¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

En el Cono Sur, que lidera la producción mundial de soja, la baja en las cotizaciones de los granos reduce la inversión tecnológica y obliga a ajustar costos, pero en Brasil y la Argentina la oleaginosa sumará más hectáreas.

Con la campaña en marcha, la potente agricultura del Cono Sur, que concentra el 60% de la producción mundial de soja, comienza a definir algunas tendencias de peso que van a influir, durante los próximos meses, en el mercado mundial de granos.

El gigante brasileño podría sembrar algo más de las 56 millones de hectáreas que implantó la campaña pasada y alcanzar un máximo de 58 millones de hectáreas,  según el último informe de la Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (Conab), pero la falta de lluvias en algunas regiones y la mala coyuntura de precios pueden jugar en contra.

“En el caso del maíz, el menor nivel de precios y la falta de fluidez del mercado son las principales causas que permiten proyectar una merma de área. En ese sentido, los productores están optando por probar con variedades de soja precoces con el fin de capturar ingresos vía la oleaginosa y luego sembrar el maíz safriña (fuera de época)”, indica el primer reporte del Rally Agrícola, un grupo de técnicos y productores, nucleados por la consultora Globaltecnos, que recorrerán lotes de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia con el objetivo de seguir de cerca el pulso de esta campaña y generar información.

Tomando los lotes que deja libre el maíz, la soja ocupará unas 31 millones de hectáreas en Brasil, lo que representaría casi un 5% más que la superficie que se implantó la campaña pasada. Pero, la falta de lluvias viene retrasando las labores de implantación en importantes zonas productoras, principalmente en los estados del sur y el centro oeste.

“Hay que tener en cuenta que los retrasos serán determinantes no sólo por la posible merma en producción para el cultivo de soja, sino también por los efectos potenciales al maíz safriña, que aporta cerca del 60% del total del cereal brasilero”, advierte el reporte.

En la Argentina, los productores comenzaron a sembrar con un panorama complejo.  “El contexto de inflación y un tipo de cambio cuya tasa de depreciación no evoluciona de acuerdo a lo que indicarían los factores macro, están hoy condicionando la estructura de costos y los flujos proyectados”, reconoce el informe.

El problema es que el esquema de retenciones fijas en un contexto de baja de los precios de los granos dejó los números en “rojo” y está condicionando la elección del cultivo y la inversión tecnológica.

El maíz es el que más retrajo su participación. Las cifras oficiales proyectan una caída del 9% (se implantarían 5,5 millones de hectáreas), en comparación con el ciclo pasado, y las bolsas de entre el 15% y el 20%.

La soja volvería a levantar su superficie y alcanzaría las 20,6 millones de hectáreas (casi un 2% más que la campaña anterior), de acuerdo a las estimaciones del Ministerio de Agricultura (las bolsas proyectan un crecimiento del cultivo del 3%). Ya se sembró la mitad del área pronosticada. Las importantes lluvias que recibió la provincia de Buenos Aires complicaron la siembra de la oleaginosa. A esta altura del año pasado ya se había implantado el 56% del cultivo, contra el 34% que se logró esta campaña.

En Paraguay, la agricultura creció un 15% en los últimos cinco años (pasó de 4,6 millones de hectáreas a 5,3 millones de hectáreas). En este ciclo se proyecta que la superficie con soja sería similar a la del ciclo 2013/14 (oscilaría alrededor de las 3,5 millones de hectáreas). “Hay problemas climáticos en implantación, además de un menor desarrollo vegetativo observado, estos son los factores biológicos. Pero la variable precio no tracciona fuertemente como en los ciclos precedentes”, reconoce el reporte.

Los uruguayos sembrarían un 3,2% menos que el año pasado, con una superficie implantada con cultivos de 1,47 millones de hectáreas, según los datos del Ministerio de Agricultura de ese país.  La soja ocuparía 1,26 millones de hectáreas. “La baja del precio, junto a costos que no retrocedieron en relación, son los vectores que dan origen a esta retracción”, advierte el informe, que reconoce que con estos números, al igual que sucede en la Argentina, los arrendamientos también son inviables en varias zonas productivas de Uruguay.

El marco de precios también afecta a los productores bolivianos, que están organizando sus esquemas para optimizar la asignación de los recursos y bajar costos, sobre todo los de transporte, un grave cuello de botella durante los picos de cosecha por la falta de infraestructura. Se prevé que sembrarían 950.000 hectáreas con soja de “verano” y ahora están cosechando unas 280.000 hectáreas que implantaron en el otoño, ya que en Bolivia se puede hacer soja de “invierno”.

Habrá que seguir de cerca estas tendencias para ver cómo evoluciona un bloque que es líder en producción de soja y que también mueve el amperímetro en el mercado mundial del maíz.

Fuente: Clarín Rural

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones