¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

El estudio muestra que una dieta mediterránea rica en grasas vegetales como el aceite de oliva y los frutos secos tiene poco impacto sobre el peso corporal o el perímetro abdominal en comparación con los efectos de una dieta baja en lípidos.

Seguir una dieta mediterránea rica en grasas vegetales (aceite de oliva virgen extra, frutos secos, etc.) no implica un aumento significativo de peso en comparación con una dieta pobre en grasas, según explica un estudio publicado en la revista médica The Lancet Diabetes & Endocrinology. El trabajo sugiere que muchas directrices actuales sobre salud que recomiendan reducir grasas y calorías generan una percepción errónea sobre los efectos de la ingesta de grasas de la dieta mediterránea, de reconocidos beneficios para la salud.

El artículo está firmado por los expertos Ramon Estruch, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UB y el Hospital Clínic de Barcelona; Emili Ros, del Hospital Clínic de Barcelona y el IDIBAPS; Rosa M.ª Lamuela, de la Facultad de Farmacia de la UB, y Xavier Pintó, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UB y el IDIBELL, entre otros expertos de instituciones y centros hospitalarios de todo el Estado.

Las evidencias científicas apuntan a que el contenido total en lípidos no es un indicador adecuado para valorar los efectos negativos o beneficiosos de los alimentos. En esta línea, las grasas de los frutos secos, del pescado y de aceites vegetales ricos en compuestos fenólicos son más saludables que los lípidos procedentes de la carne y los alimentos procesados.

Dieta mediterránea y grasas saludables

«Más de cuarenta años de política nutricional han abogado por una dieta baja en grasas; pero estamos constatando que esta tiene muy poco impacto en el control de los niveles de obesidad», explica Ramon Estruch, primer autor del estudio y miembro del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) del Instituto de Salud Carlos III.

«Nuestro estudio muestra que una dieta mediterránea rica en grasas vegetales como el aceite de oliva y los frutos secos tiene poco impacto sobre el peso corporal o el perímetro abdominal en comparación con los efectos de una dieta baja en lípidos. La dieta mediterránea tiene beneficios para la salud bien conocidos e incluye grasas saludables (aceites vegetales, pescado y frutos secos)», subraya Estruch. Los hallazgos de este estudio no implican, sin embargo, que las dietas restringidas con altos niveles de lípidos no saludables (mantequilla, carne procesada, bebidas azucaradas, postres o comida rápida) sean beneficiosas.

La obesidad es un factor de riesgo para diversas patologías (enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2, cáncer, patologías musculoesqueléticas, etc.). Para evitarla, es recomendable el ejercicio físico y una dieta baja en grasa: hasta un límite del 30 % de lípidos en la ingesta total de energía, según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras entidades internacionales. Diversos estudios han constatado que la dieta mediterránea —que incluye grasas saludables— puede ayudar a reducir los riesgos para la salud. Sin embargo, las prevenciones contra la ingesta de grasas hacen que todavía se recomienden más dietas pobres en lípidos para perder peso corporal.

El nuevo estudio incluyó 7.447 participantes (hombres y mujeres, entre 55 y 80 años), y se llevó a cabo en once hospitales de todo el Estado durante el periodo 2003-2010. Los participantes estaban divididos en tres grupos según el tipo de alimentación que seguían: una dieta mediterránea no restringida en calorías y rica en aceite de oliva (1), una dieta mediterránea sin restricción calórica y rica en frutos secos (2), y una dieta baja en todo tipo de grasas (3). Todos los participantes tenían un perfil de alto riesgo cardiovascular o eran diabéticos de tipo 2, y más del 90 % tenían sobrepeso o eran obesos.

Después de cinco años, el consumo total de grasas se había reducido en el grupo de la dieta baja en lípidos; mientras que había aumentado ligeramente en los dos grupos que seguían una dieta mediterránea. Según los resultados, en general todos los participantes perdieron peso: en concreto, los que más redujeron su peso corporal seguían la dieta mediterránea no restringida en calorías y rica en aceite de oliva. En cuanto al perímetro abdominal, aumentó más en el grupo que seguía una dieta baja en grasas, en comparación con los grupos con dieta mediterránea.

En un comentario a este artículo científico, el profesor Dariush Mozaffarian (Universidad de Tufts, Boston), subraya que «se deben revisar las pautas dietéticas para eliminar los límites arbitrarios y obsoletos sobre el consumo total de grasas en la dieta». El experto prosigue: «También se han de eliminar los prejuicios y advertencias contra opciones más saludables y ricas en grasas, por ejemplo, frutos secos, aceites vegetales ricos en componentes fenólicos, yogur o, incluso, queso. Debemos dejar de lado el mito de que los alimentos pobres en grasas y calorías conducen a un aumento menor de peso. Esta ilusión se traduce en políticas paradójicas que se centran en el cómputo total de las calorías y no en la calidad de los alimentos».

«El contenido en grasas de los alimentos no es un indicador útil para estimar los efectos positivos o negativos que tienen sobre la salud a largo plazo. La evidencia científica moderna es compatible con la opción de comer más calorías procedentes de la fruta, los frutos secos, los vegetales, el grano, el pescado, los yogures, los aceites vegetales, etc., y menos calorías de productos procesados ricos en almidón, azúcar, sal o grasas trans», remarca Mozaffarian. «Ignoramos esta evidencia —incluyendo estos resultados derivados del estudio Prevención con dieta mediterránea (PREDIMED)— bajo nuestra propia responsabilidad», concluye.  

Fuente: Universitat de Barcelona www.ub.edu, 29/08/16

Otras Noticias

  • ¿Cómo implementar sistemas de gestión de riesgo en la Industria Aceitera?

    Ya llega A&G 109 y nos acerca un tema central único

    En esta edición de A&G abordamos un tema central más que interesante “Cómo implementar sistemas de control de riesgo en la industria aceitera”. Por lo tanto, una vez más, los invitamos a recorrer juntos todas las actualizaciones en la materia, la tecnología de punta, los últimos avances y toda la información que no nos puede faltar a todos los que somos parte de esta industria. Como siempre, esta edición incluye notas de interés, novedades e información general para mantenerlos actualizados junto a la revista líder en producción de conocimiento sobre “grasas y aceites alimentarios” de Latinoamérica.

    Además, incorporamos entrevistas a destacados profesionales como Oscar Baronio de la Dirección de Salud y Seguridad en el Trabajo de Santa Fe quién abordó los riesgos laborales en la industria. Por su parte, Sebastián Vicco indagó sobre cómo prevenir una explosión de polvo en una planta de almacenaje de granos y finalmente, José Morín desarrolló la problemática  del tratamiento de efluentes en la Industria aceitera

    Contamos con un artículo exclusivo provisto por DNV GL sobre estudios cuantitativos en materia de gestión de riesgo con un imperdible análisis de los resultados.

    Los invitamos a leer A&G 109, ¡próximamente!.

     

    ÁREA EDITORIAL:

    Recepción de trabajos

    Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

    (+54 341) 439 1761

     

    SUSCRIPCIONES:

    Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

    (+54 341) 439 1761

    Fuente: Prensa ASAGA

     

  • Todavía está tiempo de asociarse a ASAGA con más beneficios.

    ¡Últimos días para asociarse a la institución a un precio preferencial y por todo un año!

    Sólo durante diciembre será posible asociarse a ASAGA por el precio de una suscripción, se trata de un pago único anual. El objetivo es ampliar la asociación para que todos los que son parte de esta industria puedan recibir los importantes beneficios con los que cuenta actualmente la institución. Si ya se es suscriptor de A&G, puede cambiar a categoría de socio de manera gratuita y comenzar a disfrutar de todas las posibilidades que ofrece nuestra entidad, como por ejemplo:

    • Recepción sin cargo de un ejemplar de la Revista A&G.

    • Acceso a la Revista A&G Digital.

    • Descuentos de hasta un 30% en nuestro programa anual de capacitación (luego de los 3 meses de antigüedad).

    • Acceso al Libro Digital A&G Aniversario (recopilación de artículos técnicos de las ediciones 1 a la 60).

    • Acceso a Webinars sin costo.

    • Acceso a nuestra Biblioteca Técnica.

    • Contacto directo con el resto de Socios a fin de compartir la resolución de los problemas comunes de la Industria.

    • Participar de la Comisión Directiva luego de dos años de antigüedad.

    • Recibir quincenalmente los Newsletters con las novedades del Sector.

    • Además, formará parte de una importante red de profesionales líderes en el sector.

    Para acceder a este beneficio, solo deberán completar el formulario disponible en:

    www.asaga.org.ar. Recuerden que son los últimos días para acceder a este beneficio, por ello los invitamos a que se sumen cuanto antes.

    Sumamos valor, sumamos conocimientos, sumamos profesionales capacitados que se destacan y adquieren nuevas experiencias día a día.

    Lo estamos esperando.

    Más información:
    Tel. + 54 011 4381-0555 / 4382-9122
    Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones