¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

El Gobierno presentó en el Departamento de Comercio norteamericano una propuesta de "acuerdo de suspensión"

WASHINGTON.- El Gobierno presentó ante el Departamento de Comercio de Estados Unidos una propuesta para alcanzar un "acuerdo de suspensión", que intenta frenar la fuerte suba de aranceles que aplicó el gobierno de Donald Trump a las exportaciones argentinas de biodiésel, dejándolas fuera de mercado.

Fuentes que siguen las tratativas comerciales en Washington confirmaron a LA NACION que el gobierno de Mauricio Macri intentará negociar un acuerdo que permita, al menos, reducir los aranceles del 50,29 al 64,17% que impuso el Departamento de Comercio ante los reclamos de la Junta Nacional de Biodiésel (NBB, según sus siglas en inglés) por supuesto dumping y "subsidios masivos".

Un vocero del Departamento de Comercio no respondió una consulta de LA NACION sobre la presentación argentina. Doug Whitehead, directivo de la NBB, dijo que esperan que la decisión se confirme y evitó referirse a una posible negociación con los productores argentinos.

El Gobierno espera recibir una respuesta del gobierno norteamericano la semana próxima y utilizar el "acuerdo de suspensión" para negociar un pacto definitivo que permita destrabar los envíos argentinos, claves para equilibrar la balanza comercial, hoy favorable a Estados Unidos. Pero el fuerte aumento arancelario impuesto por el gobierno de Trump ya dejó a la Argentina mal parada, al asestar un golpe del cual no se avecina una recuperación total.

Aun si se alcanzara un acuerdo final, las empresas argentinas terminarían vendiendo un volumen menor y con menores márgenes, ya que la suba de aranceles no desaparecería del todo, y el techo que fijó Estados Unidos fue mucho más alto que el deseado por la Argentina. En el Gobierno preveían que el Departamento de Comercio elevaría los aranceles para la Argentina como un paso previo hacia un acuerdo final. Pero nunca se imaginaron la magnitud de la suba, que cayó muy mal. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, uno de los funcionarios de confianza del presidente Macri que maneja las discusiones comerciales con el secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo que la suba estuvo "totalmente fuera de escala". "Esperábamos que ese arancel preliminar estuviera en el orden del 25 por ciento y no en el 57 por ciento promedio, como ocurrió", cuestionó Cabrera.

Ahora, sólo resta negociar. En Washington aún se destaca la buena sintonía política que existe entre ambos gobiernos, pero, a la vez, advierten ahora que eso no necesariamente arrojará buenos resultados.

 "La sintonía de la relación hace pensar que podría ser posible avanzar en el camino para obtener resultados. Después, que se obtenga o no es otra cosa. Pero existe voluntad política", afirmó una fuente que sigue de cerca las tratativas comerciales. "Estados Unidos negocia con mucha dureza", agregó.

 No obstante, la fuente aclaró que lograr un acuerdo "no implica reconocer la existencia alguna de subsidio al biodiésel argentino ni la existencia de daño a la industria estadounidense producto de las exportaciones argentinas".

La disputa con el gobierno de Estados Unidos se suma a la que Argentina mantiene con la Unión Europea. La semana próxima, el 7 de septiembre, la Comisión Europea tiene previsto decidir el arancel que le fijará al biodiésel argentino, luego del fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) favorable a la Argentina. Europa aún no autorizó la apertura del mercado. Lo iba a decidir el 10 de este mes, pero postergó la decisión.

La Argentina es el principal exportador mundial de biodiésel, que representa alrededor de un cuarto de las exportaciones anuales a Estados Unidos.

Fuente: La Nación

Otras Noticias

  • Bayer comprará Monsanto esta semana por US$ 63.000 millones

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    La farmacéutica alemana Bayer anunció que el próximo 7 de junio adquirirá la semillera estadounidense Monsanto por US$ 63.000 millones.

    Con todas las autorizaciones en su haber, la firma pidió un crédito de US$ 57.000 millones para financiar su mayor adquisición, la que consideró “un hito estratégico para fortalecer nuestra cartera de negocios de salud y alimentación”, según su presidente, Werner Baumann.

    Adiós Monsanto

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    Todo comenzará a regir dentro de dos meses, cuando se cierre la venta de negocios a BASF, que compró unidades de Bayer por 7.600 millones de euros.

    El acuerdo se realizó para cumplir con las condiciones establecidas por las autoridades reguladoras, por lo que Bayer desinvirtió todo su negocio de semillas de hortalizas, algunos tratamientos para semillas y la granja digital. Además, realizó el traspaso de tres proyectos de investigación en el área de herbicidas y, anteriormente, le vendió el negocio de glufosinato de amonio.

    Cómo sigue el proceso

    Los accionistas de Bayer podrán adquirir por 23 acciones propias 2 acciones nuevas a un precio de 81 euros cada una.

    La compañía alemana al comprar Monsanto pasará a tener 115.000 empleados, descontados los de los negocios desinvertidos, y emitirá deuda en dólares y euros por un volumen de 20.000 millones de euros.

    Fuente: infocampo

     

  • Agroindustria aprobó la soja tolerante a dicamba

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja que contengan los eventos que confieren tolerancia al herbicida.

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja, productos y subproductos derivados de éste que contengan los eventos MON-877Ø8-9 x MON-89788-1.

     

    Los nuevos eventos, MON-877Ø8-9 x MON-89788-1 logrados por Monsanto, le confieren al cultivo tolerancia al herbicida Dicamba. Precisamente, el evento logró la introducción estable del gen dmo que produce la enzima dicamba monooxigenasa la cual oxigena el ácido 2-metoxi-3,6-diclorobenzoico-(Dicamba) impidiendo su acción lo cual le cofiere a la planta, tolerancia al herbicida. Además este evento, se apila con  MON-89788-1 que confiere resistencia a glifosato.

    Previa a la aprobación de los nuevos materiales, se habrían realizado los estudios pertinentes en los cuales la CONABIA y el SENASA habrían dado su visto bueno diciendo que: “los riesgos derivados de la liberación de este organismo vegetal genéticamente modificados (OVGM) en el agroecosistema, en cultivo a gran escala, no son significativamente diferentes de los inherentes al cultivo de soja no GM” y que  “no se encontraron objeciones científicas para su aprobación desde el punto de vista de la aptitud alimentaria humana y animal”,  respectivamente.

    Por lo cual, aquellas variedades que posean estos evento, podrán ser utilizadas como materia prima para su procesamiento agroindustrial y con fines de uso alimentario humano y animal, como cualquier otro evento autorizado.

    Fuente: infocampo

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones