¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

El titular de la Sociedad Rural Argentina planteó los desafíos del sector en relación al creciente número de habitantes y al cambio climático.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) y director por Latinoamérica de la Organización Mundial de Agricultores (OMA), Luis Miguel Etchevehere, habló en la 43ª Asamblea del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), en Roma.

En nombre de los productores a nivel mundial, Etchevehere planteó los desafíos que enfrentan los agricultores con respecto al cambio climático, al tiempo que comprometió sus esfuerzos para avanzar en el abordaje de la seguridad alimentaria y el cuidado del medio ambiente.

"El cambio climático es uno de los mayores retos del mundo en el siglo XXI", afirmó Etchevehere, en el marco de la Asamblea de la CSA que responde a la Asamblea General de las Naciones Unidas, a través de su Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Consejo Económico y Social.

"Con una proyección de 10 mil millones de habitantes para 2050, la producción agrícola también debe aumentar en aproximadamente 70%", señaló Etchevehere. Consecuentemente, consideró fundamental implementar acciones para mitigar los efectos del cambio climático que ponen en riesgo la seguridad alimentaria: "la volatilidad climática, los fenómenos meteorológicos extremos y los cambios de temperatura cada vez más frecuentes, ponen aún más en peligro la viabilidad de la agricultura, la forestación y la infraestructura rural alrededor del mundo".

"Los productores estamos comprometidos en el esfuerzo de producir más alimentos con menos. Además, podemos generar energía renovable, a través de la gestión y almacenamiento de carbono en los suelos y la vegetación".

Al respecto, Etchevehere destacó: "Ayudar a los agricultores para la conservación de recursos naturales, como el agua y la tierra, debe ser considerada una prioridad, que también tendrá un impacto positivo en la alimentación de una población mundial en crecimiento, el mantenimiento y la mejora de la biodiversidad, y la prestación de servicios cruciales de los ecosistemas".

"Debemos liderar y estar en el centro del diseño de las estrategias de mitigación y de adaptación en pos de sistemas agrícolas más resilientes y productivos", aseguró.

Propuestas de la Organización Mundial de Agricultores (OMA) para combatir el cambio climático y fomentar sistemas alimentarios sostenibles

Sobre el final de su exposición, Etchevehere detalló las siguientes acciones, consensuadas en el marco de la OMA:

- Medidas de apoyo a la agricultura climáticamente inteligente que ofrece ganancias de al menos tres veces en el aumento de la producción de alimentos, la mitigación y la adaptación al cambio climático.

- Elaboración e implementación de un marco de financiación ambicioso, en particular para los agricultores de los países en desarrollo, en base a un enfoque sobre incentivos positivos en colaboración con todos los agricultores y cooperativas.

- Incrementar significativamente la inversión en la agricultura y el desarrollo de tecnologías a costos accesibles a los agricultores.

- El establecimiento de asociaciones eficaces para la cooperación entre los múltiples agentes interesados,  con los agricultores y productores forestales, teniendo a las organizaciones de agricultores en el centro de la misma.

- La transición de los procesos de gestión de crisis hacia los de gestión de riesgos,  a través de: el desarrollo de estrategias nacionales en la de gestión de riesgos; asegurando que la agricultura recibe la asignación de agua adecuada para desarrollarse; la construcción de la capacidad de recuperación de las tierras agrícolas a las inundaciones y la sequía; el desarrollo de herramientas para la gestión de los recursos hídricos para usos múltiples.

- El reconocimiento del papel sostenible de la bioenergía en las reglas contables para la mitigación.

- Asegurar una base sólida y robusta con un enfoque justo y equilibrado para construir la confianza necesaria en la inclusión de la agricultura  en la Agenda de Desarrollo 2030.

 

Fuente: Infocampo

04. Etchevehere: "La producción agrícola debe aumentar 70% hacia 2050"

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones