará, donde se construye un polo logístico en las márgenes del río Tapajós.

El gobierno no quiere que este proyecto del “Ferrogrão” (el Ferrogranos) sea un elefante blanco. La idea es que el productor rural tenga dos opciones para mover su carga: la carretera y el ferrocarril. De esta manera, podía llegar a los puertos del norte del país, con ayuda de los ríos amazónicos, para que el camino sea más corto y más barato.

Pero la realidad dista de esto. Con la carretera BR-163 asfaltada los productores tenían la expectativa de movilizar la mayor parte de la producción de Mato Grosso por ese ruta. No obstante, las principales salidas siguen siendo los puertos de Paranaguá en Paraná y Santos, en Sao Paulo, a más de 2 mil km de distancia, en el sur. Uno de los mayores exportadores de maíz y soya del mundo transporta miles de toneladas en camión a través de un inmenso territorio.

Almir Dalpasquale, presidente de la Asociación de Productores de Soya y Maíz de Brasil (conocida como Aprosoja), dijo que van a “continuar moviendo la mayor parte de los granos en camiones, a los puertos del sureste y sur”. El gobierno no cumplió y las cosas no van a salir como lo planearon.

No obstante, según la información del Ministerio de Agricultura, a pesar de todas las dificultades, las empresas agrícolas buscan las rutas del norte. Hace unos cinco años, sólo el 8 por ciento del total de soya y maíz destinado al mercado internacional salía por la región, pero para 2015, estos embarques subieron al 20 por ciento. ¿A qué costo?

Entre estas disyuntivas de un nuevo ferrocarril y la conclusión de la carretera, los productores exigen, con justa razón, el cumplimiento de la solución más inmediata, que es la conclusión de la pavimentación de la carretera BR-163.

El caso mexicano como ejemplo

Vayamos ahora a un ejemplo en Latinoamérica del que ya hemos hablado: México. A diferencia de otros países que reciben granos y materias primas por barco, del total de toneladas transportadas por ferrocarril en 2014, el 23 por ciento, es decir, 27.09 millones de toneladas correspondió a productos del sector granelero: maíz, trigo, cebada, sorgo, entre otros, fundamentales para la avicultura. En 2013, México importó por ferrocarril 10.05 millones de toneladas de granos.

En el caso particular de la industria avícola mexicana, la red ferroviaria cuenta con la cobertura para atender el traslado de granos de las zonas de producción nacional (unas 17.04 millones de toneladas de productos agrícolas) o de EUA a las zonas de consumo. Esto hace que el ferrocarril sea en un importante eslabón de la cadena agropecuaria y agroindustrial.

El transporte ferroviario en México sigue creciendo y está integrado al sistema ferroviario estadounidense. Según Iker de Luisa, director general de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), el transporte por ferrocarril en México es un caso de éxito. “Crece con ritmos superiores al de la economía, sobre todo desde hace 18 años que se reestructuró con las concesiones”.

Hay factores que influyen en el éxito de este tipo de transporte, como el hecho de que va directamente de las zonas de producción y los centros de acopio en EUA, y otro es que es relativamente más seguro que el transporte en camiones.

Si México no hubiera desarrollado el ferrocarril desde hace más de 100 años, habría un fuerte impacto en la industria de alimentos balanceados. ¿Sentirá Brasil este impacto?

En una economía global México, Brasil o EUA van a depender de la capacidad que tenga la infraestructura de transporte y de la modernización del sistema.

Fuente: Agritotal

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones