Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     
Lo estima un informe de la Bolsa rosarina. La medida del Gobierno es clave para que el cultivo sea rentable en el NEA y en el NOA.
Las compensaciones del Plan Belgrano tienen un peso significativo en la ecuación económica de los productores de soja del norte argentino, que hace varias campañas que vienen complicados por el impacto del largo flete en camión hacia las terminales portuarias que se concentran en el Gran Rosario.
Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) señala que el flete es uno de los factores que más “desgastan los márgenes” de rentabilidad, además de la alta volatilidad climática del negocio agrícola fuera de la Región Pampeana.
Con los reintegros del Plan Belgrano, una compensación del 5% del valor mensual FOB de la soja que reciben unos 3.000 productores del norte argentino (se otorga hasta las 2.000 toneladas), se cubre un 33% del costo del flete en un campo ubicado 700 kilómetros de los puertos rosarinos (por ejemplo, en Charata, Chaco) y un 24% del total si el establecimiento agropecuario está en la provincia de Salta (a 1.150 kilómetros de Rosario).
“El altísimo riesgo de enterrar dinero en el norte argentino finalmente cuenta con cierta recompensa”, reconoce Sofía Corina, autora del informe e integrante de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa rosarina. Las provincias que integran el Plan Belgrano son Chaco, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, Formosa, Tucumán, Corrientes, Misiones, Catamarca y La Rioja.
El estudio precisa que en abril la compensación por cada tonelada de soja fue de 18 dólares, tomando el valor promedio mensual FOB para la soja que estableció el Ministerio de Agroindustria. Y también reconoce que los buenos rendimientos que se están logrando en esta campaña mejoraron la rentabilidad en algunas zonas.
En el caso de un campo que está cerca de Charata, los 3.300 kilos por hectárea que se pueden cosechar este ciclo están por encima del promedio habitual de 2.500 kilos por hectárea. “El margen neto en campo propio bajo condiciones normales de mercado es de 147 dólares por hectárea y con la compensación sube a 188 dólares por hectárea; es decir un 28% más”, explica Corina.
En un establecimiento de Salta, con los rindes actuales (2.400 kilos por hectárea) el margen es de 29 dólares por hectárea pero se perderían unos 5 dólares por hectárea si los productores no contaran con los reintegros. Sin embargo hay que tener en cuenta que si el lote de Salta se arrendó (con un alquiler de 400 kilos de soja por hectárea), la compensación no alcanza para revertir el resultado negativo.
Fuente: Clarin
 
Documento sin título
 
Capacitación ASAGA
Próximos eventos
inocuidad alimentaria

Publicaciones