¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Cuenta con un poderoso complejo industrial oleaginoso con una capacidad de procesamiento de 205.000 toneladas/día de semillas oleaginosas, el tercero a nivel mundial.

La economía de los Estados Unidos de América es una de las más importantes a nivel mundial. Esta nación cuenta con una superficie de 9,83 millones de kilómetros cuadrados y una población que supera los 300 millones de habitantes. Es el cuarto país con mayor superficie del mundo y el tercero en población. Está compuesto por 50 poderosos estados y un distrito federal. Su PIB (Producto Interno Bruto) nominal ascendía en marzo de 2014 a 17.2 billones de dólares, lo cual representa aproximadamente el 25% del PIB nominal mundial. El PIB per cápita asciende a unos 48.000 U$S, siendo el séptimo más significativo en el mundo. Cuenta con el mayor mercado financiero del planeta y su moneda es el patrón de referencia mundial en los mercados monetarios internacionales.  Participa con el 20% de la producción manufacturera mundial y es una potencia económica, científico-tecnológica, militar y espacial.

En lo referido al mercado mundial de semillas oleaginosas, Estados Unidos de América también es una potencia. Es el principal productor mundial con 93 millones de toneladas según datos de la campaña 2013/2014. En segundo lugar se encuentra Brasil y, tercero, Argentina. En la actual campaña 2014/2015, la producción estadounidense de semilla de soja habría alcanzado la cifra record de 115 millones de toneladas.

Por tal motivo, en la presente nota realizaremos una breve radiografía del mercado de productos oleaginosos de los Estados Unidos de América, puntualizando el análisis sobre: a) el crushing de semillas oleaginosas, b) la producción, consumo doméstico y comercio exterior de aceites y grasas, c) producción, consumo doméstico, exportaciones e importaciones de harinas oleaginosas.

Analicemos en primer lugar el crushing de semillas oleaginosas en Estados Unidos. Como puede verse el principal producto que tritura el complejo industrial americano es el poroto de soja. En el año 2014, el gran país del norte de América molió cerca de 47 millones de toneladas de soja, casi un millón de toneladas más que en el año 2013. El resto de los productos ocupan posiciones de menor relevancia como es el caso de la semilla de colza donde se muelen cerca de 1.753.000 toneladas en el año y la semilla de algodón con 1.649.000 toneladas. El poroto de soja es responsable del 91% de la molienda de semillas oleaginosas en los Estados Unidos, la cual en el año 2014 habría ascendido a 51,3 millones de toneladas a nivel país.

Sin dudas, el complejo industrial oleaginoso de USA es soja-dependiente. Este conjunto de fábricas aceiteras tiene una capacidad de procesamiento de 205.000 toneladas/día de semillas oleaginosas, algo inferior a la que registra la Republica Argentina (206.931 Tn/día) y a la de China (la más importante a nivel mundial) con 360 mil tn/día. Es preciso destacar que la capacidad de molienda de China computa plantas activas como inactivas.

Miremos ahora la producción de aceites y grasas de los Estados Unidos con el consumo de su mercado interno. El aceite de soja es el producto más relevante de la industria de aceites y grasas estadounidense con 9 millones de toneladas de producción en el año 2014. Esta producción se destina –casi en su totalidad- al mercado interno norteamericano, el cual consume aproximadamente 8.500.000 toneladas. El aceite de soja tiene una participación -en términos relativos- del 53% en la producción total de aceites y grasas de dicho país. En segundo lugar se encuentra la producción de sebos y grasas con 3,4 millones de toneladas (2014), también destinada principalmente a los consumidores de ese país: cerca de 2,9 millones de toneladas de este bien se consumen dentro de las fronteras de USA. El tercer producto más importante para industria de aceites y grasas de Estados Unidos es el aceite de maíz con una producción en el 2014 de 1,8 millones de toneladas.

Al chequear producto por producto, las cantidades producidas con sus consumos domésticos se desprende la siguiente conclusión: casi toda la producción de aceites y grasas de los Estados Unidos está dirigida a satisfacer su enorme mercado interno. Esta información puede corroborarse también con las cifras de exportaciones e importaciones de aceites y grasas de esta nación. En lo referido a exportaciones, USA apenas comercializa en el exterior un total de 2,4 millones de toneladas de aceites y grasas, una cifra por cierto muy exigua. La misma está compuesta por 896.000 toneladas de aceite de soja como principal producto. Pensemos que Argentina en el año 2013 despachó al exterior 4.361.000 toneladas de aceite de soja, de manera tal que nuestro país –en ese año- prácticamente quintuplicó las exportaciones estadounidenses.

Los dos productos que le siguen al aceite de soja en materia de exportaciones fueron “sebos y grasas” con 571.000 toneladas despachadas en el 2014 y aceite de maíz con 392 mil toneladas remitidas al exterior. Esta última cifra es ínfima, teniendo en cuenta lo que es Estados Unidos en materia de producción de maíz. En efecto, se prevé que en la campaña 2014/2015 USA producirá unas 361 millones de toneladas de este cereal, en el marco de una producción mundial de 988 millones de toneladas. Afectará aproximadamente unas 130 millones de toneladas de maíz a la producción de etanol. De allí que vender todos los años unas 400.000 toneladas de aceite de maíz no luce como una cifra significativa.

En materia de importaciones de aceites y grasas, hay un hecho que llama la atención. Es la compra de aceite de colza y palma en magnitudes que superan el millón de toneladas con destino al mercado interno estadounidense. De todos modos, el total de compras externas es bajo: cerca de 4 millones de toneladas. Evidentemente, Estados Unidos es un país autosuficiente –en líneas generales- en materia de aceites y grasas con bajas exportaciones. 

Evaluemos a continuación la situación en Estados Unidos de las harinas oleaginosas. El bien que sobresale de manera excluyente en la producción nacional de este rubro es la harina de soja. El 94% de la producción total de harinas oleaginosas del año 2014 corresponde a este bien. Estados Unidos produjo cerca de 37 millones de toneladas de harina de soja en el 2014 sobre una producción total de harinas del orden de las 39 millones de toneladas anuales. De estos 37 millones producidos, USA destinó 27 millones de tn. de harina de soja al mercado interno (para alimentación animal) y algo más de 10 millones de toneladas se vendió en el exterior.

Estas 10 millones de toneladas exportadas de harina de soja se suman a las más de 40 millones de toneladas de poroto de soja que Estados Unidos exportó en el último año, principalmente a China. El país asiático le compra actualmente entre el 58 y el 62% del total de las exportaciones estadounidenses de poroto de soja.

Otro producto que merece un párrafo adicional es la harina de colza. Como Estados Unidos tiene un consumo doméstico de 4,2 millones de toneladas y una mínima producción local, se ve necesitado de importar cerca de 3,3 millones de toneladas en el año 2014.

En síntesis y a modo de conclusión, podemos expresar lo siguiente:

a) Estados Unidos de América es una potencia en el mercado mundial de semillas oleaginosas, siendo el principal productor mundial, seguido por Brasil y Argentina. Principalmente por su producción de poroto de soja.

c) Este complejo industrial muele principalmente poroto de soja. Trituró casi 47 millones de toneladas en el año 2014, representando el 91% de la molienda total de semillas oleaginosas de este país.

d) En materia de aceites y grasas, Estados Unidos es un país autosuficiente que produce principalmente para cubrir las necesidades de su mercado interno. Son irrelevantes sus exportaciones de aceites y grasas.

e) En materia de harinas oleaginosas, el principal bien que produce es harina de soja (37 millones de toneladas en el 2014). El resto de los productos tienen escasa relevancia en la producción total de harinas.

f) Hay una importante producción de harina de soja que se destina el mercado interno para alimentación animal: cerca de 27 millones de toneladas en el año 2014.

f) Las exportaciones estadounidenses están compuestas por casi 10 millones de toneladas anuales  exportadas de harina de soja a las que se suman unas 40 millones de toneladas de poroto de soja que Estados Unidos. El principal comprador de poroto es China.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones