Institucionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales  

Hace un tiempo, un grupo de empresas e instituciones asentadas sobre la desembocadura del Ludueña le acercó una propuesta a la Municipalidad de Rosario: trabajar en conjunto para limpiar la superficie del arroyo, muchas veces cubierta de basura (sobre todo plásticos de un solo uso) que llegan desde aguas arriba. Los privados (Puerto Ludueña, Los Marinos, el club Malvinas Argentinas, Sorrento Open Club, GREENLAB y Cencosud) se comprometieron a financiar y construir un “barredor”, mientras que el estado local hizo su parte aportando recursos humanos y conocimientos técnicos. El final de esta historia es feliz: en pocas semanas, una máquina se encargará de juntar los residuos flotantes dando un paso clave para lograr el saneamiento de unos de los cursos de agua que surca la ciudad.

Franco Gagliardo, de Puerto Ludueña, contó cómo empezó todo: “veíamos que la basura se incrementaba cada vez más y decidimos dejar de quejarnos y hacer algo. Fuimos a hablar a la Municipalidad, convocamos a otras empresas y desarrollamos una ingeniería para limpiar el curso de agua” contó, para agregar que la máquina depositará lo que junte en dispositivos que forman parte del sistema de recolección de residuos municipal.

“Como empresarios debemos intervenir para tener una comunidad mejor y un ambiente más sustentable, no se le puede pedir todo al Estado siempre. Como empresarios, representantes de instituciones y miembros de la comunidad tenemos que trabajar en ese sentido”, agregó en nombre de las 6 empresas e instituciones que ayudaron a financiar y a poner en práctica el dispositivo.

La máquina

El “sabalito barredor” recoge residuos flotantes que llegan hasta su plataforma gracias a dos barreras flotantes de contención que funcionan como brazos y direccionan la basura. Allí una especie de molino junta los residuos que se depositan en una cinta transportadora perforada que luego vuelca lo juntado en un contenedor.

La subsecretaría de Ambiente, Cecilia Álvarez, explicó que si bien en un principio el dispositivo funcionará con energía eléctrica la idea es que en el corto plazo se agreguen paneles solares como fuente secundaria de alimentación. También agregó que se trata de un desarrollo 100% local basado en el prototipo de una máquina comedora de basura que se implementó en Baltimore (Estados Unidos).

Después de terminar de hacer las pruebas prácticas desde la Municipalidad esperan que el dispositivo esté en pleno funcionamiento para el mes de agosto. Su trabajo cotidiano deberá luego adaptarse a los cambios que propone el arroyo (creciente, bajante, camalotes) en un proceso de prueba y error lógico para una máquina que nunca se usó ni existía a nivel local.

Fuente: dosambientes.net





Publicaciones


Más información:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.




Publicaciones


Más información:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.