Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La tortilla empieza a freírse. En pocos instantes los tacos dorados están listos y el aceite quemado se dispone al drenaje, como es costumbre. Sin embargo, este común ingrediente de cocina es capaz de mover un camión completo. Es por eso que la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), en México. le apuesta a la fabricación de biocombustible a base de aceite de cocina reciclado.

Desde 2014 la UAG, a través del Centro de Sustentabilidad y Energía Renovable (CSER), cuenta con su propia planta de biodiesel, la cual abastece de este combustible a dos camiones de la casa de estudios.

De la recolección del aceite usado en las cafeterías de la universidad y cinco restaurantes, las tres personas que trabajan en la planta producen un promedio de 200 litros al mes, con los cuales se completa una mezcla donde el biodiesel ocupa el 20 por ciento de los tanques.

El ingeniero Jesús Uriarte Camacho, líder del proyecto, señaló que la tecnología de la planta fue desarrollada en su totalidad dentro de la universidad. Las instalaciones permiten producir hasta 60 mil litros al mes a partir de la misma cantidad de aceite de cocina reciclado.

Cabe señalar que la planta de la UAG elabora un biodiesel que, a decir del investigador, se asemeja mucho al diesel fósil, para facilitar la utilización del producto en motores diseñados para funcionar con una mezcla de diesel.

El biodiesel permite que las emisiones tóxicas, gases de efecto invernadero y demás contaminantes que emite un vehículo se reduzcan desde 60 hasta 80 por ciento, además de que fomenta la conservación del agua al evitar que el aceite sea dispuesto en el drenaje.

La materia prima para elaborar el biodiesel puede ser extraída de plantas, siendo las más comunes la higuerilla, la jatrofa y la palma de aceite. También se pueden utilizar el cártamo, el maíz y la canola, aunque existe un debate sobre la ética de utilizar como base para producción de biodiesel plantas que sirvan para consumo humano.

Asimismo se puede elaborar biodiesel utilizando desperdicios animales, y aceite residual de cocina.

Se vienen tecnologías superiores

A pesar de que México está en las primeras etapas para la producción y utilización de biodiesel, en varios países del mundo éste comienza a ser una tecnología superada por nuevos descubrimientos. Uno de éstos son las celdas de hidrógeno, que sirven para obtener electricidad a partir de la separación de la molécula del agua.

En países como Brasil, Argentina y Alemania ya se comienza a priorizar este tipo de energía sustentable por sobre el biodiesel, ya que no produce ningún tipo de contaminante. “Es la tecnología del futuro; su eficiencia es el doble de cualquier motor de combustión interna”, asegura el ingeniero.

Sin embargo, en materia de energías sustentables “para pasar de A aC se tiene que pasar por la B, y la B es el biodiesel”, señaló Uriarte Camacho. “Tenemos que transitar. Si nos retrasamos demasiado tal vez nos retrasemos también en otras tecnologías. Son temas que culturalmente toman tiempo”.

El experto confía en que la Reforma Energética brinde un espacio para el crecimiento del uso del biodiesel, así como la implementación de programas y políticas públicas que obliguen a la mezcla de diesel con biodiesel para vehículos automotores, a fin de evitar la excesiva contaminación.

Uriarte Camacho señaló que el biodiesel es una buena opción para comercializar, siempre y cuando los volúmenes de venta sean grandes. “La rentabilidad del biodiesel es muy poca o nula con producción por debajo de 10 mil litros mensuales. Cuando vendes por volumen, de 100 mil litros o más al mes, ya se obtiene una utilidad muy considerable y se convierte en una opción económicamente viable”.

Sin embargo, el investigador advirtió que se requieren de inversiones fuertes y tiempos prolongados para que el negocio del biodiesel florezca, ya que en el caso de los cultivos, el nivel de producción óptimo se alcanza del tercer al quinto año luego de la siembra.

En tanto, la universidad está buscando establecer relación con el gobierno jalisciense para iniciar el uso de biodiesel en las flotillas de municipios, para luego abastecer a las unidades de transporte público de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

“Se tiene la expectativa de presentar la producción de biodiesel como un proyecto de negocio”, apuntó el ingeniero, quien señaló que empresas como Kenword y Coca Cola están interesadas en comprar a la planta universitaria. (Fuente: Montserrat Muñoz/Agencia Informativa Conacyt)

Fuente: Noticias de la ciencia

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones