¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La producción al cierre de campaña alcanzaría las 57.500.000 toneladas, consolidando un incremento interanual de 2,7 % porcentuales aún con una reducción del área sembrada del 4,5 % en comparación a la campaña previa, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La campaña de soja ha llegado, prácticamente, a su fin. Solo quedan por cosechar algunos lotes en zonas afectadas por excesos hídricos en el sur de Córdoba, La Pampa y Buenos Aires. Según el reporte del Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), poco menos de 180.000 hectáreas pasarán a pérdida durante las próximas semanas debido a mermas de rinde o problemas de calidad asociados a la prolongada demora de su recolección.

Durante la última semana, la cosecha avanzó lentamente hasta cubrir el 99 % del área, lo que representa un progreso intersemanal de 0,1 puntos porcentuales como consecuencia de los excesos hídricos que dejaron los lotes encharcados o directamente inundados e impidieron el trabajo con las cosechadoras.

Hasta la fecha, se recolectaron más de 57,1 millones de toneladas en total y el rinde medio nacional registrado es de 32 qq/ha. Sin embargo, la BCBA prevé que al cierre de campaña se ubique en 31,9 qq/ha y la producción al cierre de campaña alcanzaría las 57.500.000 toneladas, consolidando un incremento interanual de 2,7 % porcentuales a pesar de haberse producido una reducción del área sembrada del 4,5 % en comparación a la campaña previa, de acuerdo al PAS.

“La mitad de la superficie aún en pie se ubica en las regiones Norte de La Pampa y Oeste de Buenos Aires, en donde la falta de piso en lotes y caminos no permite finalizar la cosecha y a medida que la demora se prolonga las pérdidas de rinde o área se incrementan. Durante los días previos los escasos lotes recolectados entregaron rindes de 30 a 40 qq/ha en lotes de primera y 18 a 30 qq/ha en siembras de segunda”, detalló el informe de la Bolsa porteña.

El resto de la superficie que todavía queda por recolectar se distribuye equitativamente entre el sur de Córdoba, el sur de La Pampa y el centro y sur bonaerense. “Puntualmente en el Sudeste de Buenos Aires la demora relevada se debe a lluvias acumuladas durante las últimas dos semanas, pero la región no se encuentra tan afectada por anegamiento de lotes y caminos como las restantes zonas que aún no han finalizado el ciclo y es por ello que los mayores progresos de cosecha, de cara a nuestro próximo informe, con gran seguridad se concentrará en esta región”, precisó el PAS.

Fuente: infocampo.com

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones