¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La tortilla empieza a freírse. En pocos instantes los tacos dorados están listos y el aceite quemado se dispone al drenaje, como es costumbre. Sin embargo, este común ingrediente de cocina es capaz de mover un camión completo. Es por eso que la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), en México. le apuesta a la fabricación de biocombustible a base de aceite de cocina reciclado.

Desde 2014 la UAG, a través del Centro de Sustentabilidad y Energía Renovable (CSER), cuenta con su propia planta de biodiesel, la cual abastece de este combustible a dos camiones de la casa de estudios.

De la recolección del aceite usado en las cafeterías de la universidad y cinco restaurantes, las tres personas que trabajan en la planta producen un promedio de 200 litros al mes, con los cuales se completa una mezcla donde el biodiesel ocupa el 20 por ciento de los tanques.

El ingeniero Jesús Uriarte Camacho, líder del proyecto, señaló que la tecnología de la planta fue desarrollada en su totalidad dentro de la universidad. Las instalaciones permiten producir hasta 60 mil litros al mes a partir de la misma cantidad de aceite de cocina reciclado.

Cabe señalar que la planta de la UAG elabora un biodiesel que, a decir del investigador, se asemeja mucho al diesel fósil, para facilitar la utilización del producto en motores diseñados para funcionar con una mezcla de diesel.

El biodiesel permite que las emisiones tóxicas, gases de efecto invernadero y demás contaminantes que emite un vehículo se reduzcan desde 60 hasta 80 por ciento, además de que fomenta la conservación del agua al evitar que el aceite sea dispuesto en el drenaje.

La materia prima para elaborar el biodiesel puede ser extraída de plantas, siendo las más comunes la higuerilla, la jatrofa y la palma de aceite. También se pueden utilizar el cártamo, el maíz y la canola, aunque existe un debate sobre la ética de utilizar como base para producción de biodiesel plantas que sirvan para consumo humano.

Asimismo se puede elaborar biodiesel utilizando desperdicios animales, y aceite residual de cocina.

Se vienen tecnologías superiores

A pesar de que México está en las primeras etapas para la producción y utilización de biodiesel, en varios países del mundo éste comienza a ser una tecnología superada por nuevos descubrimientos. Uno de éstos son las celdas de hidrógeno, que sirven para obtener electricidad a partir de la separación de la molécula del agua.

En países como Brasil, Argentina y Alemania ya se comienza a priorizar este tipo de energía sustentable por sobre el biodiesel, ya que no produce ningún tipo de contaminante. “Es la tecnología del futuro; su eficiencia es el doble de cualquier motor de combustión interna”, asegura el ingeniero.

Sin embargo, en materia de energías sustentables “para pasar de A aC se tiene que pasar por la B, y la B es el biodiesel”, señaló Uriarte Camacho. “Tenemos que transitar. Si nos retrasamos demasiado tal vez nos retrasemos también en otras tecnologías. Son temas que culturalmente toman tiempo”.

El experto confía en que la Reforma Energética brinde un espacio para el crecimiento del uso del biodiesel, así como la implementación de programas y políticas públicas que obliguen a la mezcla de diesel con biodiesel para vehículos automotores, a fin de evitar la excesiva contaminación.

Uriarte Camacho señaló que el biodiesel es una buena opción para comercializar, siempre y cuando los volúmenes de venta sean grandes. “La rentabilidad del biodiesel es muy poca o nula con producción por debajo de 10 mil litros mensuales. Cuando vendes por volumen, de 100 mil litros o más al mes, ya se obtiene una utilidad muy considerable y se convierte en una opción económicamente viable”.

Sin embargo, el investigador advirtió que se requieren de inversiones fuertes y tiempos prolongados para que el negocio del biodiesel florezca, ya que en el caso de los cultivos, el nivel de producción óptimo se alcanza del tercer al quinto año luego de la siembra.

En tanto, la universidad está buscando establecer relación con el gobierno jalisciense para iniciar el uso de biodiesel en las flotillas de municipios, para luego abastecer a las unidades de transporte público de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

“Se tiene la expectativa de presentar la producción de biodiesel como un proyecto de negocio”, apuntó el ingeniero, quien señaló que empresas como Kenword y Coca Cola están interesadas en comprar a la planta universitaria. (Fuente: Montserrat Muñoz/Agencia Informativa Conacyt)

Fuente: Noticias de la ciencia

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones