Institucionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales  

La Ing. Agr. Ma. Beatriz Giraudo, Presidente de Aapresid, firma una nota sobre el tema de la merma en la proteína de soja en nuestra última edición de A&G. Compartimos con ustedes el artículo. 

Por María Pilar Giraudo.

En Aapresid seguimos con mucha atención esta problemática que a partir del año pasado se comenzó a discutir en diferentes ámbitos con mucha mayor intensidad, alertados por el ritmo de la caída.

Sin dudas, lo que desató la preocupación en primera instancia es la incidencia que la misma tiene en la formación del precio de la harina, considerando que el contenido de proteína es el componente nutritivo clave para la calidad de este subproducto. Esto coloca a la industria frente a dificultades para cumplir con los estándares de calidad exigidos por los mercados internacionales, perdiendo competitividad, sufriendo descuentos y/o  amenazando con la pérdida de destinos.

Si bien hay coincidencia en que los rendimientos crecientes del cultivo de la soja van en detrimento de los contenidos de proteína, especialistas de INTA Marcos Juárez afirman que la calidad industrial de la soja argentina se caracteriza por presentar históricamente altos contenidos de aceite y relativamente baja proteína. En la última campaña, esta situación se complicó aún más con la merma del contenido de aceite también por los altos rendimientos.

En la determinación de la calidad influyen otras variables como factores ambientales (temperatura, disponibilidad hídrica, luminosidad y otros que varían año a año lo que complica poder anticipar la calidad en las diferentes campañas agrícolas), genéticos y de manejo del cultivo entre otros, siendo este último de especial incumbencia para nuestra institución.

En este punto, la relación de esta problemática con el deterioro de los suelos, ligado a la falta de rotación de cultivos y a la escasa reposición de nutrientes estratégicos, se transforma en otro argumento que profundiza la advertencia y concientización acerca de la necesidad de la adopción del conjunto de Buenas Prácticas Agrícolas (cobertura del suelo + siembra directa + rotación de cultivos aportando diversidad e intensidad + nutrición estratégica y balanceada + manejo integrado de malezas, plagas y enfermedades + uso responsable de fitosanitarios y tecnologías en general) sostenidas en el tiempo para aspirar a la producción sustentable, sin dejar de lado herramientas como elección de fecha de siembra,

Si bien hay acuerdo entre los técnicos en la búsqueda de mejoras a través de la genética a favor de los materiales con mayor capacidad de expresar los contenidos de proteína, la realidad de la demanda no demuestra aún mejoras en las características de calidad como prioridad.

Una vez más, desde Aapresid apoyamos el trabajo conjunto para identificar y consensuar pasos a seguir no sólo dentro de los eslabones de la comunidad agroalimentaria sino también con otros organismos públicos/privados y, fundamentalmente con decisores políticos con el foco en definiciones de carácter integral que promuevan trabajar bajo reglas estables, favoreciendo una actividad agroindustrial sustentable en todos sus ejes, que responda no sólo a los estándares de calidad de la demanda local, sino también al posicionamiento regional y global.

Fuente: Prensa ASAGA 





Publicaciones


Más información:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.




Publicaciones


Más información:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.