¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La paridad entre la moneda estadounidense y el euro pasó de 1,0730 a 1,0688; el contrato enero de la soja bajó US$ 1,38 y cerró con un precio de 362,20 dólares; también hubo pérdidas para los cereales.

La nueva apreciación del dólar frente al euro, que llevó la paridad de 1,0730 a 1,0688, fue uno de los principales fundamentos bajistas para los granos ayer en la rueda de negocios de la Bolsa de Chicago, por la pérdida de competitividad que general el movimiento de las monedas para las exportaciones de materias primas de los Estados Unidos.

Al cierre de los negocios, las pizarras del mercado mostraron quitas de US$ 1,38 y de 1,29 sobre los contratos enero y marzo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 362,20 y de 365,42 dólares por tonelada.

Por la fortaleza del dólar y por la debilidad de monedas como el real y el peso, los operadores temen que desde enero, cuando se inicie la cosecha de soja en Brasil -el adelanto de la siembra tendrá su correlato en una cosecha anticipada-, las exportaciones sudamericanas irrumpan con fuerza en el mercado, en detrimento de las ventas de los Estados Unidos. Esto, en una campaña estadounidense récord, podría derivar en existencias finales aún superiores a los 13,08 millones de toneladas proyectados por el USDA en su reciente informe mensual.

Las pérdidas de la soja no fueron mayores por la nueva venta de 165.000 toneladas de soja de los Estados Unidos a China, reportada por el USDA en el inicio de la jornada.

En cuanto al maíz, las posiciones diciembre y marzo en Chicago bajaron US$ 1,18 y 1,08, en tanto que sus ajustes fueron de 133,26 y de 136,41 dólares por tonelada. Para el cereal corre la misma lógica que la señalada para la soja. Frente a la cosecha récord estadounidense, el ritmo de las exportaciones será fundamental para lograr evitar un aumento de las existencias finales. Para ese objetivo, la firmeza del dólar frente al euro y la debilidad del real no son buenas noticias.

Por último, la posición diciembre del trigo en Chicago y en Kansas perdió U$ 0,74 y 1,66, mientras que su ajuste resultó de 145,87 y de 148,26 dólares por tonelada, respectivamente.

Mercado local

Por tonelada de soja las fábricas ofrecieron ayer $ 3950 para las terminales de la zona del Gran Rosario, $ 50 menos que ayer. Sólo en contadas operaciones algunos compradores convalidaron hasta 4000 pesos, según el volumen, la calidad y el plazo de descarga. La tónica bajista también comprendió a la soja nueva, que retrocedió de 253 a 250 dólares.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), la posición noviembre de la soja sumó US$ 1,20 y terminó con un ajuste de 262,50 dólares por tonelada, en tanto que el contrato mayo bajó US$ 0,80 al quedar con un valor de 256,80 dólares.

Acerca del maíz, los exportadores pagaron $ 2500 por tonelada disponible para la zona del Gran Rosario; $ 2450 para Bahía Blanca, y $ 2400 para Necochea, sin cambios. El cereal para entregas diferidas hacia el cierre del año osciló de 162 a 165 dólares por tonelada.

El maíz nuevo se mantuvo estable en Rosario y en Bahía Blanca, en 145 dólares por tonelada. El mismo valor fue pagado para Necochea, pero en ese caso implicó una ganancia de 5 dólares. En el Matba, las posiciones diciembre y abril retrocedieron US$ 1,10 y 0,30, en tanto que sus ajustes fueron de 168,50 y de 147,50 dólares.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 2400 y 2700 pesos por tonelada de maíz, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

El trigo se negoció con mejoras de 50 y de 20 pesos para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, dado que las ofertas de los exportadores fueron de 2300 y de 2270 pesos por tonelada, respectivamente. Para el Gran Rosario la propuesta de la demanda se mantuvo en 2250 pesos.

La BCBA indicó que los molinos pagaron entre 2100 y 3000 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

El trigo con entrega entre enero y febrero se negoció a US$ 150 por tonelada para Bahía Blanca y Necochea, sin variantes, en tanto que para el Gran Rosario un comprador pagó hasta 155 dólares, 5 más que en la rueda anterior.

Las pizarras del Matba, mostraron ayer una baja de US$ 0,50 sobre el contrato enero del trigo, cuyo ajuste fue de US$ 144,50 por tonelada, mientras que la posición marzo subió US$ 1 y terminó la rueda con un precio de 155 dólares por tonelada.

Fuente: La Nación

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones