Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Refinerías y el aumento de la recogida potencian el aceite usado para biodiésel

Según datos de la Asociación Nacional de Gestores de Residuos de Aceites y Grasas Comestibles Usados (Geregras) actualmente se gestionan 120 millones de litros al año de aceites vegetales usados y grasas animales, pero se podría llegar a los 275 millones. La adaptación de la refinería de Cepsa en Tenerife para producir biodiésel con estas materias primas y un convenio firmado por el Ayuntamiento de Almuñécar (Granada) para su recogida y transporte intentan mejorar esos números para mantener al biocarburante a partir de aceites usados como el segundo de mayor producción en España.

El último informe de la Comisión Nacional de Energía sobre uso de biocarburantes en España es de 2011 y detalla que el reparto porcentual de las materias primas empleadas para la fabricación de biodiésel lo encabeza el aceite de palma, con un 44,81%, seguido del de fritura (24,96 %), soja (23,88 %), grasa animal (4,42 %), colza (1,13 %) y girasol (0,36 %). También apunta que el aceite de fritura es la materia prima española que más se utiliza para producir biodiésel. A pesar de todo, esos números se podrían mejorar, y en ello se emplean Cepsa y el Ayuntamiento de Almuñécar.

Desde marzo de este año, la refinería Tenerife de Cepsa, ubicada en Santa Cruz de Tenerife, produce biodiésel mediante el tratamiento de aceites vegetales usados (aceites de fritura) dentro de las unidades convencionales de la planta. En concreto, los aceites pasan por la unidad de hidrodesulfuración de gasóleos, adaptada para este proceso, donde se transforman en “combustible de automoción de excelentes cualidades ambientales”, afirman en Cepsa. En la unidad se logra coprocesar los aceites usados con el gasoil procedente de la destilación del crudo.

“Que no salga ni una gota de aceite usado de las islas”

En el inicio de este proceso, la compañía anunció que se trataban unas cien toneladas mensuales de las cuatrocientas que se calcula que se recogen en las islas cada mes. “La voluntad de Cepsa –aseguran– es que esta planta industrial trate, a corto plazo, todos los aceites vegetales usados de las siete islas, de manera que ni una gota de este residuo tenga que salir del archipiélago para su tratamiento”. Para ello, también han preparado la infraestructura logística que permite la descarga, almacenaje y posterior tratamiento de los aceites.

En Canarias, gestores autorizados de las siete islas recogen y almacenan los aceites vegetales usados (domésticos y de empresas de restauración, colegios, colectividades…) para llevarlos a la refinería de Cepsa, que los adquiere a precio de mercado. Entre las administraciones que se han unido recientemente a este sistema de recogida y transporte de aceite doméstico usado en la península está el Ayuntamiento de Almuñécar, que a principios de mayo firmó un convenio al efecto con Reciclados La Estrella.

Mejorar la recogida de aceite y aumentar la producción de biodiésel

El acuerdo firmado permitirá instalar contenedores en diferentes puntos del municipio granadino para la recogida de aceite. Además de incrementar el número de contenedores, el convenio incluye una campaña de concienciación e incentivo del reciclado, la dotación de 2.000 embudos anuales y el abono por parte de la empresa de la ocupación de la vía pública. Reciclados La Estrella es una de las empresas que forman parte de Geregras. Esta asociación muestra su satisfacción por que “nuestros asociados día tras día consigan acceder a los ayuntamientos que apuestan por empresas serías que trabajan por la mejora de este sector, conociendo la problemática de la recogida, transporte y tratamiento de los residuos de aceites y grasas comestibles”.

Durante unas jornadas celebradas en la última edición de Genera, Geregras expuso que en 2011, para producir biodiésel en España, se importaron más de 35.000 m3 de aceites de fritura, además de subrayar que en nuestro país se gestionan actualmente 120 millones de litros al año de aceites y grasas de este tipo, pero que realmente se podría llegar a los 275 millones de litros.


Fuente: energias-renovables.com

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones