¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

En el Cono Sur, que lidera la producción mundial de soja, la baja en las cotizaciones de los granos reduce la inversión tecnológica y obliga a ajustar costos, pero en Brasil y la Argentina la oleaginosa sumará más hectáreas.

Con la campaña en marcha, la potente agricultura del Cono Sur, que concentra el 60% de la producción mundial de soja, comienza a definir algunas tendencias de peso que van a influir, durante los próximos meses, en el mercado mundial de granos.

El gigante brasileño podría sembrar algo más de las 56 millones de hectáreas que implantó la campaña pasada y alcanzar un máximo de 58 millones de hectáreas,  según el último informe de la Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (Conab), pero la falta de lluvias en algunas regiones y la mala coyuntura de precios pueden jugar en contra.

“En el caso del maíz, el menor nivel de precios y la falta de fluidez del mercado son las principales causas que permiten proyectar una merma de área. En ese sentido, los productores están optando por probar con variedades de soja precoces con el fin de capturar ingresos vía la oleaginosa y luego sembrar el maíz safriña (fuera de época)”, indica el primer reporte del Rally Agrícola, un grupo de técnicos y productores, nucleados por la consultora Globaltecnos, que recorrerán lotes de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia con el objetivo de seguir de cerca el pulso de esta campaña y generar información.

Tomando los lotes que deja libre el maíz, la soja ocupará unas 31 millones de hectáreas en Brasil, lo que representaría casi un 5% más que la superficie que se implantó la campaña pasada. Pero, la falta de lluvias viene retrasando las labores de implantación en importantes zonas productoras, principalmente en los estados del sur y el centro oeste.

“Hay que tener en cuenta que los retrasos serán determinantes no sólo por la posible merma en producción para el cultivo de soja, sino también por los efectos potenciales al maíz safriña, que aporta cerca del 60% del total del cereal brasilero”, advierte el reporte.

En la Argentina, los productores comenzaron a sembrar con un panorama complejo.  “El contexto de inflación y un tipo de cambio cuya tasa de depreciación no evoluciona de acuerdo a lo que indicarían los factores macro, están hoy condicionando la estructura de costos y los flujos proyectados”, reconoce el informe.

El problema es que el esquema de retenciones fijas en un contexto de baja de los precios de los granos dejó los números en “rojo” y está condicionando la elección del cultivo y la inversión tecnológica.

El maíz es el que más retrajo su participación. Las cifras oficiales proyectan una caída del 9% (se implantarían 5,5 millones de hectáreas), en comparación con el ciclo pasado, y las bolsas de entre el 15% y el 20%.

La soja volvería a levantar su superficie y alcanzaría las 20,6 millones de hectáreas (casi un 2% más que la campaña anterior), de acuerdo a las estimaciones del Ministerio de Agricultura (las bolsas proyectan un crecimiento del cultivo del 3%). Ya se sembró la mitad del área pronosticada. Las importantes lluvias que recibió la provincia de Buenos Aires complicaron la siembra de la oleaginosa. A esta altura del año pasado ya se había implantado el 56% del cultivo, contra el 34% que se logró esta campaña.

En Paraguay, la agricultura creció un 15% en los últimos cinco años (pasó de 4,6 millones de hectáreas a 5,3 millones de hectáreas). En este ciclo se proyecta que la superficie con soja sería similar a la del ciclo 2013/14 (oscilaría alrededor de las 3,5 millones de hectáreas). “Hay problemas climáticos en implantación, además de un menor desarrollo vegetativo observado, estos son los factores biológicos. Pero la variable precio no tracciona fuertemente como en los ciclos precedentes”, reconoce el reporte.

Los uruguayos sembrarían un 3,2% menos que el año pasado, con una superficie implantada con cultivos de 1,47 millones de hectáreas, según los datos del Ministerio de Agricultura de ese país.  La soja ocuparía 1,26 millones de hectáreas. “La baja del precio, junto a costos que no retrocedieron en relación, son los vectores que dan origen a esta retracción”, advierte el informe, que reconoce que con estos números, al igual que sucede en la Argentina, los arrendamientos también son inviables en varias zonas productivas de Uruguay.

El marco de precios también afecta a los productores bolivianos, que están organizando sus esquemas para optimizar la asignación de los recursos y bajar costos, sobre todo los de transporte, un grave cuello de botella durante los picos de cosecha por la falta de infraestructura. Se prevé que sembrarían 950.000 hectáreas con soja de “verano” y ahora están cosechando unas 280.000 hectáreas que implantaron en el otoño, ya que en Bolivia se puede hacer soja de “invierno”.

Habrá que seguir de cerca estas tendencias para ver cómo evoluciona un bloque que es líder en producción de soja y que también mueve el amperímetro en el mercado mundial del maíz.

Fuente: Clarín Rural

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones