¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La paridad entre la moneda estadounidense y el euro pasó de 1,0730 a 1,0688; el contrato enero de la soja bajó US$ 1,38 y cerró con un precio de 362,20 dólares; también hubo pérdidas para los cereales.

La nueva apreciación del dólar frente al euro, que llevó la paridad de 1,0730 a 1,0688, fue uno de los principales fundamentos bajistas para los granos ayer en la rueda de negocios de la Bolsa de Chicago, por la pérdida de competitividad que general el movimiento de las monedas para las exportaciones de materias primas de los Estados Unidos.

Al cierre de los negocios, las pizarras del mercado mostraron quitas de US$ 1,38 y de 1,29 sobre los contratos enero y marzo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 362,20 y de 365,42 dólares por tonelada.

Por la fortaleza del dólar y por la debilidad de monedas como el real y el peso, los operadores temen que desde enero, cuando se inicie la cosecha de soja en Brasil -el adelanto de la siembra tendrá su correlato en una cosecha anticipada-, las exportaciones sudamericanas irrumpan con fuerza en el mercado, en detrimento de las ventas de los Estados Unidos. Esto, en una campaña estadounidense récord, podría derivar en existencias finales aún superiores a los 13,08 millones de toneladas proyectados por el USDA en su reciente informe mensual.

Las pérdidas de la soja no fueron mayores por la nueva venta de 165.000 toneladas de soja de los Estados Unidos a China, reportada por el USDA en el inicio de la jornada.

En cuanto al maíz, las posiciones diciembre y marzo en Chicago bajaron US$ 1,18 y 1,08, en tanto que sus ajustes fueron de 133,26 y de 136,41 dólares por tonelada. Para el cereal corre la misma lógica que la señalada para la soja. Frente a la cosecha récord estadounidense, el ritmo de las exportaciones será fundamental para lograr evitar un aumento de las existencias finales. Para ese objetivo, la firmeza del dólar frente al euro y la debilidad del real no son buenas noticias.

Por último, la posición diciembre del trigo en Chicago y en Kansas perdió U$ 0,74 y 1,66, mientras que su ajuste resultó de 145,87 y de 148,26 dólares por tonelada, respectivamente.

Mercado local

Por tonelada de soja las fábricas ofrecieron ayer $ 3950 para las terminales de la zona del Gran Rosario, $ 50 menos que ayer. Sólo en contadas operaciones algunos compradores convalidaron hasta 4000 pesos, según el volumen, la calidad y el plazo de descarga. La tónica bajista también comprendió a la soja nueva, que retrocedió de 253 a 250 dólares.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), la posición noviembre de la soja sumó US$ 1,20 y terminó con un ajuste de 262,50 dólares por tonelada, en tanto que el contrato mayo bajó US$ 0,80 al quedar con un valor de 256,80 dólares.

Acerca del maíz, los exportadores pagaron $ 2500 por tonelada disponible para la zona del Gran Rosario; $ 2450 para Bahía Blanca, y $ 2400 para Necochea, sin cambios. El cereal para entregas diferidas hacia el cierre del año osciló de 162 a 165 dólares por tonelada.

El maíz nuevo se mantuvo estable en Rosario y en Bahía Blanca, en 145 dólares por tonelada. El mismo valor fue pagado para Necochea, pero en ese caso implicó una ganancia de 5 dólares. En el Matba, las posiciones diciembre y abril retrocedieron US$ 1,10 y 0,30, en tanto que sus ajustes fueron de 168,50 y de 147,50 dólares.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 2400 y 2700 pesos por tonelada de maíz, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

El trigo se negoció con mejoras de 50 y de 20 pesos para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, dado que las ofertas de los exportadores fueron de 2300 y de 2270 pesos por tonelada, respectivamente. Para el Gran Rosario la propuesta de la demanda se mantuvo en 2250 pesos.

La BCBA indicó que los molinos pagaron entre 2100 y 3000 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

El trigo con entrega entre enero y febrero se negoció a US$ 150 por tonelada para Bahía Blanca y Necochea, sin variantes, en tanto que para el Gran Rosario un comprador pagó hasta 155 dólares, 5 más que en la rueda anterior.

Las pizarras del Matba, mostraron ayer una baja de US$ 0,50 sobre el contrato enero del trigo, cuyo ajuste fue de US$ 144,50 por tonelada, mientras que la posición marzo subió US$ 1 y terminó la rueda con un precio de 155 dólares por tonelada.

Fuente: La Nación

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones