¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     
El presidente del Grupo Los Grobo, Gustavo Grobocopatel, sostuvo que el mundo va, en los próximos años, en camino a una situación similar a la que se vivió durante la Revolución Industrial, y consideró que habrá una transformación tecnológica que no destruirá empleos, sino que los creará en nuevas actividades.
Las empresas del futuro van a estar mucho más apalancadas en tecnología. Pasará como en la Revolución Industrial. No habrá menos trabajo, pero se crearán empleos donde antes no los había", proyectó Grobocopatel en una entrevista exclusiva con Télam.
Subrayó que "el país que entienda esta idea será ganador y, el que no, perdedor", y de inmediato recordó que "en la Revolución Industrial hubo ganadores como Inglaterra, y perdedores como China. Argentina puede ser la Inglaterra o la China, depende del camino que tome".
Sostuvo que para estar entre los países ganadores "hay que integrarse al mundo e innovar", y añadió que "no hay que temer a la globalización, sino considerarla una oportunidad".
Para eso "no hay que hacer una apertura de la economía poco inteligente", y consideró preciso "tener una visión de largo plazo y no de los problemas de corto plazo".
Grobocopatel subrayó que "si uno piensa cómo serán las fábricas de automóviles en el futuro, tendrán muy poca gente y muchos robots".
Por eso "el trabajo no se verá en el ensamblado de las piezas sino en la fabricación de los robots", y afirmó que "no habrá producción en serie, sino que las impresoras 3D producirán uno a uno los productos que queremos".
"Si bien las impresoras 3D podrán hacer trabajo en serie, lo que se creará es más trabajo para los diseñadores industriales, y el valor agregado estará en el diseño", estimó Grobocopatel, quien puntualizó que "la ocupación se va ir corriendo así de las tareas que hoy existen a otras que no existen, pero que surgirán a partir de las nuevas tecnologías".
Así advirtió que "si se pretende proteger las tareas que existen hoy y no comenzamos a liderar las nueva tareas, mantendremos actividades que en el futuro no existirán".
"En mi empresa, cambié cinco veces de tareas en los últimos 20 años", ejemplificó el empresario, quien subrayó que en ese tiempo trató de ir adaptándose "a lo que ocurre y leer lo que va pasando".
A su criterio, "en Argentina cada una de las empresas tiene que hacer eso", y puntualizó que "hay casos en los que por ahí ya no va más producir como se lo viene haciendo, sino que el negocio está en darle otro tipo de valor y diseño".
En ese sentido, indicó que "sectores como textil y de calzado, deberían repensar lo que lo hacen actualmente y darle un valor distinto a su producción".
"Yo era productor agropecuario, después armé una empresa de servicios básicos, y posteriormente cambié a otro tipo de servicios, y ahora estoy en el desarrollo de tecnología", destacó Grobocopatel.
En el caso de la agricultura, señaló que "la robotización de los tractores hará que haya menos tractoristas, pero más empleados en fábricas de robots y en el desarrollo de programas de software para los mismos".
También sostuvo que "la metalmecánica irá cambiando su modo de producir a 3D, es decir, habrá más empleados sentados para hacer diseños, que para operar en la línea de montaje".
Asimismo, remarcó que "el ingeniero agrónomo deberá aprender nuevas habilidades y tener conocimiento en nuevas tecnologías".
Fuente: Telam

Otras Noticias

  • Bayer comprará Monsanto esta semana por US$ 63.000 millones

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    La farmacéutica alemana Bayer anunció que el próximo 7 de junio adquirirá la semillera estadounidense Monsanto por US$ 63.000 millones.

    Con todas las autorizaciones en su haber, la firma pidió un crédito de US$ 57.000 millones para financiar su mayor adquisición, la que consideró “un hito estratégico para fortalecer nuestra cartera de negocios de salud y alimentación”, según su presidente, Werner Baumann.

    Adiós Monsanto

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    Todo comenzará a regir dentro de dos meses, cuando se cierre la venta de negocios a BASF, que compró unidades de Bayer por 7.600 millones de euros.

    El acuerdo se realizó para cumplir con las condiciones establecidas por las autoridades reguladoras, por lo que Bayer desinvirtió todo su negocio de semillas de hortalizas, algunos tratamientos para semillas y la granja digital. Además, realizó el traspaso de tres proyectos de investigación en el área de herbicidas y, anteriormente, le vendió el negocio de glufosinato de amonio.

    Cómo sigue el proceso

    Los accionistas de Bayer podrán adquirir por 23 acciones propias 2 acciones nuevas a un precio de 81 euros cada una.

    La compañía alemana al comprar Monsanto pasará a tener 115.000 empleados, descontados los de los negocios desinvertidos, y emitirá deuda en dólares y euros por un volumen de 20.000 millones de euros.

    Fuente: infocampo

     

  • Agroindustria aprobó la soja tolerante a dicamba

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja que contengan los eventos que confieren tolerancia al herbicida.

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja, productos y subproductos derivados de éste que contengan los eventos MON-877Ø8-9 x MON-89788-1.

     

    Los nuevos eventos, MON-877Ø8-9 x MON-89788-1 logrados por Monsanto, le confieren al cultivo tolerancia al herbicida Dicamba. Precisamente, el evento logró la introducción estable del gen dmo que produce la enzima dicamba monooxigenasa la cual oxigena el ácido 2-metoxi-3,6-diclorobenzoico-(Dicamba) impidiendo su acción lo cual le cofiere a la planta, tolerancia al herbicida. Además este evento, se apila con  MON-89788-1 que confiere resistencia a glifosato.

    Previa a la aprobación de los nuevos materiales, se habrían realizado los estudios pertinentes en los cuales la CONABIA y el SENASA habrían dado su visto bueno diciendo que: “los riesgos derivados de la liberación de este organismo vegetal genéticamente modificados (OVGM) en el agroecosistema, en cultivo a gran escala, no son significativamente diferentes de los inherentes al cultivo de soja no GM” y que  “no se encontraron objeciones científicas para su aprobación desde el punto de vista de la aptitud alimentaria humana y animal”,  respectivamente.

    Por lo cual, aquellas variedades que posean estos evento, podrán ser utilizadas como materia prima para su procesamiento agroindustrial y con fines de uso alimentario humano y animal, como cualquier otro evento autorizado.

    Fuente: infocampo

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones