Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

El cambio climático favorecerá a los cultivos en América del Sur

Investigadores del INTA participaron en la elaboración del informe del IPCC. Determinaron que las variaciones en el clima serán beneficiosas e incrementarán los rindes de soja, maíz, trigo y girasol en la región.

Los expertos en clima de todo el mundo aseguran que las variaciones climáticas siempre existieron. Lo que es relativamente nuevo son los eventos extremos: inundaciones y sequías. El secreto estará en adelantarse y saber cómo actuar para maximizar los rendimientos. De hecho, según el último informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), una de las consecuencias estará en el aumento de rendimiento de los principales cultivos, en el sudeste de América del Sur.

Graciela Magrín, especialista del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar quien participó en redacción del último informe, explicó que el incremento de los rindes, en el sudeste del continente, estará asociado a los aumentos de las lluvias y cambios de las temperaturas”, señaló y advirtió: “Los eventos extremos y las variabilidades interanuales, provocan años muy buenos y, a veces, años muy malos. Lo mejor es adaptarse primero a la variabilidad interanual del clima”.

En este sentido, Magrín explicó que de un año a otro se registran variaciones en las lluvias que rondan del 50 al 70% entre un año y el otro, e incluso, hasta un aumento de 4 grados de temperatura promedio.

Los cambios en el uso de la tierra no son menos importantes. De hecho, Miguel Taboada –director del Instituto de Suelos del INTA– participó en el capítulo sobre el impacto en los ecosistemas naturales como la selva, los bosques, los pastizales y los sistemas de agua dulce, entre otros. De acuerdo con Taboada, “el cambio climático es una realidad inocultable, que tiene consecuencias importantes sobre la movilidad y la extinción de especies”. Y ejemplificó: Muchas especies de aves no tendrán la capacidad de adaptación suficiente, lo cual es un riesgo para la biodiversidad.

“Los cambios en el uso de la tierra dejan huellas en el clima, sobre todo en las zonas tropicales y subtropicales”, señaló Taboada quien advirtió: “La tala de árboles, en el Amazonas, está produciendo un cambio en el color del suelo y eso impacta en el ciclo del agua”.

Según los especialistas, el campo argentino es uno de los que provoca mayores emisiones de gases de efecto invernadero y, además, el sector más afectado por el impacto. “En regiones como la nuestra, donde el consumo energético y el desarrollo de la industria es menor, las emisiones del sector agropecuario tienen mayor peso relativo”, indicó Magrín.

Mejor prevenir

Para saber qué está pasando realmente con el clima, los especialistas recomiendan el monitoreo permanente, usar pronósticos para ver cómo se pueden adaptar los manejos de acuerdo al año –lluvioso o seco–.

Para evitar efectos negativos, Taboada explicó que existen estrategias que no requieren de grandes inversiones y los resultados de la aplicación marcan la diferencia. “Cambios en las fechas de siembra, generación de variedades adaptadas a estrés hídrico, resistencia a insectos son algunas de las opciones para potenciar los beneficios”.

Para Magrín el cambio del clima fue notable en muchas partes de la región. “En el sudeste de América del Sur estamos en una de las regiones que registró un impacto muy considerable. Tuvimos un cambio en las medias de los valores climáticos, pero también tuvimos un cambio en la variabilidad del clima”, agregó.

Entre los impactos más notables, se encuentran el corrimiento de las fronteras agrícolas, aumento en los caudales de los ríos –Cuenca del Plata, Colombia, Venezuela y Ecuador– y reducción en la disponibilidad de agua –en las zonas centro de Chile y centro oeste de la Argentina, Sur de Perú y el noreste de Brasil–. “En líneas generales, estos fenómenos pueden atribuirse en, mayor o menor grado, al cambio que estamos teniendo en el clima”, expresó Magrín.

El IPCC es una organización internacional que genera periódicamente informes científicos sobre los avances del cambio climático en el mundo. Graciela Magrín, María Isabel Travasso y Miguel Taboada fueron los investigadores del INTA que participaron en la elaboración del V Informe.

Su contribución considera la vulnerabilidad y la exposición de los sistemas humanos y naturales, los impactos observados y los riesgos futuros del cambio climático, así como el potencial y los límites de la adaptación. Los capítulos del informe evalúan riesgos y oportunidades para las sociedades, las economías y los ecosistemas de todo el mundo.

Fuente: INTA

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones