Institucionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

A&G te trae todo lo que necesitas saber sobre este nuevo enfoque terapéutico: ¿Para qué sirve? ¿Qué patologías contempla? ¿Cómo es el marco regulatorio? ¿Cómo funciona? ¿Cómo se fabrica y distribuye? Todas estas dudas se abordan de manera única con el estilo que nos caracteriza en esta edición imperdible de A&G. Además, encontrará todos los aspectos técnico analíticos de su procesamiento.

La nueva reglamentación no sólo ayuda de manera inmediata a familias que se encuentran luchando con patologías severas que no responden a los tratamientos convencionales, sino que  permite establecer un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso del cannabis con fines medicinales, para comprender con mayor profundidad sus mecanismos de acción y su potencialidad para las diversas patologías. Además, propone la creación de un programa nacional para el estudio del uso del cannabis medicinal dependiente del Ministerio de Salud.

En este contexto, A&G introduce a sus lectores en este nuevo enfoque terapéutico que brinda renovadas esperanzas para el tratamiento de patologías de difícil manejo. El Dr. Marcelo Morante, médico e investigador, manifestó para A&G; “Para entender cómo funciona en el cuerpo esta sustancia tenemos que saber que en nuestro organismo contamos con un sistema llamado cannabinoide…Este sistema actúa principalmente en las enfermedades oncológicas, neurológicas y degenerativas”. Cuando se le preguntó acerca de la importancia de contar con un marco regulatorio, agregó; “el marco ilegal hacía que los médicos no lo adopten, y en ese contexto hay familias que lo utilizan sin ninguna legitimidad de calidad médica, lo cual significa un gran problema”.

Por su parte, y en referencia a este punto, la Dra. Leda Gianuzza, investigadora de CONICET, agregó: “El uso medicinal de la cannabis debe apoyarse en una legislación que contemple exigencias en todos los procedimientos de obtención que parten desde el cultivo, la producción, el transporte y el almacenamiento, finalizando en el expendio. Por lo tanto, es indispensable que se apliquen Buenas Prácticas de Manufactura en cada etapa. El cultivo de cannabis debe ser controlado respecto de la presencia de insectos, sustancias químicas y contaminantes (plagicidas, metales pesados) así como de bacterias y hongos”.

Mientras que la Dra. Silvia Kochen, también investigadora de CONICET y Jefa de la Sección de Epilepsia del Hospital Ramos Mejía, entre otros, reconoció: “El aceite no es una panacea, pero da resultados interesantes, no es bueno crear falsas expectativas, pero los resultados obtenidos convierten al cannabis en una alternativa terapéutica interesante”. Además, en la entrevista para A&G mencionó que finalizó un estudio sobre epilepsia, donde entre el 40 y 50 % de la población incluida, presentó una reducción mayor al 50 % de la frecuencia de las crisis.

Acceda aquí a las entrevistas completas:

 

Contacto suscripción A&G

 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel/Fax: (+54 341) 4391761/4373845

 

Fuente: Prensa ASAGA

 

Documento sin título
 
Capacitación ASAGA
Próximos eventos
inocuidad alimentaria

Publicaciones