Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Durante la apertura de la Primera Conferencia Internacional de Biocombustibles, La Federación Nacional de Biocombustibles, aseguró haber logrado un reemplazo de casi 10% de los combustibles líquidos que se consumen en Colombia. 

Para el año 2013 la demanda nacional por Alcohol Carburante (Etanol) creció en un 7% y la demanda nacional de Biodiésel en un 4% alcanzando con éste último el record de 505.896 Toneladas (152.669.000 de galones vendidos), permitiendo así una sustitución de Diésel aproximada de poco menos de 10 mil barriles día calendario. 

“Las reservas de hidrocarburos líquidos y gaseosos equivalentes en petróleo en Colombia alcanzan para menos de 7 años; los biocombustibles son reservas estratégicas de combustibles líquidos para el país, por ello, con una política de largo plazo el gobierno nacional puede compensar la declinación de los campos de petróleo con un incremento programado de producción de biocombustibles, con un aumento de mezclas, como lo vienen haciendo Brasil y los Estados Unidos” aseguró el Presidente de Fedebiocombustibles, Jorge Bendeck Olivella.

El gremio sigue trabajando para promover el empleo y el desarrollo social, donde actualmente, más de 340.000 personas derivan su sustento de la agroindustria de los biocombustibles, el biodiesel genera 76 mil empleos de los cuales 25 mil son directos y 51 mil indirectos. Por su parte de las cadenas agroindustriales de etanol se emplean más de 22 mil personas, de los cuales 7.429 mil son directos y 14.858 indirectos.

Así mismo el presidente de Fedebiocombustibles afirmó que “El desarrollo regional se vio apalancado por la irrigación de 1,58 billones de pesos (US 795 millones) en las zonas en donde se encuentra instalada la agroindustria, aproximadamente, el 80% de las ventas totales. Esta cifra tiene un efecto multiplicador  en la economía regional de 2,7 veces, según índice del DANE, es decir, que el sector impactó en las regiones en 4,7 billones de pesos en 2013 (US 2.350 millones), lo que ya representa el 0,71% del PIB nacional del año 2012”

Se proyecta, que en el 2020 se puedan incrementar las mezclas de biodiesel y etanol en un 20%. Actualmente, Colombia es uno de los países líderes en producción de materias primas en el proceso de biocombustibles, lo que lo posiciona como un fuerte competidor, pues el país cuenta con 44 millones de hectáreas disponibles para la industria agropecuaria, de las cuales alrededor de 22 millones son aptas para cultivos agrícolas y hasta el momento, sólo se están usando cuatro millones de hectáreas.

Así mismo, dentro de los indicadores se destaca el crecimiento en la producción del Alcohol Carburante, en 2013 se llegó a los 382 millones de litros, es decir un 5% más que el año pasado; en cuanto a la producción del biodiesel de palma creció en un 3%, pasando alcanzando  las 503.327 Toneladas.   Se pone así en evidencia la contribución de los biocombustibles en la diversificación de la canasta de los energéticos, asegurándole al país el suministro de los combustibles que requiere para su desarrollo.

Los Biocombustibles en Colombia impactan en el desarrollo social y ambiental del país; las mezclas de etanol y biodiesel de palma, en las gasolinas y el ACPM, respectivamente, reducen las emisiones de aromáticos, olefinas y poliolefinas, material particulado, CO, CO2, óxidos de azufre y metales pesados, entre otros contaminantes. 

Un estudio del Banco Mundial  realizado en 2012, los efectos atribuibles a la contaminación del aire urbano en Colombia, fueron tasados en cerca de 5.000 muertes prematuras, principalmente en Bogotá y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Antioquia, representando más del 75% de la mortalidad asociada, alrededor de 65 mil años perdidos por incapacidad y cerca de 4.700 nuevos casos de bronquitis crónica por año. El costo anual estimado producto de la contaminación del aire, según dicho estudio para Colombia, fue de $5,7 billones de pesos o US$ 2.850 millones o el 1,1% de PIB nacional de 2009.

Fuente: Nextfuel

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones