Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Científicos del grupo de Biorreactores BIO-110 de la Universidad de Granada y de la Universidad de Campinas (Brasil) anuncian la obtención de un biodiesel más efectivo a partir de una mezcla de aceite de pescado (42.1%) y aceite de fritura (57.9%).

El trabajo, que ha analizado trece combinaciones distintas con diferentes aceites, ha sido publicado en la revista Fuel Processing Technology. Otra universidad en Brasil, la petrolera Petrobras y la FAO también investigan o promueven el aceite de pescado como materia prima de biocarburantes.

La Universidad de Granada dio a conocer la semana pasada los resultados de un trabajo de investigación publicado en la revista Fuel Processing Technology en el que científicos del grupo de Biorreactores BIO-110 de la Universidad de Granada y de la Universidad de Campinas (Brasil) estudian las propiedades del biodiesel producido a partir de mezclas de aceites de pescado, de palma y de fritura. El resultado es “un biodiesel más efectivo a partir de una mezcla de aceite de pescado (42.1%) y de fritura (57.9%)”. “Estos subproductos, que se producen en la industria pesquera y en los domicilios y restaurantes locales, permiten conseguir un biodiesel más resistente a la oxidación, sin perjudicar demasiado sus propiedades en frío”, destacan desde la universidad.

El trabajo conllevó la combinación de trece mezclas diferentes de estos tipos de aceite en distintas proporciones, además del biodiesel de los aceites puros, y la posterior producción del biocarburante “a partir de un proceso en dos etapas: esterificación ácida y transesterificación básica”. En el comunicado de la Universidad de Granada afirman que “hasta la fecha se había obtenido biodiesel con buenas propiedades a partir de aceite de pescado, pero presentaba una baja estabilidad oxidativa, debido a su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados”.

Conseguir mayor estabilidad a la oxidación

Pedro Jesús García, del departamento de Ingeniería Química, asegura que “la oxidación del biodiesel es indeseable porque aumenta la viscosidad y da lugar a la formación de sustancias insolubles, lo que puede provocar obturaciones de bombas y tuberías”. Para mejorar la estabilidad a la oxidación se emplean diferentes estrategias, como la adicción de antioxidantes o la utilización de aceites vegetales oxidativamente estables como materias primas. Según los investigadores, el aceite de palma presenta una alta estabilidad a la oxidación debido a su alto contenido en ácidos grasos saturados y el de fritura, además de una mayor estabilidad oxidativa que el de pescado, es una materia prima barata que permite reducir los costes de su tratamiento como residuo.

No es la primera vez que en España se investiga sobre la utilización del aceite procedente de subproductos de la industria pesquera para producir biodiesel. En 2007 el Centro Tecnológico Nacional de Conservación de Productos de Pesca (Anfaco-Cecopesca) inició un estudio del aprovechamiento de la grasa del pescado presente en las aguas residuales de la industria conservera para la fabricación del biocarburante. Fuera de España, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ve las tecnologías de conversión de estos aceites en biodiésel como una manera de “proporcionar medios de subsistencia, producción local de energía y evitar las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Fuente: www.energias-renovables.com

Documento sin título
 
Capacitación ASAGA
Próximos eventos
inocuidad alimentaria

Publicaciones