Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Cuenta con un poderoso complejo industrial oleaginoso con una capacidad de procesamiento de 205.000 toneladas/día de semillas oleaginosas, el tercero a nivel mundial.

La economía de los Estados Unidos de América es una de las más importantes a nivel mundial. Esta nación cuenta con una superficie de 9,83 millones de kilómetros cuadrados y una población que supera los 300 millones de habitantes. Es el cuarto país con mayor superficie del mundo y el tercero en población. Está compuesto por 50 poderosos estados y un distrito federal. Su PIB (Producto Interno Bruto) nominal ascendía en marzo de 2014 a 17.2 billones de dólares, lo cual representa aproximadamente el 25% del PIB nominal mundial. El PIB per cápita asciende a unos 48.000 U$S, siendo el séptimo más significativo en el mundo. Cuenta con el mayor mercado financiero del planeta y su moneda es el patrón de referencia mundial en los mercados monetarios internacionales.  Participa con el 20% de la producción manufacturera mundial y es una potencia económica, científico-tecnológica, militar y espacial.

En lo referido al mercado mundial de semillas oleaginosas, Estados Unidos de América también es una potencia. Es el principal productor mundial con 93 millones de toneladas según datos de la campaña 2013/2014. En segundo lugar se encuentra Brasil y, tercero, Argentina. En la actual campaña 2014/2015, la producción estadounidense de semilla de soja habría alcanzado la cifra record de 115 millones de toneladas.

Por tal motivo, en la presente nota realizaremos una breve radiografía del mercado de productos oleaginosos de los Estados Unidos de América, puntualizando el análisis sobre: a) el crushing de semillas oleaginosas, b) la producción, consumo doméstico y comercio exterior de aceites y grasas, c) producción, consumo doméstico, exportaciones e importaciones de harinas oleaginosas.

Analicemos en primer lugar el crushing de semillas oleaginosas en Estados Unidos. Como puede verse el principal producto que tritura el complejo industrial americano es el poroto de soja. En el año 2014, el gran país del norte de América molió cerca de 47 millones de toneladas de soja, casi un millón de toneladas más que en el año 2013. El resto de los productos ocupan posiciones de menor relevancia como es el caso de la semilla de colza donde se muelen cerca de 1.753.000 toneladas en el año y la semilla de algodón con 1.649.000 toneladas. El poroto de soja es responsable del 91% de la molienda de semillas oleaginosas en los Estados Unidos, la cual en el año 2014 habría ascendido a 51,3 millones de toneladas a nivel país.

Sin dudas, el complejo industrial oleaginoso de USA es soja-dependiente. Este conjunto de fábricas aceiteras tiene una capacidad de procesamiento de 205.000 toneladas/día de semillas oleaginosas, algo inferior a la que registra la Republica Argentina (206.931 Tn/día) y a la de China (la más importante a nivel mundial) con 360 mil tn/día. Es preciso destacar que la capacidad de molienda de China computa plantas activas como inactivas.

Miremos ahora la producción de aceites y grasas de los Estados Unidos con el consumo de su mercado interno. El aceite de soja es el producto más relevante de la industria de aceites y grasas estadounidense con 9 millones de toneladas de producción en el año 2014. Esta producción se destina –casi en su totalidad- al mercado interno norteamericano, el cual consume aproximadamente 8.500.000 toneladas. El aceite de soja tiene una participación -en términos relativos- del 53% en la producción total de aceites y grasas de dicho país. En segundo lugar se encuentra la producción de sebos y grasas con 3,4 millones de toneladas (2014), también destinada principalmente a los consumidores de ese país: cerca de 2,9 millones de toneladas de este bien se consumen dentro de las fronteras de USA. El tercer producto más importante para industria de aceites y grasas de Estados Unidos es el aceite de maíz con una producción en el 2014 de 1,8 millones de toneladas.

Al chequear producto por producto, las cantidades producidas con sus consumos domésticos se desprende la siguiente conclusión: casi toda la producción de aceites y grasas de los Estados Unidos está dirigida a satisfacer su enorme mercado interno. Esta información puede corroborarse también con las cifras de exportaciones e importaciones de aceites y grasas de esta nación. En lo referido a exportaciones, USA apenas comercializa en el exterior un total de 2,4 millones de toneladas de aceites y grasas, una cifra por cierto muy exigua. La misma está compuesta por 896.000 toneladas de aceite de soja como principal producto. Pensemos que Argentina en el año 2013 despachó al exterior 4.361.000 toneladas de aceite de soja, de manera tal que nuestro país –en ese año- prácticamente quintuplicó las exportaciones estadounidenses.

Los dos productos que le siguen al aceite de soja en materia de exportaciones fueron “sebos y grasas” con 571.000 toneladas despachadas en el 2014 y aceite de maíz con 392 mil toneladas remitidas al exterior. Esta última cifra es ínfima, teniendo en cuenta lo que es Estados Unidos en materia de producción de maíz. En efecto, se prevé que en la campaña 2014/2015 USA producirá unas 361 millones de toneladas de este cereal, en el marco de una producción mundial de 988 millones de toneladas. Afectará aproximadamente unas 130 millones de toneladas de maíz a la producción de etanol. De allí que vender todos los años unas 400.000 toneladas de aceite de maíz no luce como una cifra significativa.

En materia de importaciones de aceites y grasas, hay un hecho que llama la atención. Es la compra de aceite de colza y palma en magnitudes que superan el millón de toneladas con destino al mercado interno estadounidense. De todos modos, el total de compras externas es bajo: cerca de 4 millones de toneladas. Evidentemente, Estados Unidos es un país autosuficiente –en líneas generales- en materia de aceites y grasas con bajas exportaciones. 

Evaluemos a continuación la situación en Estados Unidos de las harinas oleaginosas. El bien que sobresale de manera excluyente en la producción nacional de este rubro es la harina de soja. El 94% de la producción total de harinas oleaginosas del año 2014 corresponde a este bien. Estados Unidos produjo cerca de 37 millones de toneladas de harina de soja en el 2014 sobre una producción total de harinas del orden de las 39 millones de toneladas anuales. De estos 37 millones producidos, USA destinó 27 millones de tn. de harina de soja al mercado interno (para alimentación animal) y algo más de 10 millones de toneladas se vendió en el exterior.

Estas 10 millones de toneladas exportadas de harina de soja se suman a las más de 40 millones de toneladas de poroto de soja que Estados Unidos exportó en el último año, principalmente a China. El país asiático le compra actualmente entre el 58 y el 62% del total de las exportaciones estadounidenses de poroto de soja.

Otro producto que merece un párrafo adicional es la harina de colza. Como Estados Unidos tiene un consumo doméstico de 4,2 millones de toneladas y una mínima producción local, se ve necesitado de importar cerca de 3,3 millones de toneladas en el año 2014.

En síntesis y a modo de conclusión, podemos expresar lo siguiente:

a) Estados Unidos de América es una potencia en el mercado mundial de semillas oleaginosas, siendo el principal productor mundial, seguido por Brasil y Argentina. Principalmente por su producción de poroto de soja.

c) Este complejo industrial muele principalmente poroto de soja. Trituró casi 47 millones de toneladas en el año 2014, representando el 91% de la molienda total de semillas oleaginosas de este país.

d) En materia de aceites y grasas, Estados Unidos es un país autosuficiente que produce principalmente para cubrir las necesidades de su mercado interno. Son irrelevantes sus exportaciones de aceites y grasas.

e) En materia de harinas oleaginosas, el principal bien que produce es harina de soja (37 millones de toneladas en el 2014). El resto de los productos tienen escasa relevancia en la producción total de harinas.

f) Hay una importante producción de harina de soja que se destina el mercado interno para alimentación animal: cerca de 27 millones de toneladas en el año 2014.

f) Las exportaciones estadounidenses están compuestas por casi 10 millones de toneladas anuales  exportadas de harina de soja a las que se suman unas 40 millones de toneladas de poroto de soja que Estados Unidos. El principal comprador de poroto es China.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones