¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

A punto de arrancar la campaña gruesa, la Bolsa de Comercio de Rosario entrevistó a José Luis Aiello acerca de lo que viene en materia climática para la Argentina.

La Bolsa de Comercio de Rosario realizó una entrevista con el climatólogo argentino, José Luis Aiello, un referente a la hora de saber cómo planear la campaña. Según palabras del propio especialista la campaña gruesa 2017/18: “no será una campaña sencilla para Argentina”

Compartimos el último comunicado de la Guía Estratégica para el Agro de la BCR, que contiene la entrevista a Aiello.

BCR-¿Cuánto de esto involucra al cambio climático (CC) y cómo puede impactar de acá en más al sector agrícola?

JLA- Los cambios de temperatura media del planeta tierra van a continuar durante las próximas décadas, en particular en Argentina, donde podemos pensar en aumentos de 0,5 a 1 grado centígrado durante los próximos 20 años. Es un tema muy importante y ya hay distintos pronósticos o escenarios que dan escenarios decádicos con alteraciones que son para tener en cuenta”.

BCR-José Luis, estamos a quince días de empezar la siembra de maíz ¿Qué podemos esperar del comportamiento de las lluvias para este ciclo de granos gruesos 2017/18?, ¿qué muestran los indicadores del Pacífico Ecuatorial?

JLA-Se observa un leve calentamiento, pero las condiciones son cuasi neutrales. El Pacífico Ecuatorial se alejó de ese importante calentamiento que tuvo hace dos años y no hay indicios de que pueda expresar un “Niño”. Por eso va a ser determinante el comportamiento de los fenómenos regionales. Va a haber lluvias intensas por fenómenos convectivos, que serán aleatorias y afectarán a la mayor parte de las provincias productoras de granos. Esto se asocia con la continuidad de anegamientos e inundaciones. Hay que tomar en cuenta la situación de la que se parte, gran parte de la región está con altas napas freáticas.  Los pulsos de calor van a estar presentes, principalmente en el noroeste Argentino y se van a extender a la pampa húmeda. El comportamiento del clima hará que no se alcancen las tendencias en los rendimientos de los granos gruesos de este ciclo.

BCR-¿Por qué lo decís?

JLA-El enfriamiento que hoy tiene el Pacífico será suficiente para inhibir los flujos de humedad en el verano y eso puede producir pulsos secos que afecten el desarrollo de cultivos de verano.

BCR-José Luis, te cambio de tema y aprovecho para preguntarte respecto al cambio climático (CC) ¿Qué es lo más relevante que estás observando en este momento?

JLA-Lo más relevante es que se difunda la realidad de lo que llamamos CC y que las autoridades tomen conciencia. El mismo está decididamente provocado por las emisiones de gases invernadero. Los cambios son notorios desde la década del 60 en el siglo XX. Están demostrados por la aplicación de modelos físicos, que son la única herramienta posible para entenderlos. Es un tema difícil y conjetural y de ahí que hay dudas, con datos que son difíciles de obtener y esquemas estadísticos complicados. Pero la realidad es que el CC es evidente y va a tener cada vez más incidencia en el comportamiento climático.

BCR-Nos llamó la atención un informe de la NOA en el que se decía que el “2016 fue el año más cálido de la tierra, culminando una notable racha de tres años record de años cálidos para el mundo”. Esto sucedió después que de 1998 a 2013, la tasa de la superficie de calentamiento global media se redujese.  José Luis, ¿qué es lo que cambió a partir del 2013?

JLA-La afirmación de la NOAA es tal como lo mencionas. Los procesos del CC son en períodos largos. Por eso no puede saberse que pasó a partir del año 2013, que es una fecha muy reciente. Además, las tasas en los cambios de las variables atmosféricas son distintas según la región del planeta que uno considere. Para abordar bien este tema hay que hacer análisis estadísticos según distintas regiones, por ejemplo, en Argentina hay varias publicaciones de la mayor seriedad científica. Me gustaría destacar un libro que salió hace muy poco. Se llama “La Argentina y el Cambio Climático, de la física a la política”. Sus autores son Vicente Barros e Inés Camilloni, ambos Doctores en Ciencias de la Atmósfera y de gran trayectoria.

BCR-¿Se puede pensar que hay una saturación de los mecanismos que redistribuyen el calor a nivel planetario?

JLA-Lo que está ocurriendo es que se está profundizando el “Efecto Invernadero”. Por efectos antropogénicos hay gases que aumentaron su concentración desde el comienzo de la era industrial, es el efecto más evidente. Los gases invernaderos han modificado el balance radiactivo en la atmósfera y de ahí la situación por la que estamos atravesando. Es por esto que en todas las convenciones mundiales se aborda la disminución de la emisión de los gases invernaderos (EGI) para mitigar los efectos radiactivos.

BCR-En julio se produjo un desgarramiento del Larsen C, una plataforma de hielo localizada a lo largo de la costa oriental de la Antártida. La fractura de la barrera dejó a flote un iceberg de unos 5.800 kilómetros cuadrados. Hay científicos que por un lado dicen que esto es normal (“un evento natural del que no son conscientes de ninguna relación con el cambio climático”) pero otros científicos plantean que “agua más cálida de los océanos está penetrando y que el derretimiento va más rápido que el crecimiento de los glaciares”. ¿Qué pensás al respecto?

JLA-Sí, es correcto lo que mencionas, se desprendió una masa enorme. Para darte una idea de su extensión podrías imaginar que la ciudad de Rosario cabría en ella más de 30 veces. Esto ya ha ocurrido y ese desprendimiento estuvo muy monitoreado. No se esperan consecuencias de magnitud. Pero es correcta la apreciación de los glaciólogos que piensan que está siendo más rápido el derretimiento. Creo que se abre un interrogante sobre el futuro de la Antártida que es difícil de responder. El CC tiene incidencia en estos fenómenos con una intensidad que es mayor que la que hubo cuando se produjeron en el pasado.

Impacto en la agricultura

BCR-Nos estábamos fijando que se destacó la producción de maíz y soja de los últimos 3 años, tanto en EEUU, Brasil y Argentina. Los tres países en los tres años, esto no es algo que se dé con frecuencia. ¿Es simple coincidencia o el cambio de las temperaturas a nivel global tuvo que ver?

JLA-Si bien podría ser una variable de consideración, creo no es suficiente para explicar esto que sucedió. Sí hay resultados de investigadores que estudiaron la relación entre el CC y la producción granaria en Argentina. En dicha relación hubo un aumento de producción debido a mayores lluvias y un corrimiento de la frontera agropecuaria en 100 a 200 Km hacia el oeste.

BCR-Eso iba a preguntarte, en la región núcleo monitoreamos con la red de estaciones que en el 2014 terminamos con 400 mm por encima de las medias anuales, y unos 300 mm más en el 2015, al igual que en el 2016. ¿Este cambio global hace que llueva más en Argentina?

JLA-Acerca de la variable precipitación, se estudió el efecto que tuvo el CC sobre el aumento de lluvias, que se verificó entre 1960 y el presente. Eso está muy bien analizado, y cuando hablamos de aumento lo hacemos en forma general para Argentina, con subregiones que no cumplieron dicho patrón.

BCR-En este año, contando desde el 1ro de enero hasta hoy, estamos casi con 1.200 mm en el sur de Santa Fe.  ¿Vamos camino a terminar el 2017 también excedidos en la región?

JLA-Durante este 2017 vamos a superar las marcas de precipitación media en gran parte de la región productora de granos en Argentina.

BCR-¿Y a pesar de eso pensás que vamos a quedar por debajo de los rindes de tendencia?

JLA-Al considerar la producción nacional, sí. La oportunidad en la que llegan las lluvias y su distribución es fundamental. El Pacífico no va a contribuir con su aporte extra de agua. Si se inhiben los efectos regionales, se pueden desarrollar pulsos secos importantes en diferentes subregiones. Habrá que ver después dónde y en qué estado del cultivo, por eso pienso que no será una campaña sencilla para Argentina.

Fuente: Infocampo.com

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones