Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

El aporte de la tecnología transgénica en la soja ha sido fundamental para su crecimiento.

La incorporación de los cultivos transgénicos de soja y maíz, y el impulso a la siembra directa, incidió en una tercera parte del crecimiento anual de la economía uruguaya en el período 2003/04-2014/15, según reveló un estudio elaborado por la consultora Seragro.

La tecnología representó un fuerte impacto en lo productivo y en lo económico en forma directa para el sector, pero además en forma indirecta por la generación de actividad en otros rubros laborales, siendo responsable de haber creado entre 20 mil y 40 mil empleos de calidad y bien remunerados durante el período analizado, según el trabajo presentado ayer por el integrante de Seragro, Nicolás Lussich, en la Cámara Mercantil de Productos del País (CMPP).

Durante los 12 años del estudio los cultivos transgénicos marcaron una diferencia de US$ 12.077 millones con su producción y rendimientos reales frente a un escenario supuesto de cultivos sin organismos genéticamente modificados.

El conferencista explicó que la adopción de cultivos transgénicos en soja y maíz implicó un aumento promedio anual de 1,7% en el Producto Interno Bruto (PIB) en el lapso 2004-2015, durante el cual el crecimiento promedio de la economía fue de 5%.

Ese impacto es importante porque ocurre en un período donde la economía tuvo su mayor crecimiento en casi un siglo, con el empuje de la demanda externa (regional y mundial), la inversión y el crecimiento de otros sectores (celulosa, turismo, energía, etcétera), según el trabajo de Seragro.

También resulta relevante que del 1,7% de aumento anual que significaron estos cultivos en el PIB, más de un tercio responde al efectos directo del uso de esta tecnología en soja y maíz, pero además 63% responde al impacto indirecto en el resto de la economía, explicó Lussich.

Los escenarios estudiados por Seragro consideraron solo los dos cultivos transgénicos de mayor incidencia en la agricultura local, como son la soja resistente a glifosato (RR) y el maíz resistente a plagas (Bt).

A nivel mundial hubo más transgénicos disponibles que no fueron adoptados por la agricultura uruguaya, por lo cual no se ha expresado el máximo potencial de esta tecnología. Igualmente se ha logrado un impacto económico de gran dimensión, demostró el trabajo.

La investigación planteó que de no haber estado disponible la soja RR su expansión habría sido más lenta porque hubiera requerido más inversión y habría implicado mayores costos.

A su vez, en el escenario sin transgénicos y con laboreo convencional, el área había avanzado en forma notoriamente más lenta, en un área menor y con costos de inversión y ejecución mayores. Igualmente hubiera crecido a menos de 800 mil hectáreas, frente a casi 1,4 millones de hectáreas logradas con transgénicos.

El uso de semillas transgénicas en soja representó entre 2004 y 2015 un ingreso adicional de US$ 4.447 millones frente a un supuesto escenario de la oleaginosa sin esa tecnología. La mayor diferencia se verificó en el ejerció 2012-2013, cuando se alcanzó una exportación de US$ 1.966 millones y la diferencia frente al escenario supuesto sin transgénicos fue de US$ 927 millones, explicó Nicolás Lussich al presentar el trabajo elaborado por la Consultora Seragro.

En el caso del maíz el plus alcanzado por los transgénicos representó US$ 305 millones en ese período de 12 años. Los cultivos de soja y maíz en conjunto tuvieron un impacto directo en la economía sectorial de US$ 4.350 millones durante 2004-2015, en tanto que en forma indirecta representó US$ 7.719 millones por su incidencia en los empleos no solo del agro, sino tambien en el comercio y la industria. Lussich remarcó que desde 2012 no se han aprobado en Uruguay nuevos eventos transgénicos.

Sin embargo, los países de la región siguieron incorporando más variedades con nuevos eventos. Así, Uruguay tiende a quedar al margen no solo de nuevos eventos, sino de las últimas variedades, lo que puede significar un mayor retraso relativo en su productividad agrícola, dijo Lussich.

La incorporación de cultivos genéticamente modificados en las plantaciones de soja y maíz ha tenido también un fuerte impacto en el cuidado ambiental y de los recursos. Sobresale un mejor control de la erosión, mayor recuperación de la fertilidad de suelos, menor consumo de combustibles fósiles, mayor secuestro de carbono y menor impacto sobre la salud humana. También se destaca la reducción en el uso de herbicidas con mayor poder residual, reducción en el uso de otros agroquímicos y un aumento en el uso del agua, destacó a El Observador Nicolás Lussich, luego de presentar el estudio de Seragro en la Cámara Mercantil de Productos del País.

Fuente: El Observador

Otras Noticias

  • Tablero de Control y Balance de Masas online y con proyección internacional

    El evento se desarrolló mediante streaming en directo con más de 50 participantes  de todas partes del mundo.

    La jornada fue un éxito, decenas de personas de todas partes del mundo se unieron al streaming organizado por ASAGA y patrocinado de Desmet Ballestra para actualizarse sobre el Tablero de Control y Balance de Masa en Plantas de Crushing. Destacamos que todas las charlas se dictaron por streaming directo con plena participación de los inscriptos, pero de una manera organizada para evitar ruidos durante las disertaciones.

    El objetivo era conocer los conceptos y estrategias técnicas acerca de cómo implementar un Tablero de Control en una planta de crushing de semillas oleaginosas. KPI, Informes Gerenciales, entre otros puntos. Asimismo, también se dará teoría y práctica sobre Balance de Masas en la industria aceitera. Se trabajará a través de ejemplos prácticos y didácticos que permitan analizar casos concretos de Balance de Masas. Los asistentes de este taller adquirirán herramientas de guía y optimización de sus tareas en planta.

    La coordinación del evento estuvo a cargo del especialista Aníbal Demarco (DESMET BALLESTRA y ASAGA), quien además disertó junto a Renata Carminato (C&L Consultores) y César Lanati (C&L Consultores).

     

    Más información

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    www.asaga.org.ar

    Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

    Fuente: Prensa ASAGA

     
  • Productores de biocombustible se declaran en estado de alerta

    El sector viene operando a la mitad de su capacidad desde fines del 2019.

    El sector de biocombustibles se encuentra en estado de alerta después que los productores aseguraron que permitieron un gran ahorro en importaciones, al rechazar la posibilidad que atribuyen a las petroleras de reducir el corte de las naftas y el diesel, lo que agravaría la caída de producción del sector que opera a la mitad de su capacidad.

    El planteo llegó de manos de la Liga Bioenergética, quienes alertaron por "la gravísima situación que atraviesa la industria de biocombustibles" y que pone en riesgo los 10.000 puestos de trabajo que genera en 10 provincias mediante la industrialización de la producción primaria.

    "La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina", expresó la entidad al resaltar que la actividad "evitó importaciones por más de u$s27.000 millones en el período 2010–2019".

    En ese sentido, los productores plantean que "volver al sistema de exportación primaria del poroto de soja o grano de maíz, además de ser anacrónico, constituye desconocer la importancia del agregado de valor en origen, ya que el país posee el complejo agroexportador más grande y eficiente del mundo que debe ser aprovechado con un desarrollo industrial que aumente los empleos calificados y las inversiones".

    Ante la pretensión de la petroleras de reducir los cortes vigentes del 12% para las naftas y del 10% para el diesel, la Liga Bionergética aseguró que "no se pretende reemplazar" al gas oil o las naftas, sino "complementar" la matriz energética, mediante el aporte de "un combustible de origen vegetal, renovable, menos contaminante y de producción nacional".

    El sector, además, se enfrenta al debate sobre la conveniencia de prorrogar el régimen vigente desde hace más de 10 años para los biocombustibles, y que permitió su desarrollo a través de 54 plantas situadas en 10 provincias (Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta), y genera más de 60.000 fuentes de trabajo, directas e indirectas.

    El sector también da origen o potencia el desarrollo de otras industrias como productores cañeros, complejo aceitero y pequeñas aceiteras a prensa, empresas de transportes, industria metal-mecánica, y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas al servicio del sector.

    Los biocombustibles constituyen el último eslabón en la cadena de agregado de valor de la soja, maíz y azúcar, y en el caso del bioetanol y el biodiesel pyme, el 100% de su capacidad de producción se destina al mercado interno.

    La capacidad instalada de biodiesel en el país es superior a 4.5 millones de toneladas anuales, y más del 50% se encuentra hoy ociosa.

     

     

 

 

 

 
 

 

 

 


Publicaciones