¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Mientras transcurre la última etapa de la cosecha de soja se observan las consecuencias que generaron los fenómenos climáticos en la zafra. La importante sequía que se instaló en enero afectó el rendimiento de los cultivos y los fuertes temporales de abril, con excesivos volúmenes de lluvias, afectaron la calidad de los granos.

Los peores resultados en rendimiento y calidad se observan en las zonas este y noreste, los resultados son dispares en el centro y litoral norte, mientras que los mejores resultados se presentan en las chacras del litoral y sur.

“Hay de todo tipo de rendimiento, pero como mínimo estamos con 30% de rendimientos por debajo del año pasado. Aún no sabemos de cuánto será el rendimiento promedio, porque resta cosechar alrededor del 45% del área. Hay mucha gente que dice que lo que queda por cosechar está mejor que lo que se cosechó primero, y en otras zonas de alto dañado dicen que mejorará la calidad, pero hoy es seguro que el rendimiento se ubica 30% por debajo del año pasado”, dijo Germán Bremermann, gerente comercial de Erro, a El Observador.

El empresario recordó que el promedio país el año pasado fue de 2.300 kilos por hectárea, por lo tanto la producción ahora se ubicaría entre 1.600 o 1.800 kilos. “Es un rendimiento muy bajo, y cuando se analiza respecto a los rendimientos de equilibrio para poder empatar, estamos muy por debajo”, comentó.

Sobre el rendimiento de equilibrio para que le cierren las cuentas al productor, Bremermann explicó que el productor que alquila la tierra y también todos los servicios, tiene un rendimiento de equilibrio de 2.500 kilos por hectárea; el productor que alquila la tierra pero maneja él los servicios tiene un costo de 2.400 o 2.500 kilos por hectárea; y el productor que es dueño de la maquinaria y de la tierra tiene un rendimiento de equilibrio del alrededor de 2.000 kilos por hectárea.

Consideró que se va superando el 50% o 55% de la cosecha, considerando todo el país, con zonas donde se cosechó 65% y otras donde se levantó 35% o 40% del área.

Por su parte Gonzalo Reynoso, gerente técnico de Agroterra, indicó que en la región de Young hacia el norte ya se levantó entre 80% y 90% del área. Coincidió con Bremermann en que los promedios serán bajos, inferiores a los rendimientos de equilibrio necesarios para cubrir los costos (entre 2.000 y 2.200 kilos por hectárea, según estimó).

“Ahora se están cosechando lotes que están rindiendo poco y habrá que ver a qué nivel se ubicará el promedio, pero supongo que estará entre 1.700 y 1.900 kilos de chacra. A eso hay que aplicarle además los descuentos por calidad, que se ubica entre 10% y 12% de dañado”, dijo.

En general, los acopios tienen como base aceptar 8% de grano dañado, por encima de 8% descuentan 1% del precio por 1% de dañado. Por lo tanto si llega un lote con 12% de dañado, el descuento es de 4%.

Reynoso comentó que a los exportadores les llegan muchos viajes con 20% y hasta 50% de grano dañado, que están muy lejos de la base aceptada. “Es probable que las sojas con más de 20% de dañado se pagarán como otro producto, no como soja. Hasta no terminar la cosecha no sabemos dónde estamos parados”, dijo el agrónomo a El Observador.

Al respecto Bremermann señaló que en Erro no creen que la calidad genere problemas que impidan exportar. “A los clientes que trabajan con la empresa no les exigimos máximo de dañado. Que el cliente nos entregue lo que tenga y después le buscaremos una solución. Obviamente tendrá sus descuentos, sus diferenciales de precios, pero solución le vamos a encontrar”, subrayó.

 

Las enseñanzas que deja una mala zafra

El cierre de la zafra sojera deja situaciones muy complejas desde el punto de vista financiero. El gerente técnico de Agroterra, Gonzalo Reynoso, reconoció que los que vendrán serán años complicados, porque las reservas que los productores podrían haber generado en los años buenos se agotaron luego de dos cosechas consecutivas que fueron muy malas.

Otra de las enseñanzas que quedan después de esta zafra es que los productores que estén en campos mediocres “no tienen ninguna posibilidad de recuperarse, porque en esta zona (Young), por más seca que hayamos tenido no podemos sacar 1.700 kilos de promedio”, dijo.

“No llovió acá ni en Dolores, sin embargo en Dolores están sacando 2.200 kilos por hectárea. Por lo tanto hay un tema de calidad de campos que está pesando muchísimo, y que seguirá marcando diferencias cada vez más grandes”, concluyó.

 

Fuente: agromeat.com, 11/05/16

Otras Noticias

  • Rindes en Estados Unidos ahora están por debajo de lo esperado

    Las lluvias que se pronostican en Estados Unidos apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    Luego de las importantes subas de la soja del día de ayer que traccionaron también al maíz, vemos hoy una leve baja en el mercado nocturno. Sin embargo los rindes que se vienen comentando en EEUU ahora están por debajo de lo esperado, y las lluvias que se pronostican en ese país apuntan a que la recolección se haga más lenta.

    En Brasil el clima seco persiste sobre el norte de la zona productiva. No se esperan lluvias en los próximos cinco días, y esto también impulsa al alza.

    El tercer elemento a tener presente es que la demanda sigue activa. Si bien las exportaciones semanales de EEUU estuvieron en torno al millón de toneladas, bajando respecto a lo que vimos semanas previas, de todas formas siguen mostrando un buen nivel. Y la semana que viene con China de regreso en el mercado tras el feriado, podría reactivarse la demanda.

    En el mercado de maíz los analistas privados en general apuntan a que los rindes de maíz suban.

    En nuestro país la siembra de maíz viene a buen ritmo en el centro, pero en el sur los problemas de humedad generan una situación más compleja. Lo mismo ocurre con el trigo, sólo que en este caso como gran parte del área está en las zonas con excesos de humedad, vemos que la mitad de la zona está con problemas.

  • La importación temporaria de soja se duplicó este año

    La retención de mercadería por parte de los productores impulsó el ingreso de mercadería del exterior, que en 2017 fue el doble de 2016

    Las importaciones temporarias de soja duplican a las de 2016 como consecuencia de una mayor demanda de la molienda y una fuerte retención de granos de los productores, según un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

    Así lo consignó el economista Federico Di Yenno de la entidad quien señaló que "el panorama de la industria procesadora de soja es totalmente distinto al de la exportación".

    "A pesar de tener márgenes muy ajustados, el procesamiento se mantiene firme. En agosto, la industria reportó un procesamiento de la oleaginosa de 3,7 millones de toneladas, casi igual al procesado en agosto de 2016", indicó.

    El acumulado del 2017 asciende a 29,3 millones de toneladas, ligeramente por detrás de los 30,1 millones de toneladas del 2016.

    "Esto es debido al fuerte y atípico mes de enero de 2016, que alcanzó las 3,9 millones de toneladas procesadas luego de los cambios a nivel aduanero y macroeconómico que postergaron el procesamiento de la oleaginosa hacia el 2016", sostuvo el especialista.

    El dato que sobresale para este sector industrial es el de importaciones de soja de países vecinos, principalmente del Paraguay.

    Según datos de Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)y Aduana, al 20 de septiembre las importaciones temporarias de soja alcanzaban a 1,4 millones de toneladas para todo el 2017.

    "Este dato más que duplica lo importado a igual fecha del año 2016. A los proveedores tradicionales, se suma Brasil, desde donde se han importado 136.000 toneladas de soja para su procesamiento y posterior exportación de subproductos", manifestó.

    Los años 2007 y 2008 fueron excepcionales, cuando llegaron a importarse 2,2 y 2,8 millones de toneladas de soja, respectivamente.

    Con respecto al mercado del maíz, se marca la diferencia ante el dinamismo, los últimos datos de comercialización señalan que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas de exportación de maíz alcanzan las 18,7 millones de toneladas manteniendo un buen ritmo constante los últimos 5 meses y medio.

    "Utilizando datos de Indec, los informes de line-up de Nabsa y datos del SIM Aduana, se puede estimar exportaciones de maíz por aproximadamente 17 millones de toneladas para el período marzo -septiembre", expresó Di Yenno.

    Quedarían pendientes de embarcar 1,7 millones de toneladas de maíz para cumplir con los compromisos declarados por la exportación.

    "Estos compromisos de exportación ya están holgadamente cubiertos en lo que hace a la compra del grano desde el sector exportador. Al 13 de septiembre, los exportadores tenían adquirido unas 20,7 millones de toneladas de maíz", explicó.

    La demanda de China sigue soslayando al mercado de soja argentina en vista de los compromisos asumidos por los exportadores locales.

    Las declaraciones juradas de ventas al exterior de soja alcanzan a 7 millones de toneladas al 20 de septiembre, muy por detrás de los compromisos de exportación a igual altura del ciclo en otras campañas.

    Fuente: AgroClave

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones