¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Institucionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

ASAGA cumplió su vigésimo quinto aniversario y se prepara para celebrarlo. En esta nota, tres de sus fundadores y su actual presidente recuerdan los momentos más emblemáticos de sus orígenes y trazan una línea imaginaria con el futuro.

La Asociación Argentina de Grasas y Aceites se fundó en el año 1989, comenzando de a poco, pero proyectándose muy rápidamente como la entidad referente del sector. A lo largo de todo este tiempo, creció exponencialmente, inauguró sus dos sedes físicas en las ciudades de Buenos Aires y Rosario, se profesionalizó, sumó socios individuales e institucionales, firmó convenios con diferentes instituciones, organizó infinidad de cursos, talleres y congresos nacionales y latinoamericanos, capacitó y formó al personal de la industria nacional e internacional, creó una revista que es hoy el órgano de difusión por excelencia del sector de grasas y aceites a escala latinoamericana, apoyó la investigación y la innovación, se propuso construir el futuro a partir de diferentes ámbitos de acción, logrando convertirse en una referencia indiscutida en el rubro.

Martha Melgarejo, una de sus fundadoras recuerda los inicios: “Aún me cuesta creer que hace ya 25 años de la fundación de ASAGA. Vienen a mi memoria momentos donde nos debatíamos en la elección del nombre, que tenía que ser una sigla de fácil recordación”.

“Nacimos como consecuencia de la necesidad de generar una asociación de técnicos y profesionales que tenga representación dentro del rubro de las grasas y los aceites alimentarios. Hasta ese entonces existía el IAGA (Instituto Argentino de Grasa y Aceites), integrado por profesionales dedicados a la Investigación, con un excelente know how en este rubro, pero había escasa participación por parte de la industria. De allí que el nacimiento de la nueva institución venía a cubrir un hueco que pronto llenamos los que de una u otra manera estamos vinculados al sector”, señaló Héctor Autino, Ex Presidente de la asociación y Director de esta revista.

Por su parte, Eduardo Dubinsky, agregó: “Nunca soñamos que llegaríamos a esto, que íbamos a desarrollarnos como nos desarrollamos. En los comienzos añorábamos muchas cosas, pero nuestra proyección superó ampliamente las expectativas. Hoy somos una organización muy peculiar a nivel nacional e internacional, ya que a diferencia de otras, no sólo está presente la pata académica, sino también la comercial e industrial.

- ¿Cuándo y cómo surge la revista A&G?

- Martha Melgarejo: Al poco tiempo de nuestra fundación, pensamos en tener una revista. Corría el año 1990 y junto a ese proyecto también comenzamos con las jornadas de capacitación. Ambas nacieron como proyectos fundacionales y a la par de ello fuimos ingresando asociados, auspiciantes e integrando puestos diversos en la Comisión Directiva.

- Héctor Autino: Ante la deserción del titular del área de prensa y difusión, decidí asumir dicho cargo y a tan sólo un año de haber nacido la asociación ya teníamos impresa la primera edición de A&G, que fue un sueño anhelado tanto por mí como por mis compañeros de ese entonces.

 - ¿Qué recuerdan de su paso por la presidencia?

- Martha Melgarejo: Fui electa presidente en dos oportunidades y siempre recibí el apoyo incondicional en todo lo que nos proponíamos emprender.

- Héctor Autino: Mi presidencia fue en el período 2000-2002 y desde allí pudimos materializar muchas cosas que en definitiva tuvieron como objetivo profundizar el crecimiento de ASAGA, contando con un grupo de miembros que apoyó con entusiasmo y profesionalismo la gestión.

- Eduardo Dubinsky: Fui Presidente desde la fundación de ASAGA hasta 1994 y recuerdo que uno de los logros más significativos del período fue sin duda la organización del 4to Congreso  de la Sección Latinoamericana de la AOCS en Rosario en 1992. A pesar de que ASAGA en ese momento casi no tenía estructura y había que hacerlo todo a pulmón, organizamos un Congreso de nivel internacional tanto por su programa académico como por la exposición de equipos e insumos.

- Adrián Gómez: Mi incorporación a la Comisión Directiva de ASAGA fue durante la presidencia de Diego Pereyra y ocupé diferentes cargos hasta convertirme en el primer presidente electo por votación a sobre cerrado, en el año 2012. Actualmente, ejerzo mi segundo período al frente de la entidad el que tendrá su final en el año 2016. Siempre fui consciente de que la Presidencia de una institución como la nuestra, además de un orgullo, significa una gran responsabilidad, todos los que allí trabajamos sabemos que nos han tocado años difíciles en el contexto nacional e internacional, con consecuencias que impactaron en la industria y que finalmente se reflejaron en nuestra actividad. Esto fue capitalizado como una oportunidad de cambio para ajustarnos a las nuevas necesidades del mercado, por ejemplo, en materia de oferta de capacitación. ASAGA desde los comienzos se ha caracterizado por su dinamismo y capacidad de innovación, y lo ha reafirmado en los últimos años.

- ¿Cómo ven el futuro de la entidad?

- Eduardo Dubinsky: Creo que en su momento fue la profesionalización de los equipos lo que nos permitió dar un salto y cosechar enormes éxitos con nuestros programas académicos, así como avanzar en otras cuestiones; pero estoy convencido en que necesitamos continuar con ese proceso, quizá sumando más profesionales técnicos al staff, para que se lleven adelante otras tareas tanto o más ambiciosas que las que venimos desarrollando. Quizá también profundizar las relaciones entre el sector público y privado, actuando como articuladores. Podría ser de gran importancia, ya que somos referentes en temas muy específicos y aportaríamos conocimientos de sumo valor. Para lograr un crecimiento a largo plazo, también estoy convencido de que necesitamos incorporar nuevas generaciones de técnicos que tengan ganas de participar y el entusiasmo que le pusimos nosotros cuando comenzamos.

- Martha Melgarejo: Hoy miro lo realizado por todos y me siento orgullosa de lo que hemos logrado, feliz de trabajar con gente animosa y valiente para encarar desafíos, tanto de los asociados como de nuestro staff administrativo. Imagino un futuro moderno en propuestas, capacitando con herramienta para crecer, innovando para lograr lo mejor. Aspiro a un mayor acercamiento con el ámbito científico del país, es un aspecto aún sin crecimiento suficiente. Y esto es imprescindible para despegar y volar alto como país.

- Héctor Autino: ASAGA seguirá creciendo de manera ininterrumpida con gente que pone todo para que esto sea posible, el Congreso Mundial 2015 será sin dudas un evento imperdible, la planta piloto, con seguridad pasará a ser más que un anhelo una realidad, A&G seguirá manteniendo presencia y afirmándose como la más importante en su tipo en toda Latinoamérica y en definitiva todo seguirá su curso de acción haciendo de nuestra querida institución un ejemplo a seguir a nivel regional y mundial.

- Adrián Gómez: Para el futuro ansío una entidad comprometida con la industria y el país, donde todos puedan expresar sus necesidades y nuestros estudiantes, científicos y técnicos encuentren un espacio para exponer todo su potencial. Tenemos a la vista una oportunidad inmejorable que es el Congreso mundial que estamos organizando para el año 2015 en la ciudad de Rosario, la inminente puesta en marcha de la planta piloto que es única por sus características y que hemos construido en colaboración con la UCEL. Además trabajamos activamente para mejorar la oferta de capacitación, tanto en diferentes temáticas como en los medios empleados para dictarlas, pretendemos continuar ampliando nuestra oferta editorial a través de la publicación en versión impresa y digital del material utilizado para los cursos y vamos a desarrollar las primeras actividades de capacitación en países vecinos. ASAGA es y seguirá siendo, el punto de encuentro para todas las personas que deseen trabajar desinteresadamente en mantener y mejorar el prestigio de los productos de origen argentino.

Fuente: Prensa ASAGA

Otras Noticias

  • Semillas: EE.UU. pide mejoras para la propiedad intelectual

    Un documento de la Oficina del Representante de Comercio de ese país critica una norma de 2015 y proyectos de ley que están en el Congreso para ser tratados

    El gobierno de Donald Trump continúa atento a la situación de la propiedad intelectual en semillas en la Argentina, entre otros temas de derechos, y, de hecho, identificó esta problemática en un reciente informe oficial.

    En un escrito de 74 páginas, llamado "Special 301 Report" (Informe 301), del 1° de junio pasado, la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés), que interviene en el ámbito del comercio recomendando políticas para el presidente, brinda un panorama sobre diversos problemas de acceso de los Estados Unidos en distintos mercados y, entre otros países, en sus páginas 51 y 52 se detiene sobre la Argentina.

    Allí sostiene que "la Argentina continúa presentando desde hace mucho tiempo deficiencias" en la protección y aplicación de la propiedad intelectual. Menciona que la feria La Salada ofrece a la venta mercaderías "falsificadas".

    Luego señala que la innovación en industrias, como la química, farmacéutica y de biotecnología, como la que se utiliza aplicada para el agro "enfrenta desafíos". En este punto, en referencia a la biotecnología agrícola avanza en un cuestionamiento a la resolución 283/2015 del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI), que introdujo modificaciones en las directrices de patentamiento.

    En opinión del sector industrial, esos cambios durante el gobierno anterior pusieron condiciones más restrictivas en la forma en la cual se reconocen las distintas construcciones genéticas en la biotecnología vegetal. Sobre esto, el informe del USTR señala que "limita también la capacidad de patentar innovaciones biotecnológicas basadas en la materia viva y las sustancias naturales".

     

    "Estas medidas han interferido con la capacidad de las empresas que invierten en la Argentina para proteger su IP (propiedad intelectual) y pueden ser incompatibles con las normas internacionales", agrega el reporte oficial.

    Una fuente vinculada con la industria semillera coincidió y agregó: "Claramente, este gobierno debería eliminarla si quiere promover inversiones". Hay expectativa por la visita al país, sin fecha por el momento, del secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, ya que trascendió que estos temas vinculados con el agro estarán en su agenda.

    El informe también critica proyectos para modificar la actual ley de semillas. La ley vigente, 20.247, fue sancionada en 1973, cuando la soja apenas existía (376.600 hectáreas, contra las casi 20 millones de hectáreas de hoy) y no había desarrollos de eventos transgénicos en agricultura. Esa norma contempla que el productor pueda hacer sin limitaciones el uso propio, la figura que le permite guardarse como semilla parte de la cosecha para volver a sembrar.

    Las empresas insisten que debe limitarse ese uso propio y que se pague. El Gobierno presentó en el Congreso un proyecto que dice que el productor pagará por la tecnología incorporada en la semilla que se reserve para uso propio durante los tres años siguientes a la compra. A partir del cuarto año deja de pagar, si es que mantiene constante la cantidad de hectáreas sembradas. Deja exentos del pago, entre otros, a los agricultores anotados en el Registro Nacional de Agricultura Familiar (Renaf). El sector industrial exige que los pagos deben ser por un plazo mayor.

    En tanto, entre otras propuestas, una iniciativa del presidente de la Comisión de Agricultura de Diputados, Gilberto Alegre, propone que una sociedad de gestión colectiva público-privada cobre por las regalías y reparta lo recaudado entre las empresas. Vale recordar que en el Congreso hay nueve proyectos por semillas.

    Según el USTR, si bien pueden ser "bien intencionados" los proyectos, pueden "afectar negativamente" para que se reconozcan los derechos de propiedad intelectual. El informe concluye que los Estados Unidos esperan "resultados tangibles, creando así un ambiente más atractivo para la inversión y la innovación". Desde principios de año, entidades del agro y de la industria vienen trabajando en la búsqueda de consensos, entre otros temas, para limitar el uso propio y que se pague.

    La pelea por las semillas

    21,7 por ciento de los productores declaró haber comprado semilla fiscalizada de soja en la campaña 2015/2016, según el Inase 78,3 por ciento de los agricultores sembró en esa campaña semilla de uso propio

     

    Fuente: La Nación

  • Paraguay: impulsan un 15% de retenciones para la exportación de granos

    El próximo jueves se debatirá un proyecto acordado entre el gobierno y la oposición; los productores harán un tractorazo

    ASUNCIÓN.- Cámaras empresarias de Paraguay rechazaron un proyecto para gravar la exportación de granos, que podría ser tratado esta semana en el Senado y despertó temores sobre otras reformas económicas en un año electoral, consignó Reuters.

    El tratamiento de la iniciativa, que fija un impuesto de 15% a los granos, forma parte de un pacto entre el oficialismo y un sector de la oposición que le permitió al presidente Horacio Cartes recuperar el control del Congreso

    Los empresarios expresaron preocupación por la "inestabilidad política" que afecta la "previsibilidad necesaria para las inversiones y el clima de negocios", según un comunicado firmado por asociaciones de industriales, ganaderos y productores agrícolas y divulgado en una rueda de prensa.

    "Digamos a este Gobierno que se está equivocando y nos está usando como moneda de cambio para tener mayoría en un poder del Estado", dijo Rubén Morínigo, representante de la Coordinadora Agrícola del departamento Itapúa, principal zona productiva del país.

    El acuerdo político acercó al movimiento de Cartes con la coalición izquierdista Frente Guasu, que busca desde hace años impulsar el proyecto. El líder de la agrupación, el ex presidente Fernando Lugo, fue elegido la semana pasada titular del Senado y del Congreso.

    Los defensores del proyecto sostienen que el sector agrícola, y especialmente el de soja, tributa muy poco en relación a sus ingresos, que superaron los 3000 millones de dólares en exportaciones el año pasado, según datos oficiales.

    Sus detractores aseguran que el gravamen destruirá una de las actividades más dinámicas de la economía porque reducirá casi a la mitad el volumen de producción de granos, cuyo cultivo dejará de ser rentable. Los cámaras empresarias anunciaron una movilización con tractores pasado mañana.

    Los productores del cuarto exportador mundial de soja, que recogerán unas 10 millones de toneladas en esta campaña, tributan IVA y un Impuesto a la Renta Agropecuaria (Iragro) pero no pagan un impuesto a la exportación. El proyecto podría ser estudiado el jueves.

    En tanto, según consignó el diario La Nación de Paraguay, el ex ministro de Hacienda Manuel Ferreira indicó que la ley afectará a toda la economía. En un estudio que realizó dijo que el sector agrícola inyecta US$ 5000 millones a la economía y con estas nuevas medidas se podría dar una reducción de US$ 2000 millones cada año.

    De acuerdo al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en el último ciclo agrícola, 2016/2017, Paraguay produjo 10,3 millones de toneladas de soja, contra 9,2 millones de toneladas de la campaña 2015/2016. Sus exportaciones de la campaña 2016/2017 fueron de 6,3 millones de toneladas. De este volumen vendido al exterior, cerca de un millón fue a la Argentina.

    Fuente: Reuters y La Nación de Paraguay

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones