Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

"El consumo de aceites y frutos secos saludables aumenta los antioxidantes en el plasma y reduce la insulina y la inflamación, lo que puede impedir el avance del cáncer de próstata", dijo Erin Richman.

Los hombres que consumieron más grasas saludables de vegetales, frutos secos y aceite de oliva después de un diagnóstico de cáncer de próstata tuvieron mejores tasas de supervivencia que sus pares cuyas dietas se mantuvieron sin cambios, según un estudio estadunidense divulgado.

Según el estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadunidense (JAMA, por su sigla en inglés), mejorar la dieta puede ser una importante forma de reducir el riesgo de muerte entre los hombres cuyo cáncer de próstata no se ha extendido.

"El consumo de aceites y frutos secos saludables aumenta los antioxidantes en el plasma y reduce la insulina y la inflamación, lo que puede impedir el avance del cáncer de próstata", dijo Erin Richman, un investigador del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de California en San Francisco, autor principal del trabajo.

El estudio incluyó a 4 mil 577 hombres que habían sido diagnosticados con cáncer de próstata sin metástasis entre 1986 y 2010.

Los investigadores concluyeron que los hombres que remplazaron el 10 por ciento del total de sus calorías diarias de carbohidratos por grasas buenas de vegetales tenían un riesgo 29 por ciento menor de desarrollar cáncer de próstata letal.

Además, tenían un 26 por ciento menos de riesgo de morir por otras causas.

Los efectos fueron vistos incluso con pequeños cambios en la dieta: agregar una cucharada de aceite como aderezo por día se asoció con un riesgo 29 por ciento menor de cáncer de próstata letal y un riesgo 13 por ciento menor de muerte.

Adicionar 28 gramos de nueces por día se relacionó con un riesgo 18 por ciento menor de cáncer de próstata maligno y un riesgo de muerte 11 por ciento más bajo.

Las grasas buenas de vegetales están en el aceite de oliva y de canola, las nueces y la palta.

"Los efectos beneficiosos de las grasas no saturadas y los efectos nocivos de las grasas saturadas y trans en la salud cardiovascular son bien conocidos", dijo Richman.

"Ahora nuestra investigación ha demostrado beneficios potenciales adicionales del consumo de las grasas no saturadas entre los hombres con cáncer de próstata".

Alrededor de 2,5 millones de hombres tienen cáncer de próstata en Estados Unidos, y cerca de 30 mil se espera que mueran este año a causa de esta enfermedad. Sin embargo, aunque uno de cada seis hombres será diagnosticado con cáncer de próstata durante su vida, la mayoría no muere a causa de ella.

En el estudio de la JAMA, menos de un cuarto de los participantes -un total de 1.064 hombres- murió durante el período de investigación: el 31 por ciento de enfermedades cardiovasculares, el 21 por ciento de cáncer de próstata y el 21 por ciento de otros tumores.


Fuente: jornada.unam.mx 

Documento sin título
 
Capacitación ASAGA
Próximos eventos
inocuidad alimentaria

Publicaciones