¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Internacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Por: Juan Pablo Marino

La soja se disparó este martes un 5,6% a u$s 395,37 la tonelada en el mercado de Chicago, lo que representa su mayor valor en más de un año y medio, luego de que EEUU proyectara que la oferta mundial del cultivo será más ajustada de lo previsto en los próximos dos años debido a cosechas menores a las estimadas, entre ellas la de Argentina.

De este modo, el pronóstico del USDA, que incluyó además una baja en la cosecha estadounidense y brasileña y un incremento de la demanda a nivel mundial, le dio un fuerte impulso al precio del poroto, que trepó más de u$s 21 y alcanzó su máximo valor desde septiembre de 2014 (cuando operaba en niveles de u$s 400).

A su vez, la suba intradiaria de 5,6% que registró la soja que la mayor en los últimos cinco años y medio (el 8 de octubre de 2010 había escalado un 6,6% a u$s 417,05).

En concreto, el Departamento de Agricultura (USDA) estadounidense bajó la previsión de la cosecha de soja argentina en 2,5 millones de toneladas, hasta los 56,5 millones, debido a las fuertes lluvias que golpearon al cultivo en el país durante abril.

"El dato del USDA está bastante en línea con lo que proyectamos nosotros, unos 56 millones de toneladas", señala a este medio el Ing. Esteban Copati, jefe de estimaciones agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. De todos modos,advierte que "el rango del mercado se está moviendo hoy por hoy entre 55 a 57 millones".

Sin embargo, otras proyecciones locales ya ubican la cifra por debajo de los 55 millones de toneladas. "Según nuestras estimaciones, la campaña de soja va a terminar cerca de los 54,8 millones de toneladas, con lo cual estaríamos perdiendo 5,2 millones de toneladas", dijo a ámbito.com Ernesto Ambrosetti, economista jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA). "Esto representa unos u$s 1.500 millones de ingresos perdidos", subrayó.

El pasado 21 de abril pasado la Bolsa de Cereales de Buenos Aires ya había realizado un ajuste importante en las previsiones de la cosecha de soja. "Con el fuerte retraso del avance de cosecha que veíamos, pasamos de u$s 60 millones a 56 millones de toneladas", resalta Copati.

Asimismo, desde esa plaza calculan que "hay alrededor de 1,56 millón de hectáreas que ya se dan por perdidas". "Son lotes que están encharcados o que tienen un impacto negativo sobre el potencial de rendimiento. También estimamos que hay otras 700 mil hectáreas con riesgos de perderse", alerta Copati.

La zona núcleo argentina sufrió lluvias constantes durante unas tres semanas el mes pasado, lo que provocó graves pérdidas de superficie y mermas en los rendimientos del poroto. "No se pudo recolectar el cultivo y se produjeron aperturas de vainas en las plantas", explicaron desde SRA.

Ya para la campaña 2016/17, el Gobierno estadounidense calculó la producción de la oleaginosa argentina en 57 millones de toneladas.

Ambrosetti prevé que de "de acá a noviembre, que es cuando se empieza a sembrar la soja nueva, se supone que va a cambiar bastante toda la situación climática porque entraríamos en una niña que tiende a ser más seco por abajo del promedio histórico".

Pese a la difícil situación actual, el USDA mantuvo su proyección de exportaciones de soja argentina 2015/16 en 11,4 millones de toneladas, mientras que calculó los embarques de la oleaginosa de la próxima campaña en 10,65 millones de toneladas.

Impulsados también por el informe del USDA, el maíz ganó en Chicago un 2,9% a u$s 149,01 la tonelada y el trigo ascendió un 1% a u$s 165,90.

Con respecto al maíz 2015/16, redujo su cálculo de cosecha en 1 millón de toneladas, a 27 millones, de los que se exportarán 18 millones de toneladas. Por otro lado, para la temporada 2016/17, el USDA dijo que prevé una producción de 34 millones de toneladas del cereal en Argentina y embarques del cereal por 23 millones de toneladas.

En tanto, para la campaña de trigo del ciclo 2016/17, cuya siembra comenzará en las próximas semanas en Argentina, el USDA estimó una cosecha de 14,5 millones de toneladas, por encima de los 11,3 millones recolectados en la campaña previa.

Analistas estiman que, para el próximo reporte de junio, el USDA podría ajustar a la baja nuevamente la cosecha de soja argentina, pero en forma leve por lo que no esperan grandes cambios en el valor de la oleaginosa.

De todos modos, advierten que el mercado de granos se encamina a ser "una plaza climática", donde los precios estarán cada vez más afectados por la evolución del clima en EEUU y en Sudamérica, y no tanto por el juego de oferta y demanda entre los jugadores que intervienen.

Fuente: ámbito.com, 10/05/16

Otras Noticias

  • Descubrieron cómo convertir arena del desierto en tierra fértil para la siembra de cultivos

    Se trata de “NanoClay “, es una arcilla líquida que permite que los suelos áridos del desierto, se conviertan en un lugar óptimo para la siembra.

    Quienes crearon este producto, fueron científicos que la empresa Desert Control, fundada por el científico noruego Kristian Olesen. Desarrollaron esta tecnología llamada Liquid NanoClay “Nano Arcilla Líquida” (LNC) que combina las nanopartículas de arcilla y agua para transformarlas en un nuevo material.

    Los investigadores aseguran que la arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cultivar.

    Cuando se mezcla con la arena del desierto, el LNC permite que el suelo arenoso retenga el agua haciendo del desierto un suelo fértil, según indican. Cambia completamente sus propiedades físicas.

    El proceso para transformar el suelo árido en fértil es “muy simple”. Según indican, “el componente se aplica en el sistema de irrigación común a lo largo del área que queramos tratar. El suelo con el nuevo componente conserva el agua como una esponja, creando una capa de 40 a 60 cm de tierra fértil”.

    “Este proceso no incorpora ningún agente químico. Puede convertir cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en sólo siete horas. El suelo requiere un retratamiento del 15%-20% después de cuatro o cinco años si la tierra está labrada y si no está labrada, el tratamiento dura más tiempo” indican desde la compañía.

    Realizaron a la vez, pruebas en el desierto de los Emiratos Arabes, una región que se necesita tres veces más agua para la irrigación en comparación con lugares de clima templado, el consumo de agua se redujo en un 50%, lo que garantiza el doble de la superficie de siembra con la misma cantidad de agua.

    “El costo del tratamiento por hectárea de desierto varía de $1,800-$9,500 (£1,300-£6,900) dependiendo del tamaño del proyecto, lo que actualmente lo hace demasiado caro para la mayoría de los agricultores” indicó uno de los investigadores y agregó que “la idea de la empresa es vender inicialmente la arcilla líquida a los gobiernos, para después continuar con el sector privado”.

    Fuente: Infocampo.com

  • China sigue los pasos de Argentina para la conservación de suelos

    Aplicarán un reglamento de prácticas agrícolas para frenar la erosión producida por la labranza y los cultivos extensivos en los suelos negros del noreste.

    (Xinhua) - Un reglamento para la conservación del suelo negro entrará en vigor el próximo 1 de julio en la provincia de Jilin, noreste de China.

    El documento legal, que también fija el 25 de junio como el Día de la Conservación del Suelo Negro de Jilin, especifica cómo controlar la pérdida del suelo, aumentar la densidad de materia orgánica y preservar la humedad y la fertilidad del suelo.

    "El reglamento llena un vacío legal y fortalecerá la protección del suelo negro", dijo Yu Ping, miembro de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Popular Provincial de Jilin.

    El suelo negro, que en China cubre las provincias de Heilongjiang, Liaoning y Jilin y parte de la región autónoma de Mongolia Interior, es una de las tres áreas de suelo negro más grandes del mundo.

    Debido a su alta densidad de materia orgánica, es muy adecuado para la agricultura. Sin embargo, los cultivos a largo plazo y el uso excesivo de fertilizantes han causado la degeneración de los suelos, amenazando el medio ambiente y la producción de granos.

    Estudios realizados en la zona dan cuenta de que el espesor del suelo ha disminuido drásticamente de más de 60 centímetros en 1950 a menos de 30 cm en la actualidad.

    Fuente: Clarín

     

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria


    Publicaciones