¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Medio centenar de profesionales agrarios asisten, convocados por UCCL-Ávila, a una jornada sobre la camelina, que es utilizada para obtener carburantes para aviones

UCCL Ávila organizó ayer una jornada sobre el cultivo de la camelila, con una visita a los campos de cultivo de esta planta oleaginosa, en la que tomaron parte medio centenar de agricultores de la provincia, interesados en la búsqueda de cultivos alternativos.

La jornada fue impartida por técnicos de la empresa Camelina Company España, y por la coordinadora del proyecto europeo ITAKA, la abulense Inmaculada Gómez Jiménez. La actividad se ha desarrollado a con el patrocinio de Caixabank. La jornada dio comienzo hacia las 10 de la mañana, con la visita a varios campos de cultivo en el municipio segoviano Rapariegos, muy próximo a Arévalo. En los propios campos de cultivo comenzaron las explicaciones de los dos técnicos de la empresa Camelina Company España S.L. que han impartido la jornada, su director técnico, ingeniero agrónomo, Aníbal Capuano, y el también ingeniero agrónomo Gonzalo Hernando.

Después de la visita a los campos de cultivo, ya en un local de Rapariegos, continuó la exposición de los temas desarrollados en la jornada, también impartidos por Inmaculada Gómez Jiménez, abulense, y coordinadora del proyecto europeo ITAKA, proyecto colaborativo donde 16 empresas europeas y brasileñas cooperan para demostrar la producción y el uso de biocombustibles sostenibles de aviación. La materia prima para el biocombustible es fundamentalmente camelina producida en España y actualmente el combustible está siendo utilizado para los vuelos de pasajeros desde el aeropuerto de Oslo.

La jornada concluyó a las 12:40 horas, con la invitación a todos los asistentes a un vino español, con el patrocinio de Caixabank, entidad de la cual han asistido José Ángel Matarranz Sanz, Director de Área de Negocio Ávila-Segovia; Ignacio Tapia Puente, Director de la oficia de Arévalo y Ángel Luis Sanz Velázquez, Responsable Agro de Zona.

Esta jornada ha sido de gran interés para todos los asistentes, unos cincuenta agricultores, para los que ha quedado claro que la camelina es una rentable alternativa de cultivo en los secanos de nuestra provincia, indicaron fuentes de la organización.

Fuente: diariodeavila.es, 4/05/16

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones