¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Según el autor, Argentina tiene la maravillosa oportunidad de animarse a alimentar al mundo.

Es extraño ver cómo, a pesar de todo, campo y ciudad siguen presentándose como si fueran opuestos irreconciliables, como si no se afectaran mutuamente y, lo peor de todo, como si no tuvieran que ser pensados en conjunto en pleno siglo XXI. 
Los prejuicios sobre la vida y el trabajo en cada uno de esos espacios están cargados, siempre, de una visión que responde mucho más al pasado que al presente, y sin lugar a dudas nada tiene que ver con las necesidades del futuro (que son muchas y es hora de empezar a pensar en ellas).
Por un lado, es importante empezar a entender las ciudades como lugares deseables para vivir, en un contexto en el que la tendencia es de crecimiento. 
En América Latina, y en países de economías muy desarrolladas, más del 70% de la población está instalada en zonas urbanas. 
Más allá de las diferencias que puede haber entre una ciudad y otra, es necesario comprender que con una población mundial que crece a pasos agigantados, las ciudades pueden convertirse en una solución integral para más de un problema de los seres humanos y, al mismo tiempo, lograr resolverlos sin destrozar el planeta. Las posibilidades que ofrecen las grandes urbes para el desarrollo humano comenzaron a superar rápidamente la vieja idealización de la fuga hacia la vida rural. 
Hoy pensamos en cómo hacer las ciudades más habitables antes de pensar en abandonarlo todo para irse lejos. Es que, con la debida planificación, las ciudades pueden ser sinónimo de eficiencia energética, gestión de recursos y mejora en cuanto a movilidad e interconexión territorial. 
Es más sencillo, económico y eficiente construir para muchos en un espacio reducido que para pocos en un lugar enorme. 
Tanto es así que la estructura citadina permite que la población del mundo pueda vivir en el 4% de la tierra arable. Y eso, indefectiblemente, deja mucho espacio para el campo abierto y productivo.
¿Y por qué es tan fundamental hoy que exista esa posibilidad de producción? Porque Argentina tiene la maravillosa oportunidad de animarse a alimentar al mundo. 
Nuestro país está frente a la posibilidad de potenciar toda la experiencia agropecuaria y ganarse de una vez por todas un rol protagónico en los mercados internacionales. 
Es cierto, el mundo cambia vertiginosamente. Sin embargo, hay tendencias claras que hay que mirar de cerca. En China, en India, o en otras economías emergentes, la demanda de alimentos crece de una manera imparable. Mientras la clase media mundial se sigue ensanchando, esta tendencia se reafirma. 
Carne, lácteos y cultivos son requeridos por cada vez más personas y ahí hay un mercado ideal para un país como Argentina. 
El año 2050 (para el que, en realidad, no falta tanto) el mundo va a estar habitado por 11.000 millones de personas. Pueden cambiar las conductas, las formas de vincularse, las redes sociales o las costumbres de época, pero hay algo que es absolutamente predecible: el ser humano va a seguir necesitando comida y el mundo va a tener cada vez más gente.
¿Puede nuestro campo alcanzar semejante escala? Sí, puede. Pero para hacerlo es necesario dejar atrás las formas de pensar el campo que hace rato están vencidas. Esas que lo separan de la vida en la ciudad porque, en definitiva, sólo entendiendo la relación que allí existe es que se puede abordar un modo de producción de manera integral. 
Porque además, la conexión es también tecnológica, y más allá de la distancia geográfica, muchas de las herramientas necesarias no crecen del suelo, por más fértil que este sea. 
La siembra directa, la silobolsa y tantas otras metodologías ya vienen revolucionando el agro y ese camino de innovación y nuevas herramientas es el que hay que recorrer para poder producir más y mejor.
Ya no se trata únicamente de tener extensos terrenos y que en ellos se pueda plantar algo o criar animales. 
El futuro impone una economía al que esa manera de pensar le queda chica. Hay que seguir pensando cómo producir mucha más comida en cada vez menos metros cuadrados y de manera sustentable. 
Repensar qué queremos de nuestras ciudades, de nuestro campo y de nuestro suelo, es el primer paso para poder lanzarse a la ardua tarea de alimentar al mundo.

*Darío Werthein es coautor del libro "Llegar al Futuro", director del Grupo W y director del Consejo Mundial de ORT.

Fuente: Telam

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones