¿Olvidó su usuario
o contraseña?
Institucionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

La Asociación Argentina de Grasas y Aceites (ASAGA), se encuentra en plena organización de su curso de capacitación, divulgación y actualización sobre Crushing de semillas oleaginosas. Se trata de la 9° edición de un evento de destacada influencia para el sector.

La coordinación estará a cargo de Héctor Autino, gerente industrial de Bunge, ex presidente de ASAGA, director y precursor de la publicación Técnico – Científica más importante en el rubro Grasas y Aceites Comestibles de América Latina: A&G. Conjuntamente coordinan este curso, el Ing. Mec. Aníbal Demarco, gerente de producto a nivel regional del sector crushing de la firma DesmetBallestra y la Lic. Química Industrial Cintia Maltoni, Jefe de Laboratorio y Gestión de Calidad de Molinos S.A. Planta San Lorenzo y miembro de la Comisión directiva de ASAGA.

El temario del curso ofrece disertaciones que recorren desde técnicas y metodologías utilizadas en el procesamiento de semillas oleaginosas, uso racional de la energía en plantas aceiteras, últimas tendencias e innovación tecnológica. En la web de ASAGA se puede ver el programa completo.

Los disertantes, Ingenieros y Técnicos provenientes de ámbitos universitarios y de investigación, son importantes referentes a nivel nacional e internacional en cada temática específica. Todos cuentan con amplia trayectoria en dictado de cursos, seminarios y publicaciones en medios de divulgación. Se trata de profesionales expertos, miembros de instituciones y empresas del más alto nivel. Ver disertantes aquí.

El curso permitirá un valioso intercambio de experiencias y finalizará con una recorrida por importantes establecimientos del polo oleaginoso del Gran Rosario.

A continuación, una breve entrevista a Héctor Autino, coordinador del curso y referente de larga trayectoria y compromiso en el área de aceites y grasas.

¿Cómo es recibido y cómo evoluciona año tras año el Curso de Crushing de ASAGA?

Se puede decir que el Curso Avanzado de Crushing de Oleaginosas (Soja y Girasol) nació junto con ASAGA, es un evento emblemático que a través de los años ha ganado prestigio tanto en el contexto nacional como así también en el internacional, ya que además de participantes de nuestro país contamos con profesionales, técnicos e idóneos en la materia de países vecinos. Podemos citar Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay, Paraguay, como así también de otros destinos de Latinoamérica, como Perú, Venezuela, Costa Rica, Guatemala y este año participará también gente de España.  

Este evento, además de aportar conocimientos muy profundos a los participantes e interrelacionarse con disertantes de un más que importante bagaje técnico, les permite a los participantes coronar el mismo con la visita a las plantas de mayor escala a nivel mundial, y decimos coronar porque esta actividad se lleva a cabo el último día del curso.

¿Cuáles son las expectativas para la 9° edición?

Las expectativas son las de contar con un alto nivel de participación tanto del medio local, como del mundo. El curso siempre se renueva, ofreciendo año tras año temas actualizados según los requerimientos que surgen de las encuestas de los participantes, quienes además de incorporar conocimientos puedan interactuar e interrelacionarse con sus pares e intercambiar opiniones técnicas que aportan al know – how. La confraternidad se potencia al máximo durante el desarrollo del curso y se enriquece durante la cena de clausura.

¿Qué importancia reviste la capacitación para la industria procesadora de oleaginosas?

La industria procesadora de semillas oleaginosas adquiere una importancia superlativa en el contexto nacional, como así también en el internacional. La República Argentina posee instaladas las plantas con capacidad de molienda más grandes a nivel mundial. El hecho de que podamos exhibir plantas de Crushing de 20.000 toneladas / día (lo cual equivale a procesar la capacidad de transporte de 700 camiones / día), pone en evidencia que estamos en presencia de una industria incomparable con las instaladas en el resto del mundo; y esto hace que las exportaciones por dicho concepto en nuestro país signifiquen nada más ni nada menos que un 30% del total de lo que Argentina exporta al mundo. Argentina es uno de los principales proveedores de alimentos dentro del contexto internacional y esto involucrar disponer de activos con un muy fuerte desarrollo técnico, y personal altamente especializado ya que sin estos elementos sería imposible alcanzar los objetivos.

¿Cuáles son las particularidades de la capacitación?

Las particularidades del Curso Avanzado de Crushing de semillas oleaginosas, es que el mismo es muy abarcativo, porque comienza con el conocimiento de las semillas oleaginosas y la química de los lípidos, para luego pasar por todas y cada una de las etapas del proceso, entre las que podemos destacar la limpieza y secado de los granos, la preparación de los mismos de manera previa al proceso extractivo, incluyendo el triturado, descascarado, acondicionado, laminado, extrusado y/o prensado. Siguiendo por la extracción de la materia grasa dentro de la planta de extracción por solventes, la cual involucra todas o más bien casi todas las operaciones unitarias de la Industria Química como ser la difusión, desorción, destilación, condensación, adsorción y centrifugado. Finalmente, la terminación del aceite y la harina para darle condiciones aptas para su comercialización.

Como complemento, el curso comprende temas relacionados con la Calidad, Seguridad, Generación y ahorro de energía y Automatización.

En síntesis, es un curso muy completo único en su tipo, inédito y dictado por los mejores profesionales en la materia, lo cual le da un toque de distinción y credibilidad técnica de enorme relevancia.

Brinda conocimientos del más alto nivel en la materia, suficientes para permitirles a los participantes enriquecer de manera sustentable sus conocimientos en la materia lo cual es enormemente valorado por los que ya han sido parte del mismo y el boca a boca ha posibilitado que todos los años la concurrencia se potencie en virtud que el costo beneficio que aporta el mismo, este curso es prioridad para todos los que se desempeñan en el rubro y por lo tanto muy valorado.

¿Cómo impactan estos conocimientos en la economía actual?

Las plantas de Crushing tiene cada vez más sistemas automatizados en sus instalaciones por lo cual una planta que es capaz de molturar nada más y nada menos que 10.000 toneladas de Soja por día puede ser operada por tan solo 3 personas, manejando las plantas de Preparación y Extracción, además de un responsable de turno y personal de servicios auxiliares. Esto juega a favor de la disminución de costos fijos, en virtud del volumen que es posible manejar con estos recursos. Sin embargo, implica que el personal que tiene la responsabilidad de operarla se encuentre altamente capacitado para poder manejar instalaciones de esta envergadura. Por lo tanto, este tipo de capacitación que ofrece ASAGA, colabora decididamente en lograr este tipo de objetivos.

El “Curso avanzado sobre Crushing de semillas oleaginosas” es auspiciado por las empresas DesmetBallestra, Allocco MAPCA S.A. y Plant Design.

Para informes e inscripción:

 http://www.asaga.org.ar/index.php/es/cap/crushing/inscripcion

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Tel/Fax (+54 11) 4381 0555 / 4382 9122

Fuente: Prensa ASAGA

Otras Noticias

  • Las razones por las que China importa cada vez más soja

    En la tendencia influye la migración masiva del campo a las ciudades y el mayor consumo de carne, que incrementa la demanda de granos forrajeros.

    El consumo de soja de China aumentó 160% entre 2000 y 2011 cuando fueron removidas las barreras a las importaciones al incorporarse a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 2001.

    Al mismo tiempo, el área sembrada de soja se redujo más de 20% en ese periodo; y esto sucedió por dos razones fundamentales: en primer lugar, la soja importada ofreció un menor precio, con una diferencia de entre 45 y 90 dólares por tonelada; y luego, el hecho de que las empresas productoras de aceite y harina de soja reclamaron porotos de mayor calidad, y esos son los importados, no los surgidos de la producción doméstica.

    Las importaciones de soja en China se han acelerado en los últimos cinco años, y en el periodo fiscal 2016/2017 alcanzaron a 86 millones de toneladas. Mientras tanto, en la etapa 2015/2016 las compras en el exterior llegaron a 82,5 millones de toneladas.

    El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) estima que China importará 122 millones de toneladas de soja en 2021/2022 con una tendencia que se intensifica a partir de entonces y alcanzaría a 200 millones de toneladas en 2025.

    Esta tendencia ascendente coincide con la de signo contrario de reducción del área sembrada de soja, que disminuiría más de 40% en los próximos 10 años.

    El primer y decisivo dato sobre la producción agroalimentaria de la República Popular al concluir la segunda década del siglo es que casi 300 millones de campesinos pasarían del campo a las ciudades en 2030; y el segundo, estructuralmente todavía más importante, es que más de 40% de la producción agroalimentaria ya es realizada por las grandes corporaciones agroalimentarias en este momento, cuya actividad se orienta exclusivamente hacia los sectores más redituables, como la carne de cerdo, los lácteos, y crecientemente la producción de carne vacuna.

    Estas grandes corporaciones se constituyen a través de la compra en gran escala de los derechos de uso sobre la tierra de los campesinos, cuya vigencia es de más de 30 años, y que se han monetizado completamente, lo que implica recursos adicionales para los productores que pasan del campo a las ciudades.

    El objetivo del gobierno es movilizar la riqueza agraria de la República Popular, cuyo valor se estima en 20,6 billones de dólares –el doble del PBI-, y que hoy está virtualmente paralizada.

    Lo que sucede en China en materia agroalimentaria es que se está unificando el mercado de tierras rural y urbano, otorgando similares derechos e iguales sistemas de precios tanto a los pobladores urbanos como a los rurales; y esto ocurre cuando la población campesina se reduce en casi 300 millones de personas en los próximos 12 años.

    La tendencia demográfica central de la República Popular es la siguiente: la población urbana es 56% del total, y sería 60% en 2020, 65% en 2025 y 72% en 2030.

    China tiene hoy 102 ciudades de más de 1 millón de habitantes, y otras 63 urbes con 5 millones de habitantes o más; y este universo urbano aumentaría más de 40% en 2030, ante todo en las provincias del interior, sobre todo las situadas en el centro y el oeste.

    Fuente: Clarín

  • La revolución electrónica de la maquinaria agrícola

    Se recogerán datos en tiempo real, la máquina tendrá “bibliotecas” y se ejecutarán decisiones y ajustes en el momento.

    INTA Manfredi

    Especial para Clarín Rural

    La maquinaria agrícola del 2030 es difícil de predecirla. Sin embargo, sí se puede anticipar que la “revolución” estará en la electrónica, software, comunicaciones y conectividad, robotización, innovadores sensores capaces de identificar todo tipo de variables productivas.

    Los sensores serán la herramienta del futuro por excelencia ya que ayudarán a recoger datos que alimentarán softwares con inteligencia. Estos estarán montados sobre la máquina, o bien operativos sobre una nube web interconectada con la herramienta. La máquina tendrá “bibliotecas” para transformarlos la información agronómica útil y elaborar un diagnóstico que modifica el comportamiento de la maquina en tiempo real. Pero esto no es todo.

    Como parte de este universo también están los actuadores, otra pieza fundamental de esta matriz tecnológica. Por ejemplo, para tomar una dimensión de lo que se viene, el sensor de Precisión Planting 2018 colocado en la cola pisa el grano de la sembradora, mide la humedad de suelo, materia orgánica y limpieza del surco y ordena al metro siguiente el cambio de densidad de siembra con la precisión uno o dos metros cuadrados de nivel de definición, lo que revoluciona el manejo de la microvariabilidad.

    Por su parte, las máquinas autopropulsadas tendrán una fuente de energía provista de un motor a combustión interna alimentado por gas-oil, biodiésel, metano o bien híbridos, no, aunque tampoco hay que descartar el uso del hidrógeno como fuente alternativa.

    Estos motores alimentarán un generador eléctrico y una bomba hidráulica. Los movimientos precisos de bajo requerimiento de potencia serán eléctricos. Los motores hidráulicos de alta demanda de potencia, no tendrán engranajes, cadenas, poleas o correas. Sólo mangueras y cables inteligentes.

    La conectividad será normalizada electrónicamente por ISO BUS, o sea ajuste del lenguaje de conectividad máquina de diferentes marcas de tractores. También en el 2018/19 serán cada día más normales los equipos con ISO BUS 3 donde los sensores de la máquina traccionada gobiernan al tractor, ordenan avanzar, parar, accionar hidráulicos, funcionar a más o menos velocidad de acuerdo a la variabilidad del lote.

    Asimismo, habrá cada día menos máquinas por hectárea y de mayor tamaño y capacidad operativa. La globalización en la producción primaria de biomasa será cada día mayor, los productores arraigados y la ruralidad se desarrollará a partir de sistemas productivos que agreguen valor en origen a esa biomasa obtenida de cada metro cuadrado del campo.

    Producir en origen seguirá un proceso de industrialización continuando con las transformaciones en proteína animal y también la bioenergía en origen y la energía renovable aportarán a los procesos integrales de alimentos de góndola, todo realizado con crecimiento ordenado en parques agroalimentarios siguiendo procesos de buenas prácticas agrícolas, ganaderas y de manufacturas. También aparecen los procesos de biorefinería, energía de diferentes formas de biomasa.

    Este tema de industrializar y transformar la biomasa en origen desconcentrado territorialmente responde a un razonamiento lógico del manejo de los efluentes pecuarios e industriales, que hoy se evalúa y controla como un costo ambiental y económico insostenible.

    La trazabilidad de productos y procesos, con códigos QR y otros métodos serán priorizados, el comprador de un alimento argentino de cualquier parte del mundo sabrá qué y cómo se le dio origen a ese alimento desde la elección genética, el lote y el manejo hasta la góndola, con un seguimiento certificado de proceso que asegure inocuidad y respeto por las normas de mercados exigentes.

    Fuente: Clarín

    Documento sin título
     
    Capacitación ASAGA
    Próximos eventos

    inocuidad alimentaria

    Publicaciones