Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

 Cultivadores sostienen que la palma sembrada respaldaría un eventual aumento. Sigue la puja por más biodiésel.

Los palmeros le insistirán de nuevo al Gobierno que la proporción del biocombustible en el acpm sea del 10%.

Según Fedepalma, cerca de la mitad de la producción anual de aceite de palma —unas 500 mil toneladas— está destinada a la generación de biodiésel.

Los cultivadores de palma del país están en alerta. No sólo por la pudrición del cogollo (plaga que ha destruido miles de hectáreas en Puerto Wilches y Tumaco) y por la revaluación del peso, sino por la falta de señales claras por parte del Estado para incorporar más biodiésel a la mezcla que se hace con la gasolina. Según fuentes del sector, ya hay sobreoferta de este biocombustible y en el mediano plazo las decisiones del Gobierno parecen estar enredadas.

Jens Mesa, presidente de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), dijo a este diario que durante el congreso anual del gremio, que inicia hoy en Santa Marta, le pedirá al Gobierno que cumpla lo prometido: aumentar la mezcla de biodiésel al 10% en el territorio nacional. “Que Bogotá —única zona del país que está al 8%— suba al 10% la mezcla y que la gran minería, a la que no le han incorporado esta obligación de mezclar, lo haga”.

Según Mesa, los palmeros tienen casi la mitad de la producción anual destinada a producir biodiésel —cerca de 500 mil toneladas de aceite—. Sin embargo, le preocupa que el Gobierno no esté cumpliendo con su parte. “¿Cuál va a ser el futuro? Las señales hay que darlas. La palma para la mezcla del 15 y del 20% ya se sembró, está empezando a producir y no hay un esquema claro de cómo se va a dar el salto del 10 al 20%. Hay ausencia de una política clara por parte del Estado”.

En respuesta a esto, el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo, reiteró que “nosotros pasamos la mezcla del 7 al 8% y ahí la mantendremos. Un salto a una proporción del 15% todavía no se va a dar. Para eso hay que hacer varias claridades. Muchos fabricantes de vehículos que dicen que la mezcla en pisos térmicos altos no funciona”. No obstante, el presidente de Fedebiocombustibles, Jorge Bendeck, dijo recientemente que las pruebas hechas en diferentes vehículos diésel no han arrojado mayores inconvenientes.

En opinión del ministro Renjifo, se tiene que ver a qué costo se va a dar el paso. Si esto es sólo para sembrar más palma, que el subsidio lo pague el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. Diría que en términos generales es bueno tener esos biocombustibles limpios, pero no puede ser a un precio donde simplemente ellos (los productores) trasladen sus costos al combustible. No estamos en la obligación. No puedo pasar por encima de las advertencias ”.

Julio César Vera, consultor experto del sector de hidrocarburos, dijo que la proporción de biodiésel en el combustible sí debería alcanzar el 10% para todas las ciudades del país. “Eso significa pasar a Bogotá del 8 al 10%. Lo deseable sería incrementar el porcentaje como se puso en el documento Conpes —llevar al 20% la mezcla en el largo plazo—”.

Si se da el paso a aumentar la mezcla al 10%, dijo Vera, el Gobierno debería pensar en llegar al 20% haciendo un aumento gradual de la proporción de biodiésel durante los próximos años (por ejemplo, dar el salto al 12%, luego al 14% y después al 18%). Actualmente, según el experto, esto se respalda en que el país tiene la capacidad de generar cerca de un millón de toneladas de aceite de palma anualmente, de las cuales la mitad está yendo a las plantas productoras de biodiésel.

Una fuente del sector de los hidrocarburos, que pidió no ser citada, dijo que cuando el Gobierno empiece a ver más de cerca la tensión de tener más y más palma de aceite sembrada, se verá presionado finalmente a desenredar el avance en el aumento de la mezcla. Por ahora, según este experto, en el Ministerio de Minas y Energía las cosas están congeladas para dar vuelo a la proporción de biodiésel y agregó que a los palmeros les faltan cosas por cumplir. “Actualmente, el biodiésel que se produce da para abastecer la cadena. Sin embargo, va a haber sobreoferta de palma”.

Fuente: Nextfuel

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones