¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La implementación de tecnologías innovadoras para el mejoramiento de la calidad de aceites vegetales de gran producción en la región es una de las líneas de investigación en la que trabaja la doctora en Ciencias Biológicas Yanina Rossi, en los laboratorios de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), en Argentina. En ese marco, buscan conocer el efecto de la aplicación de pre-tratamientos enzimáticos sobre el rendimiento y la calidad del aceite en procesos de extracción por prensado de semillas oleaginosas regionales, como así también el agregado de antioxidantes naturales obtenidos a partir de subproductos de la industria.

Con estos estudios pretenden mejorar el rendimiento y la calidad final de los aceites vegetales, diversificar las alternativas productivas, agregar valor y promover el desarrollo de actividades agroindustriales de la región.

“La primera matriz que trabajaremos es el maní; también vamos a utilizar el tegumento, que es un desecho en la industria para obtener antioxidantes y luego incorporarlo en productos alimenticios, estamos analizando hacerlo en productos lácteos y en aceites”, comentó Rossi a Argentina Investiga. Esta aplicación en alimentos buscará darle valor agregado al producto en relación a su calidad y a sus propiedades funcionales.

En el organismo existe un proceso normal de producción de especies reactivas de oxígeno regulado por el sistema biológico; “el problema se genera cuando está exacerbado y deja de ser controlado, lo cual genera estrés oxidativo, como sucede en varias patologías”. Los antioxidantes muestran una gran capacidad para captar estos compuestos tóxicos causantes del estrés oxidativo y resultan beneficiosos para la salud al actuar como “agentes protectores frente a cáncer, desórdenes cardiovasculares, inflamatorios y neurodegenerativos”. La investigadora destacó que lo importante es que “son de origen natural, a diferencia de lo que se ve en el mercado, que son sintéticos en su mayoría y acarrean reacciones adversas en el organismo”.

El proceso de extracción de antioxidantes (polifenoles), procedentes del tegumento de maní, consistirá en la utilización de fluidos a alta temperatura y presión, sistema de extracción de menor impacto ambiental y menor costo. Por otra parte, analizarán “cómo sería el efecto de tratamientos pre-enzimáticos sobre los granos que tienen acumulado el aceite en el maní”. Mediante los procesos de extracción habituales en que se obtiene el aceite de maní para el consumo, su aspecto y sabor no compiten con los de otros aceites, como el de oliva y el de girasol, por eso también buscarán mejorar su calidad, de manera de evitar el tostado con la utilización de enzimas, previo a realizar el prensado y obtener así una mejora en la calidad y la presentación del producto.

Rossi es bioquímica farmacéutica y se doctoró en Ciencias Biológicas en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) a partir de su trabajo en el modo y mecanismo de acción de insecticidas naturales contra la mosca doméstica a partir de plantas comestibles y nativas. Este trabajo lo realizó bajo la dirección de la doctora Sara Palacios. Luego realizó un posdoctorado relacionado a alimentos con el doctor Daniel Wunderlin, en un proyecto que investigó los antioxidantes en el olivo.

Al ser consultada acerca de su campo de estudio puntualizó: “La temática de los alimentos es lo que más me atrae. Quería ver en qué línea innovar y cuando me radiqué en Villa María pensé en algo para su aplicación en la región, porque siempre busqué que las investigaciones puedan aplicarse”.

El trabajo, llamado “Desarrollo y evaluación de tecnologías innovadoras para el mejoramiento de la calidad de aceites vegetales” cuenta con la dirección del doctor Damián Maestri, investigador independiente de Conicet IMBIV, y la co-dirección del doctor Alejandro Lespinard, investigador asistente del CIT local. (Fuente: ARGENTINA INVESTIGA/DICYT)

Fuente: noticiasdelaciencia.com, 15/06/16

Otras Noticias

  • Bayer comprará Monsanto esta semana por US$ 63.000 millones

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    La farmacéutica alemana Bayer anunció que el próximo 7 de junio adquirirá la semillera estadounidense Monsanto por US$ 63.000 millones.

    Con todas las autorizaciones en su haber, la firma pidió un crédito de US$ 57.000 millones para financiar su mayor adquisición, la que consideró “un hito estratégico para fortalecer nuestra cartera de negocios de salud y alimentación”, según su presidente, Werner Baumann.

    Adiós Monsanto

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    Todo comenzará a regir dentro de dos meses, cuando se cierre la venta de negocios a BASF, que compró unidades de Bayer por 7.600 millones de euros.

    El acuerdo se realizó para cumplir con las condiciones establecidas por las autoridades reguladoras, por lo que Bayer desinvirtió todo su negocio de semillas de hortalizas, algunos tratamientos para semillas y la granja digital. Además, realizó el traspaso de tres proyectos de investigación en el área de herbicidas y, anteriormente, le vendió el negocio de glufosinato de amonio.

    Cómo sigue el proceso

    Los accionistas de Bayer podrán adquirir por 23 acciones propias 2 acciones nuevas a un precio de 81 euros cada una.

    La compañía alemana al comprar Monsanto pasará a tener 115.000 empleados, descontados los de los negocios desinvertidos, y emitirá deuda en dólares y euros por un volumen de 20.000 millones de euros.

    Fuente: infocampo

     

  • Agroindustria aprobó la soja tolerante a dicamba

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja que contengan los eventos que confieren tolerancia al herbicida.

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja, productos y subproductos derivados de éste que contengan los eventos MON-877Ø8-9 x MON-89788-1.

     

    Los nuevos eventos, MON-877Ø8-9 x MON-89788-1 logrados por Monsanto, le confieren al cultivo tolerancia al herbicida Dicamba. Precisamente, el evento logró la introducción estable del gen dmo que produce la enzima dicamba monooxigenasa la cual oxigena el ácido 2-metoxi-3,6-diclorobenzoico-(Dicamba) impidiendo su acción lo cual le cofiere a la planta, tolerancia al herbicida. Además este evento, se apila con  MON-89788-1 que confiere resistencia a glifosato.

    Previa a la aprobación de los nuevos materiales, se habrían realizado los estudios pertinentes en los cuales la CONABIA y el SENASA habrían dado su visto bueno diciendo que: “los riesgos derivados de la liberación de este organismo vegetal genéticamente modificados (OVGM) en el agroecosistema, en cultivo a gran escala, no son significativamente diferentes de los inherentes al cultivo de soja no GM” y que  “no se encontraron objeciones científicas para su aprobación desde el punto de vista de la aptitud alimentaria humana y animal”,  respectivamente.

    Por lo cual, aquellas variedades que posean estos evento, podrán ser utilizadas como materia prima para su procesamiento agroindustrial y con fines de uso alimentario humano y animal, como cualquier otro evento autorizado.

    Fuente: infocampo

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones