¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Cada año se utilizan en el país 13.000 toneladas de productos. Rige una Ley nacional de presupuestos mínimos para el tratamiento de los envases.

La aplicación de fitosanitarios en la producción agrícola es esencial para la sanidad de los cultivos, y como en el último tiempo se ha incrementado la utilización de insumos debido a los altos niveles de tecnificación que ha alcanzado la agricultura, es necesario resolver el tratamiento de los envases vacíos para evitar que contaminen el ambiente. Según estimaciones del Ministerio de Agroindustria, se utilizan por año 17.000.000 de unidades, que representan 13.000 toneladas, de los cuales el 60% corresponde a bidones de 20 litros.

La legislación sobre fitosanitarios en Argentina presenta la particularidad de que aún no se ha dictado una ley nacional que regule, y al mismo tiempo unifique los criterios de su utilización. Por eso, cada provincia legisló al respecto, y en algunos casos hay dos o tres leyes provinciales sobre diferentes aspectos. Al mismo tiempo, hay cantidad de normas dictadas por los Municipios o Departamentos según la provincia, en algunos casos con criterios disímiles, por ejemplo sobre la distancia mínima de las aplicaciones aéreas respecto de los centros urbanos.

La aplicación de productos fitosanitarios involucra diversas cuestiones, como los productos permitidos y la dosificación adecuada, la obligatoriedad de receta agronómica para algunas sustancias químicas, los elementos de protección personal de los trabajadores, los lugares de almacenamiento, entre otros. La Ley 27.279 de Presupuestos Mínimos para la Gestión Ambiental de los Envases Vacíos de fitosanitarios que se sancionó en octubre de 2016, es la primera ley nacional respecto de un tema vinculado al uso de fitosanitarios.

La ley define “Fitosanitario” como cualquier sustancia o mezcla de sustancias destinadas a prevenir, controlar o destruir cualquier organismo nocivo, incluyendo las especies no deseadas de plantas o animales, que causan perjuicio o interferencia negativa en la producción, elaboración o almacenamiento de los vegetales y sus productos. El término incluye coadyuvante, fitorreguladores, desecantes y las sustancias aplicadas a los vegetales antes o después de la cosecha para protegerlos contra el deterioro durante el almacenamiento y transporte.

Respecto de los envases, la ley establece la gestión diferenciada de todos los envases vacíos de fitosanitarios utilizados en el territorio nacional, en virtud de la toxicidad del producto que contuvieron, los que deberán ingresar a un Sistema de Gestión Integral de Envases Vacíos de Fitosanitarios. Los objetivos de la ley son asegurar que esos envases no se empleen en usos que puedan causar riesgos a la salud de personas y animales o tener efectos negativos sobre el ambiente, por los residuos que contienen (o sea el fitosanitario remanente en el envase una vez vaciado el mismo).

Se prohíbe el abandono, vertido, quema y/o enterramiento de envases vacíos, y la comercialización y/o entrega a personas físicas o jurídicas por fuera del sistema autorizado. También queda prohibido el uso del material recuperado para elaborar cualquier tipo de productos.

Se distinguen dos clases de envases: a) Aquellos que siendo susceptibles de ser sometidos al procedimiento de reducción de residuos se les haya realizado el mismo y fueron entregados en los Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT) autorizados. b) Aquellos envases vacíos que no pueden ser sometidos al procedimiento de reducción de residuos, ya sea por sus características físicas o por contener sustancias no miscibles o no dispersables en agua y que han sido entregados en los Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT) autorizados.

El Sistema se articulará en tres etapas: a) Del Usuario al Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT): Vaciado un envase contenedor de fitosanitarios, el usuario y aplicador serán responsables de garantizar el procedimiento de reducción de residuos. Deberán separar los envases vacíos en las dos clases, trasladarlos y entregarlos a un Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT). El usuario tiene hasta un año de plazo a partir de la fecha de compra.

b) Del Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT) al Operador: Recibidos los envases en los Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT), deberán ser clasificados y acopiados en espacios diferenciados según la clase. La ley define al “Operador” como toda persona física o jurídica autorizada para modificar las características físicas y/o la composición química de cualquier envase vacío de fitosanitario, de modo tal que se eliminen sus propiedades nocivas, se recupere energía y/o recursos materiales, o se obtenga un residuo menos tóxico o se lo haga susceptible de recuperación o más seguro para su transporte o disposición final.

c) Del Operador a la Industria: El material procesado por el operador se enviará mediante un transportista autorizado para su posterior reinserción en un proceso productivo.

El incumplimiento a lo determinado en la ley podrá tener sanciones de multa, apercibimiento, suspensión de la actividad, clausura, y podrán aplicarse varias sanciones simultáneamente.

¿Qué dice la Ley sobre la limpieza de envases de agroquímicos?

La ley establece la gestión diferenciada de todos los envases vacíos de fitosanitarios utilizados en el territorio nacional, en virtud de la toxicidad del producto que contuvieron. (AP)

Con relación a la protección del ambiente, la reforma de la Constitución Nacional de 1994 consagró el derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; la obligación de reparar el daño ambiental causado y la institución del amparo en defensa de los intereses de incidencia colectiva. Además se estableció la distribución de competencias entre Nación y Provincias, según la cual corresponde a la primera dictar las normas con los presupuestos mínimos de protección ambiental, y a las provincias las necesarias para complementarlas.

La ley de gestión de envases vacíos es la primera ley nacional de presupuestos mínimos de protección ambiental vinculada a la aplicación de agroquímicos, y por lo tanto representa un avance importante en el cuidado del medio ambiente. El Poder Ejecutivo deberá reglamentarla a la brevedad, y si bien algunas provincias (Buenos Aires) ya reglamentaron su aplicación, las demás deberán adaptar sus legislaciones locales para que se pueda aplicar en lo inmediato.

Fuente: Clarin.com

 

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones