¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La ley 27.191 y su respectiva reglamentación, contenida en el decreto 531/2016, marcan el rumbo hacia una matriz energética sustentable y competitiva, integradora del conjunto de la economía productiva, del desarrollo industrial, del trabajo y del consumo.

Según los cálculos de la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader), en los próximos 5 años, el sector de las energías renovables podría crear alrededor de 60.000 nuevos empleos.

En este sentido, si las energías renovables despegan en nuestro país, también lo hará la generación de puestos de trabajo, la mano de obra calificada y las oportunidades de desarrollo industrial -en especial para las pymes-, al explotar la excelencia y abundancia de los recursos naturales que poseemos.

El proceso productivo en relación con las energías renovables puede subdividirse en dos categorías de actividad, que configuran empleos de diferente índole. Por un lado, la rama de construcción e instalación que incluye aquellos trabajos necesarios para la ejecución de plantas energéticas y, por otro, los de operación y mantenimiento para efectuar todo aquello relacionado con las instalaciones y la gestión de dichas plantas.

Cabe aclarar que el empleo creado gracias a las energías renovables depende del desarrollo de proyectos relacionados con dicho sector: mientras se instale más energía renovable en el país, mayor será el volumen de empleo en la Argentina.

A nivel internacional, en el informe de 2015 sobre Energía Renovable y Empleo, la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena) estimó que hay 7,7 millones de puestos de trabajo directos e indirectos en el sector de la energía renovable en 2014, teniendo en cuenta a la biomasa, biocombustibles líquidos, biogas, geotérmica, pequeñas hidroeléctricas, solares fotovoltaicos, energía solar concentrada, calefacción solar y energía eólica.

Otro de los estudios de la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena) pronostica que para 2030 cerca de 24 millones de personas podrían ser empleadas por el sector en el mundo, lo cual significa más del doble que el número actual.

A nivel nacional, Cader, en la plataforma de Escenarios Energéticos, afirma que las energías renovables generan más puestos de trabajo que las convencionales, especialmente en biomasa, biogás, biocombustibles e instalación de energías renovables distribuidas, así como también en pequeñas fotovoltaicas.

Mientras que un parque eólico podría emplear un promedio de 7,7 personas por MW de potencia y una granja solar, un promedio de 6,9 personas, la generación por gas o fuentes nucleares es de tan sólo 1,15 empleos.

La nueva ley, sancionada en septiembre de 2015 por unanimidad en ambas Cámaras, nació fuerte: cuenta con el respaldo político que le otorga un consenso legislativo mayoritario y, a la vez, con un pulso ejecutivo dinámico desde la flamante Subsecretaría de Energías Renovables, cuyo titular, el Ingeniero Sebastián Kind, es uno de los principales impulsores de la norma.

La capacidad de generación de empleo a partir de su aplicación es un argumento más para apoyar esta iniciativa en la Argentina y por fin comprometernos todos para cambiar la matriz energética de cara a un mundo mejor y un futuro más renovable.

Fuente: lanacion.com.ar, 5/06/16

Otras Noticias

  • Bayer comprará Monsanto esta semana por US$ 63.000 millones

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    La farmacéutica alemana Bayer anunció que el próximo 7 de junio adquirirá la semillera estadounidense Monsanto por US$ 63.000 millones.

    Con todas las autorizaciones en su haber, la firma pidió un crédito de US$ 57.000 millones para financiar su mayor adquisición, la que consideró “un hito estratégico para fortalecer nuestra cartera de negocios de salud y alimentación”, según su presidente, Werner Baumann.

    Adiós Monsanto

    Bayer informó además que la empresa fusionada se llamará Bayer, por lo que Monsanto desaparecerá como nombre empresarial aunque sus productos sí lo conservarán.

    Todo comenzará a regir dentro de dos meses, cuando se cierre la venta de negocios a BASF, que compró unidades de Bayer por 7.600 millones de euros.

    El acuerdo se realizó para cumplir con las condiciones establecidas por las autoridades reguladoras, por lo que Bayer desinvirtió todo su negocio de semillas de hortalizas, algunos tratamientos para semillas y la granja digital. Además, realizó el traspaso de tres proyectos de investigación en el área de herbicidas y, anteriormente, le vendió el negocio de glufosinato de amonio.

    Cómo sigue el proceso

    Los accionistas de Bayer podrán adquirir por 23 acciones propias 2 acciones nuevas a un precio de 81 euros cada una.

    La compañía alemana al comprar Monsanto pasará a tener 115.000 empleados, descontados los de los negocios desinvertidos, y emitirá deuda en dólares y euros por un volumen de 20.000 millones de euros.

    Fuente: infocampo

     

  • Agroindustria aprobó la soja tolerante a dicamba

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja que contengan los eventos que confieren tolerancia al herbicida.

    Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de soja, productos y subproductos derivados de éste que contengan los eventos MON-877Ø8-9 x MON-89788-1.

     

    Los nuevos eventos, MON-877Ø8-9 x MON-89788-1 logrados por Monsanto, le confieren al cultivo tolerancia al herbicida Dicamba. Precisamente, el evento logró la introducción estable del gen dmo que produce la enzima dicamba monooxigenasa la cual oxigena el ácido 2-metoxi-3,6-diclorobenzoico-(Dicamba) impidiendo su acción lo cual le cofiere a la planta, tolerancia al herbicida. Además este evento, se apila con  MON-89788-1 que confiere resistencia a glifosato.

    Previa a la aprobación de los nuevos materiales, se habrían realizado los estudios pertinentes en los cuales la CONABIA y el SENASA habrían dado su visto bueno diciendo que: “los riesgos derivados de la liberación de este organismo vegetal genéticamente modificados (OVGM) en el agroecosistema, en cultivo a gran escala, no son significativamente diferentes de los inherentes al cultivo de soja no GM” y que  “no se encontraron objeciones científicas para su aprobación desde el punto de vista de la aptitud alimentaria humana y animal”,  respectivamente.

    Por lo cual, aquellas variedades que posean estos evento, podrán ser utilizadas como materia prima para su procesamiento agroindustrial y con fines de uso alimentario humano y animal, como cualquier otro evento autorizado.

    Fuente: infocampo

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones