¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Según un estudio del INTA Oliveros, en esa zona se hace un 15% de doble cultivo trigo/soja, 71% de soja de primera y 14% de maíz.

Un estudio efectuado por el INTA Oliveros con el objeto de hacer un seguimiento de los procesos productivos en el sur de Santa Fe y retroalimentar sus proyectos, arrojó una serie de indicadores que resultan muy útiles para el trabajo de extensión con los productores agrícolas.

El régimen de tenencia de la tierra es un aspecto muy importante por su implicancia en la adopción de tecnología, por eso, los investigadores del INTA Oliveros realizaron una encuesta y consultaron a los productores por las tierras de su propiedad como así también por las que alquilaban. “Los valores, en porcentaje, referidos a superficie propia y alquilada muestran que más de la mitad son propietarios que, a su vez, alquilan tierras para producir (58%). Otros datos que surgen del mismo establecen que sólo un 11% se limita a trabajar tierras de su propiedad, mientras que un 31% alquilan”, detallaron desde el INTA.

Desde el punto de vista de la sustentabilidad de los sistemas agrícolas, la planificación de la secuencia de cultivos es un factor clave. En relación a eso, de acuerdo al estudio, en esa zona productiva se hace un 15% de doble cultivo trigo/soja, 71% de soja de primera y 14% de maíz. “Estas cifras indican que en la región analizada, no se realizan las secuencias adecuadas para el uso eficiente de los recursos naturales (suelo, agua, luz, etc.) como así tampoco para un correcto manejo de plagas insectiles y de malezas, entre otros”, indicaron los investigadores.

Si bien un 89% de los productores encuestados fertilizan sus cultivos, se determinó que esta práctica no está basada en un diagnóstico previo que contemple la disponibilidad de los nutrientes en relación a la necesidad del cultivo.

Por eso, será necesario llevar adelante una mayor tarea de extensión en materia de planificación de secuencias de cultivos que contemple la eficiencia del sistema y el cuidado del ambiente.

En cuanto al uso de agroquímicos, el estudio estableció que el 44% de los encuestados deciden por sí mismos sobre las prácticas de control de plagas, y de ese porcentaje, un 63% monitorea sus cultivos. “Este dato indica una tendencia positiva a realizar un manejo integrado de plagas, basando sus decisiones, principalmente en los siguientes criterios: toxicidad para humanos, residualidad y selectividad del producto que utilizan”, señaló el informe.

El 37% restante que no monitorea, tiene en cuenta principalmente las recomendaciones del proveedor, la residualidad del producto y el precio del mismo.

Respecto de las fuentes de información más utilizadas por los productores, las más importantes, de acuerdo a la encuesta, son el asesor privado, las cooperativas y el INTA. “Un 50% mencionó al asesor privado, un 48% al asesor de cooperativas y un 46% al INTA. Se destaca que en el 70% de los casos los productores indicaron que sus asesores estaban vinculados al INTA. Esto respalda la decisión institucional, tomada hace ya mucho tiempo, de considerar a los asesores como actores claves en cualquier estrategia de difusión de tecnología”, destacaron los especialistas de la institución.

El cuestionario utilizado en las encuestas hace referencia a la campaña 2014/2015 pero el período de relevamiento finalizó en febrero del 2016. “Ante las medidas tomadas en diciembre del 2015, que implicaban cambios en la política agropecuaria (retenciones al trigo, maíz y soja), el estudio permitió establecer que podría haber una asociación estadísticamente significativa en las respuestas recibidas antes y después de ese período. Se vio reflejada, especialmente, en cuanto a decisiones futuras sobre la secuencia de cultivos”, explicaron los técnicos. La mayoría de los productores encuestados a partir de diciembre de 2015, respondieron que pensaban cambiar en el futuro su secuencia de cultivos incorporando una mayor proporción de gramíneas.

La investigación fue llevada adelante por Pedro Guglielmone, Silvina Bacigaluppo, Mario Fernández Alsina y Mabel Beatriz Fior.

Fuente: Infocampo

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones